Deja de fumar para reducir el riesgo de morir de fibrilación auricular

Deja de fumar para reducir el riesgo de morir de fibrilación auricular

Los fumadores que sufren del tipo más común de trastorno del ritmo cardiaco pueden reducir su riesgo de accidente cerebrovascular (ACV) y muerte si abandonan a los cigarrillos, señala un estudio reciente.

"Fumar precipita a unos coágulos sanguíneos que pueden conducir a un ACV, lo que podría ser el motivo de que dejar de fumar reduzca el riesgo", comentó la autora del estudio, So-Ryoung Lee, del Hospital de la Universidad Nacional de Seúl, en Corea del Sur.

Pero incluso los exfumadores tienen unas probabilidades más altas de ACV en comparación con las personas que nunca han fumado, encontró el estudio.

"El riesgo residual de ACV tras dejar de fumar quizá se deba al daño que ya ha provocado en las arterias, llamado aterosclerosis", comentó Lee en un comunicado de prensa de la Sociedad Europea de Cardiología (European Society of Cardiology).

El ACV es la causa de muerte más común en las personas con fibrilación auricular (FA). Las personas con FA tienen cinco veces más probabilidades de sufrir un ACV que las que no padecen del trastorno del ritmo cardiaco. Y la FA provoca un aumento del doble en el riesgo de morir de las mujeres, y de 1.5 veces en los hombres.

Las investigaciones anteriores han mostrado que los fumadores tienen un riesgo más alto de FA y de un ACV subsiguiente.

El estudio incluyó a casi 98,000 personas, con una edad promedio de 61 años, de Corea del Sur, que fueron diagnosticadas con FA entre 2010 y 2016. Les dieron seguimiento hasta finales de 2017, con un seguimiento mediano de tres años.

En comparación con los fumadores actuales, los que dejaron de fumar experimentaron una reducción del 30 por ciento en las probabilidades de sufrir un ACV y una reducción del 16 por ciento en el riesgo de morir de cualquier causa.

Sin embargo, los que dejaron de fumar seguían teniendo un 19 por ciento más de probabilidades de sufrir un ACV y un 46 por ciento más de probabilidades de fallecer que las personas que nunca habían fumado, pero esas asociaciones se observaron de forma constante solo en los hombres.

Los fumadores nuevos y persistentes tenían un riesgo incluso más alto de ACV que las personas que nunca habían fumado. Los fumadores recientes tenían un riesgo un 84 por ciento más alto, y los fumadores persistentes tenían un riesgo un 66 por ciento más alto, según el estudio. Los resultados se presentaron el martes en una reunión virtual de la Sociedad Europea de Cardiología.

Lee anotó que los beneficios de dejar de fumar fueron menos pronunciados en las personas que eran fumadores empedernidos antes de su diagnóstico de un latido cardiaco irregular.

"Esto podría relacionarse con un daño a más largo plazo de los vasos sanguíneos, que aumente la susceptibilidad a sufrir un ACV", planteó Lee.

"Si no fuma, no comience. Si fuma, nunca es demasiado tarde para dejar de hacerlo. Independientemente de cuánto fume, abandonar el hábito es bueno para la salud", concluyó Lee.

Los datos y las conclusiones presentados en reuniones en general se consideran preliminares hasta que los revisen los profesionales para su publicación en una revista médica.

Comparte tu opinión