2 de cada 3 padres enviarían a sus hijos a la escuela en otoño

2 de cada 3 padres enviarían a sus hijos a la escuela en otoño

Alrededor de dos tercios de los padres de EE. UU. afirman que enviarán a sus hijos a la escuela de nuevo este otoño, y la mayoría también respaldan a las políticas de pruebas de la COVID-19 y distanciamiento social para los estudiantes, encuentra una encuesta reciente.

Entre los padres, apenas alrededor de un 12 por ciento dijeron que no enviarían a al menos uno de sus hijos a la escuela, mientras que un 21 por ciento todavía no estaban seguros de su decisión. Muchos están esperando a tener más noticias sobre los planes de sus escuelas.

Muchos padres dijeron que no tenían más opción que enviar a sus hijos a la escuela, porque tenían que trabajar.

Un aumento en los casos de COVID-19 haría que muchas familias se replantearan enviar a sus hijos a la escuela, encontró la encuesta.

La mayoría respaldaban las medidas para proteger a los niños del nuevo coronavirus.

Esas medidas podrían incluir que haya menos niños en los autobuses, la medición diaria de la temperatura, alternar las aulas con aprendizaje en línea, hacer pruebas al personal escolar y requerir que el personal y los niños mayores usen máscaras, informan los investigadores.

En el informe, los investigadores del Centro de Evaluación e Investigación de la Salud Infantil Susan B. Meister, de la Universidad de Michigan, en Ann Arbor, encuestaron a casi 1,200 padres de Michigan, Ohio e Illinois en junio.

"Las familias se enfrentan a una decisión difícil respecto a si enviar o no a sus hijos a la escuela para clases presenciales en medio de la pandemia de COVID-19", dijo un investigador, el Dr. Kao-Ping Chua, pediatra del Hospital Pediátrico C.S. Mott de Michigan Medicine.

"Por un lado, enviar a los niños a la escuela podría aumentar el riesgo de COVID-19 entre los niños y los familiares. Por el otro lado, los niños que no vuelvan de forma presencial a la escuela podrían experimentar una interrupción en su educación", comentó Chua. "Algunas familias simplemente no tienen más opción, porque tienen que volver al trabajo.

Según la encuesta, un 75 por ciento de los padres respaldaban las revisiones diarias de la temperatura y las pruebas para los niños si uno tenía un resultado positivo de COVID-19.

Más de un 60 por ciento respaldaban que se limitara el número de niños en los autobuses, alternar entre las clases presenciales y las virtuales, escalonar los horarios de llegada y de salida, y unas pruebas aleatorias semanales de la COVID-19 para el personal.

La mitad respaldaban las pruebas aleatorias semanales de la COVID-19 para los niños, y que se haga que los niños coman en las aulas, y no en las cafeterías.

La mayoría de los padres respaldaban las máscaras faciales para el personal y los estudiantes de escuela intermedia y secundaria, pero no para los niños más pequeños, sobre todo entre kindergarten y segundo curso.

Cerrar los patios de juegos y parar todas las actividades extracurriculares no tuvo mucho respaldo.

"Las preferencias respecto al número y los tipos de medidas varían entre los padres", añadió Chua en un comunicado de prensa de la universidad. "Pero se muestran en general de acuerdo con la idea de que las escuelas deben tomar medidas para mantener a los niños lo más seguros posible".

Comparte tu opinión