¿El lugar donde trabaja es un desencadenante del asma?

JUEVES, 9 de septiembre de 2021 (HealthDay News) -- Los trabajadores deben prestar atención: el lugar de trabajo puede ayudar a provocar o a exacerbar el asma, sugiere un estudio reciente.

Los desencadenantes comunes en el lugar de trabajo incluyen a una mala ventilación y a unos sistemas de aire acondicionado con moho, los productos de limpieza e incluso los tóneres que se usan en las impresoras, señalaron los investigadores. Los empleados con asma provocada por el ambiente de la oficina con frecuencia renuncian, dijeron los investigadores, sobre todo si las empresas no hacen nada por corregir los problemas.

¿El lugar donde trabaja es un desencadenante del asma?

"En el momento del diagnóstico, se deben considerar las causas relacionadas con el trabajo en todos los pacientes con asma", comentó el líder del estudio, el Dr. Christopher Huntley.

Unos ajustes, por ejemplo reducir o eliminar la exposición al desencadenante, pueden garantizar que los trabajadores continúen en el empleo, anotó.

"Si el asma tiene una causa ocupacional, la eliminación de dicha exposición ayudará a mejorar los síntomas del paciente, y es probable que ayude a que mantenga su empleo a largo plazo", dijo Huntley.

En el estudio, su equipo, del Hospital Universitario de Birmingham NHS Foundation Trust, en Reino Unido, estudió los casos de 47 empleados de oficina con asma ocupacional.

Sus hallazgos se presentaron el lunes en una reunión en línea de la Sociedad Respiratoria Europea (European Respiratory Society). Las investigaciones presentadas en las reuniones se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

El pequeño estudio identificó tres causas clave del asma ocupacional. La primera son los desencadenantes encontrados dentro de la oficina, como el moho, el tóner de las impresoras, el pegamento de las baldosas del suelo, y los productos de limpieza. La segunda son los desencadenantes del sistema de ventilación, que incluyen el moho en el aire acondicionado y la instalación incorrecta de los pozos de ventilación. Y la tercera son los desencadenantes del ambiente circundante, lo que incluye los talleres, la pintura y el humo de los vehículos cercanos.

SI las empresas no realizaban ajustes para apoyar a los trabajadores con asma ocupacional, era 100 veces más probable que los trabajadores renunciaran, encontró el estudio.

Según la Dra. Meredith McCormack, vocera nacional de la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association), "el asma exacerbado por el trabajo es común, y se debe sospechar cuando estar en el lugar de trabajo se asocia con síntomas como la sibilancia, la tos y la opresión en el pecho. Otros síntomas pueden incluir el goteo nasal, el lagrimeo de los ojos o la irritación de la garganta".

¿Qué debe hacer si los síntomas de asma aparecen en el trabajo?

En primer lugar, hable con su médico, aconsejó el Dr. John Raimo, presidente de medicina de Long Island Jewish Forest Hills, en la ciudad de Nueva York.

Luego, intente determinar la causa de sus síntomas.

"Llevar un registro de los síntomas que detalle dónde estaban y qué hacían en ese momento puede ser útil", aseguró Raimo. "Las personas deberían observar específicamente los momentos en que los síntomas mejoran durante los días libres o las vacaciones. Como el tiempo hasta el desarrollo de los síntomas tras la exposición en el lugar de trabajo puede variar mucho, el asma ocupacional se debería tomar en cuenta en todos los pacientes con asma de inicio adulto, o en cualquier paciente que note una mejora clara durante sus días libres".

Por último, hable con su jefe.

"Con frecuencia, las empresas pueden hacer cambios para eliminar o limitar la exposición a los desencadenantes [del asma]", dijo Raimo.

McCormack se mostró de acuerdo, y anotó que "los trabajadores tienen derecho a adaptaciones en su empresa".

Se pueden realizar cambios, entre ellos eliminar la fuente de la exposición, por ejemplo eliminar el moho y remediar las causas de la humedad que contribuyen al moho; cambiar a sustancias menos irritantes; y usar máscaras o equipo de protección personal.

"Cambiar las funciones o la ubicación en el lugar de trabajo podría ser una solución en algunos casos", añadió McCormack.

Más información

Para más información sobre el asma, visite el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: John Raimo, MD, chair, department of medicine, Long Island Jewish Forest Hills, New York City; Christopher Huntley, MD, Birmingham Regional Occupational Lung Disease Service, University Hospitals Birmingham NHS Foundation Trust, United Kingdom; Meredith McCormack, MD, MHS, medical spokeswoman, American Lung Association, Chicago; European Respiratory Society, online meeting Sept. 7, 2021

Comparte tu opinión