Se registró una marcada reducción en las fracturas de los niños

Se registró una marcada reducción en las fracturas de los niños
| Foto: HEALTHDAY

Una rara buena noticia vinculada con la pandemia del coronavirus: los investigadores afirman que las fracturas pediátricas se redujeron en casi un 60 por ciento en la primavera pasada.

Los investigadores señalan que es probable que sus hallazgos reflejen la repentina desaparición de los deportes organizados y la reducción en el uso de los parques debido a la amenaza de la COVID-19.

"Comparamos la incidencia de las fracturas en las primeras etapas de la pandemia de la COVID-19 (del 15 de marzo al 15 de abril) con el mismo intervalo mensual en los años 2018 y 2019", explicó el autor del estudio Joshua Bram, estudiante de medicina de cuarto año de la Universidad de Pensilvania.

"Hubo una reducción del 58 por ciento en el número de fracturas por día que se presentaron en nuestro hospital en 2020, en comparación con los años anteriores", anotó Bram. Los casos de fracturas se redujeron de más o menos 23 por día en 2018/2019 a menos de 10 este año.

Los investigadores rastrearon las fracturas entre los pacientes menores de 21 años que fueron tratados en el Hospital Pediátrico de Filadelfia, un centro de traumatismos pediátricos de primer nivel.

La proporción de fracturas que al final requirieron cirugía no cambió durante el periodo del estudio. Pero la edad promedio de los pacientes que buscaron atención sí cambió, dijo Bram, al reducirse de unos 9.5 años en 2018 a alrededor de 7.5 en 2020.

Esto refleja una "reducción en el número de fracturas" entre los adolescentes, que de otra forma podrían estar jugando deportes de equipo, anotaron los investigadores.

"Esto tiene sentido", aseguró la Dra. Leith Vinocur, una médica de emergencias de Baltimore y vocera del Colegio Americano de Médicos de Emergencias (American College of Emergency Physicians).

"Si no hay deportes organizados, y si los parques se cierran o los padres no llevan a sus hijos, habrá menos lesiones relacionadas con esas actividades", apuntó.

"Y también me imagino que veríamos la misma tendencia a la baja en términos del riesgo de conmociones", añadió Vinocur, que no formó parte del equipo del estudio.

Bram y sus colaboradores no evaluaron el riesgo de conmoción como parte de su análisis, que se presentó esta semana en la reunión anual virtual de la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP).

Pero el equipo sí exploró otras tendencias de la pandemia, por ejemplo el riesgo de que un niño se lesionara en casa o en una bicicleta. Y las noticias no fueron tan buenas en ninguno de esos frentes.

Por ejemplo, aunque alrededor de un tercio de las fracturas pediátricas de 2018/2019 ocurrieron en casa, esa cifra aumentó a casi 6 de cada 10 durante los primeros días de la pandemia.

De forma similar, aunque los accidentes de bicicleta conformaron alrededor de un 8 por ciento de todas las fracturas pediátricas en 2018/2019, conformaron casi una quinta parte de todos los accidentes en la primavera pasada.

Y esas tendencias encajaron con una reducción en la proporción de lesiones atribuibles a jugar deportes, que se redujeron de alrededor de una cuarta parte de todas las fracturas en 2018/2019 a apenas un poco más de un 7 por ciento en 2020.

El consejo de Bram es que "debido al aumento en la proporción de lesiones que ocurren en casa, incluyendo las que resultan de caídas de alta energía (como las fracturas relacionadas con los trampolines y las bicicletas), los padres deben ser conscientes del riesgo de lesiones mientras sus hijos estén en casa".

"También es importante que los grandes grupos nacionales, como la AAP y la Sociedad de Ortopedia Pediátrica de América del Norte (Pediatric Orthopaedic Society of North America) enfoquen los esfuerzos de prevención de las lesiones en esos mecanismos de lesión, que son cada vez más comunes", añadió.

Por otra parte, Vinocur piensa que el nuevo panorama de las lesiones "también podría dar a los padres el espacio que necesitan para pensar, y tal vez replantearse, una tendencia longeva y preocupante".

A lo largo de los años "ha habido una presión para que los niños pequeños, unos niños a veces muy pequeños, entren en deportes individuales con unos niveles de competencia muy altos. Usualmente, un tipo de deporte que puede crear un tipo de lesión, por ejemplo, la gimnasia. En los niños que comienzan una competición intensa demasiado pronto, esto con frecuencia resulta en fracturas de estrés", advirtió.

"Esos tipos de lesiones no necesariamente acaben en emergencias", aclaró Vinocur. "Pero imagino que también se han reducido durante la pandemia. Entonces, quizá este sea el momento, la oportunidad, para de verdad pensar sobre si este método en realidad es saludable para nuestros niños".

Las investigaciones presentadas en reuniones por lo general se consideran preliminares hasta que son revisadas por profesionales y publicadas en una revista médica.

Comparte tu opinión