El vapeo juvenil triplica las probabilidades de fumar en la adultez

El vapeo juvenil triplica las probabilidades de fumar en la adultez

LUNES, 11 de enero de 2021 (HealthDay News) -- Después de todo, el vapeo quizá no sea una forma de que los jóvenes eviten un hábito de tabaquismo. Un nuevo estudio encuentra que los adolescentes que comienzan a vapear tienen tres veces más probabilidades de fumar cigarrillos en la adultez que los que nunca comenzaron a usar cigarrillos electrónicos.

Aunque el número de adolescentes que comienzan a fumar cigarrillos en la escuela secundaria se ha reducido, el vapeo se ha disparado. Entre 2016 y 2019, el número de fumadores de cigarrillos entre los estudiantes de último año de secundaria de EE. UU. se redujo de un 28 a un 22 por ciento, pero el uso de los cigarrillos electrónicos aumento de un 39 a un 46 por ciento, encontraron los investigadores.

"El rápido aumento en la experimentación con los cigarrillos electrónicos entre los jóvenes de nuestro país parece significar que tendremos a toda una nueva generación de fumadores de cigarrillos, junto con todas las consecuencias de salud que esto conlleva", advirtió el investigador principal, John Pierce, profesor emérito del departamento de medicina familiar y salud pública de la Universidad de California, en San Diego.

"Hay una necesidad urgente de replantear las políticas sobre los cigarrillos electrónicos, y al menos imponerles los mismos estándares que a las compañías de cigarrillos, por ejemplo restringir su derecho a hacer anuncios para nuestros adolescentes", planteó Pierce.

En el estudio, los investigadores recolectaron los datos de casi 16,000 personas en Estados Unidos, de 12 a 24 años. Casi dos tercios habían probado al menos un producto de tabaco, y casi un tercio habían probado cinco o más productos de tabaco, de los cuales los cigarrillos electrónicos y los cigarrillos fueron los más populares, mostraron los hallazgos.

Cada producto adicional que probaban aumentaba las probabilidades de los usuarios de convertirse en fumadores diarios de cigarrillos, al igual que probar el tabaco antes de los 18 años, según el informe, que se publicó en la edición en línea del 11 de enero de la revista Pediatrics.

La Dra. Pamela Ling es directora interina del Centro de Investigación y Educación en Control del Tabaco de la Universidad de California, en San Francisco. Dijo que "esto es un problema porque las compañías tabacaleras siguen produciendo más productos de tabaco nuevos cada año".

Los cigarrillos electrónicos y otros nuevos productos de tabaco se popularizaron porque las personas creen que son alternativas más saludables a los cigarrillos, explicó Ling, que no participó en el estudio. Pero este estudio muestra que, en manos de los jóvenes, los cigarrillos electrónicos conducen a daños.

"Algunos jóvenes quizá piensen que están reduciendo su riesgo porque fuman un poco, vapean un poco, mascan un poco, pero tal vez no usen demasiado un solo producto. Pero esta conducta de uso de politabaco aumenta el riesgo de acabar siendo un fumador", advirtió Ling.

Pierce anotó que hay un número de personas que defienden a los cigarrillos electrónicos como una forma de reducir el daño provocado por los cigarrillos. Esas personas han supuesto que los jóvenes que comienzan a usar cigarrillos electrónicos se harán dependientes de ellos para obtener la nicotina.

"Pero las evidencias indican que los jóvenes solo se inician con los cigarrillos electrónicos, y que entonces la mayoría de ellos se convierten en fumadores de cigarrillos. Entonces, los cigarrillos electrónicos no son para nada una estrategia de reducción de daños", apuntó Pierce.

Los programas estatales de control del tabaco han sido instrumentales para reducir el uso de tabaco entre los adultos, los adolescentes y los adultos jóvenes en los últimos años, aseguró Patricia Folan, directora del Centro de Control del Tabaco de Northwell Health en Great Neck, Nueva York.

"Las campañas antitabaco en los medios, las restricciones de edad, los ambientes libres de tabaco y el aumento en los impuestos sobre el tabaco son algunas de las estrategias que han reducido de forma efectiva la prevalencia del uso de tabaco en EE. UU.", señaló Folan.

Pero con la introducción de unos productos de tabaco más nuevos, con sabores atractivos y promesas de una mayor seguridad, los adolescentes se han visto atraídos a probar nuevas formas de tabaco, y se han vuelto adictos, añadió.

"Los defensores del control del tabaco y los proveedores de atención de la salud han estado muy preocupados de que el uso de estos productos de tabaco alternativos pueda conducir a que se fumen cigarrillos tradicionales. Sin duda, este estudio valida esos temores", enfatizó Folan.

Estos productos de tabaco alternativos tienen el potencial de anular gran parte del bien que se ha logrado en el control del tabaco, explicó.

"Sabemos que mientras más joven es la persona cuando se hace adicta a la nicotina, más probable es que fume en la adultez. Niños que apenas están en la escuela intermedia han estado usando cigarrillos electrónicos, lo que refuerza la necesidad de frenar esta tendencia", dijo Folan.

Más información

Aprenda más sobre los cigarrillos electrónicos en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: John Pierce, PhD, professor emeritus, department of family medicine and public health, University of California, San Diego; Pamela Ling, MD, interim director, Center for Tobacco Control Research and Education, University of California, San Francisco; Patricia Folan, DNP, director, Center for Tobacco Control, Northwell Health, Great Neck, N.Y.; Pediatrics, Jan. 11, 2021, online

Comparte tu opinión