Es probable que tus heces contengan 'microplásticos'

Es probable que tus heces contengan 'microplásticos'
| Foto: GETTY IMAGES

Hay muchas probabilidades de que una dosis de unas minúsculas partículas de plástico hayan adoptado a su intestino como residencia, plantea un nuevo estudio de tamaño reducido.

Los microplásticos, como se les conoce, se encontraron en las muestras de heces de unos cuantos voluntarios ubicados por toda Europa y Asia, informan unos investigadores.

Cada una de las 8 personas del grupo tenían microplásticos en las heces, en promedio unas 20 partículas por cada 3.5 onzas (99 gramos) de excrementos, comentó el autor del estudio, el Dr. Philipp Schwabl, investigador en la Universidad de Medicina de Viena.

Más de un 95% de las partículas provenían de plásticos utilizados en el empaquetamiento y el almacenamiento de la comida. Incluían al polipropileno utilizado en las tapas de las botellas, el tereftalato de polietileno (PET) usado en las botellas para beber, el poliestireno encontrado en los utensilios y vasos de plástico, y el polietileno usado en las bolsas de plástico y los recipientes para almacenamiento.

"Creo que intentar reducir el uso de plástico y los alimentos empacados en plástico podría ser beneficioso para la naturaleza y para nosotros", planteó Schwabl. "El plástico es sin duda un material muy útil y tiene muchas aplicaciones muy ingeniosas. Pero quizá debamos intentar replantearnos la necesidad de un uso abundante de plástico, y buscar y respaldar alternativas ecológicas y sostenibles".

Es demasiado pronto para saber si esas partículas de plástico podrían hacer daño a las personas, dijeron Schwabl y otros expertos.

"Observamos unas evidencias crecientes de que están en las personas. Ahora debemos pensar sobre cómo esto afectará a la salud humana", señaló el Dr. Kenneth Spaeth, jefe de medicina ocupacional y ambiental de Northwell Health en Great Neck, Nueva York. "Sabemos que los plásticos contienen una variedad de sustancias potencialmente nocivas, que en otros contextos sabemos que se filtran y afectan potencialmente a la salud humana".

El nuevo estudio llega tras un informe de la semana pasada de que se pueden encontrar microplásticos en un 90% de la sal de mesa. Se analizaron muestras de sal de 21 países de Europa, América del Norte y del Sur, África y Asia; de las 39 marcas de sal evaluadas, 36 contenían microplásticos, reportó la revista National Geographic.

Para el estudio de las heces, Schwabl y su equipo reclutaron a un sujeto de prueba de cada uno de los siguientes países: Finlandia, los Países Bajos, Polonia, Austria, Italia, Reino Unido, Rusia y Japón. El grupo estaba formado por tres mujeres y cinco hombres que tenían entre 33 y 65 años de edad.

Cada persona llevó un diario de alimentos en la semana antes de proveer la muestra de heces. Los diarios mostraron que todos los participantes habían consumido alimentos envueltos en plástico, o que habían bebido en botellas de plástico. Seis habían consumido pescado del océano.

Las pruebas de laboratorio encontraron partículas de microplástico de 9 de 10 tipos de plástico, con unos tamaños que iban desde 50 hasta 500 micrones. Un pelo humano tiene un diámetro de unos 50 micrones.

Otros tipos de plástico fueron el polioximetileno (partes de coche y la industria de los alimentos), el policarbonato (construcción y electrónicos), el nailon (cuerdas, redes para pescar y telas), y el poliuretano (pintura para barcos, construcción y partes de coche).

Los microplásticos acaban en los alimentos a través de los recipientes de plástico, o podrían entrar en la cadena alimenticia al ser consumidos por la vida marina, señaló.

"En nuestro estudio, la mayoría de los participantes bebían líquidos de botellas de plástico, pero el consumo de pescado también fue común", anotó Schwabl.

No hay estudios con humanos que muestren cómo los microplásticos podrían afectar a la salud humana, dijo Schwabl. Pero los estudios con animales han mostrado que las partículas de microplásticos son capaces de entrar en el torrente sanguíneo, el sistema linfático y el hígado.

En los intestinos, los microplásticos podrían provocar daño intestinal o alterar la forma de las vellosidades que recubren la pared intestinal, aseguró el Dr. Arun Swaminath, director del Programa de Enfermedad Intestinal Inflamatoria del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

También hay ciertas preocupaciones sobre las sustancias químicas que alteran al sistema endocrino que esos plásticos contienen, dijo Spaeth. Los estudios con humanos han encontrado que esas sustancias pueden filtrarse de los plásticos a la comida que la gente ingiere, o al polvo del aire.

"Resulta obvio que al tenerlos en nuestro tracto digestivo el potencial de exposición directa podría ser potencialmente mayor", advirtió Spaeth.

Los hallazgos se presentaron el lunes en la reunión anual United European Gastroenterology, en Viena. Este tipo de investigación se debe considerar preliminar hasta que se publique en una revista revisada por profesionales.

Schwabl y su equipo esperan realizar estudios de seguimiento de mayor tamaño para verificar sus hallazgos, y explorar más a fondo los posibles efectos para la salud humana.

Más información

La Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. ofrece más información sobre los plásticos y la salud.

Comparte tu opinión