Beber incluso un poco de café en el embarazo podría atrofiar el crecimiento de un niño

MARTES, 1 de noviembre de 2022 (HealthDay News) -- A la mayoría de las mujeres embarazadas les dicen que es seguro tomar una taza de café al día, porque no provoca pérdidas del embarazo ni partos prematuros, pero una nueva investigación sugiere un vínculo sorprendente: las futuras madres que consumen cafeína, incluso en pequeñas cantidades, podrían tener hijos más bajitos.

"La principal conclusión es que incluso una exposición baja a la cafeína durante el embarazo se asoció con una estatura más baja en la niñez", señaló la autora principal, Jessica Gleason, investigadora del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano de EE. UU.

Beber incluso un poco de café en el embarazo podría atrofiar el crecimiento de un niño

El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists) recomienda que las mujeres embarazadas limiten el consumo de cafeína a menos de 200 miligramos (mg) al día. Esto equivale a dos tazas de café de 6 onzas (unos 177 mililitros).

Todavía no se comprende del todo cómo, o incluso si, la cafeína afecta a la estatura, pero los investigadores tienen algunas teorías.

"El metabolismo materno de la cafeína se ralentiza durante el embarazo, y la cafeína y sus metabolitos... cruzan la placenta, y el feto no puede metabolizar o descomponer la cafeína y sus metabolitos", explicó Gleason. "A medida que el embarazo progresa, esto significa que el feto puede exponerse a una cafeína acumulada".

En estudios con animales, esto condujo a un cambio en los patrones normales de crecimiento. Además, un exceso de cafeína también puede conducir a un aumento en la sensibilidad a la insulina en el feto, lo que puede potencialmente tener consecuencias duraderas para el crecimiento normal, añadió Gleason.

Y tampoco se trata solo del café, advirtió. "Nuestro estudio abarcó toda la cafeína, lo que incluyó a los productos descafeinados y a los alimentos que podrían contener cafeína".

En la lista se encuentran el chocolate, el té, las bebidas energéticas y los refrescos. "Nuestros resultados finales se basan en cualquier exposición a la cafeína, no solo el café", anotó Gleason.

En el estudio, los investigadores analizaron las concentraciones de cafeína y su producto secundario, la paraxantina, en las muestras de sangre de más de 2,400 mujeres embarazadas en dos estudios. Observaron las correlaciones entre el consumo de cafeína de las madres embarazadas y la estatura, el peso, el índice de masa corporal (IMC) y el riesgo de obesidad de los niños. (El IMC toma en cuenta tanto el peso como la estatura).

Los hijos de las mujeres con un consumo bajo de cafeína durante el embarazo eran un poco más bajitos que sus pares nacidos de mujeres que no consumieron cafeína en el embarazo. Las brechas en la estatura se ampliaron entre los 4 y los 8 años, mostró el estudio.

Sus análisis tomaron en cuenta varios factores adicionales que podrían afectar al crecimiento infantil, como la estatura materna, el peso antes del embarazo y el estatus de tabaquismo.

Es posible que estos niños alcancen a los demás en términos de la estatura, dijo Gleason. El nuevo estudio no se diseñó para responder a esta pregunta, ya que a los niños no se les dio seguimiento más allá de los 8 años. Y los investigadores solo encontraron una asociación entre el consumo de cafeína y la estatura infantil, y no un vínculo causal.

"Sería importante explorar esta asociación entre el consumo materno de cafeína y el crecimiento de los niños en un momento posterior de la niñez para ver si alcanzan a los demás, e, idealmente, darles seguimiento hasta principios de la veintena, cuando el crecimiento se ha estabilizado", planteó Gleason.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 31 de octubre de la revista JAMA Network Open.

"Quizá sea prudente asegurar que nadie supere las recomendación del ACOG de 200 mg de cafeína el día, y quizá que piensen en consumir incluso menos", señaló la Dra. Susan Klugman, que revisó los hallazgos. Klugman es directora de genética reproductiva y médica del Sistema de Salud Montefiore, y es profesora de obstetricia y ginecología y salud de las mujeres en el Colegio de Medicina Albert Einstein, en la ciudad de Nueva York.

El nuevo estudio tuvo varias limitaciones, apuntó Klugman.

"La estatura paterna no se consideró, ni tampoco algunos factores de confusión, como la dieta y las náuseas/vómitos de la madre", aclaró. "Además, sería útil saber los resultados de la estatura en la pubertad y la adolescencia de estos niños, para ver si fue una reducción real".

"Comprender el mecanismo de la reducción en la estatura en la niñez podría ayudarnos a hacer más recomendaciones", añadió Klugman. "Sería importante saber en qué momento exacto del embarazo el consumo de cafeína se debería limitar, [igual] que hay ciertos fármacos que no se recomiendan en ciertos trimestres y se permiten en otros".

Más información

Esto es lo que el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos dice sobre la cafeína durante el embarazo.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Jessica Gleason, PhD, MPH, research fellow, epidemiology branch, Division of Population Health Research, Intramural Research, Eunice Kennedy Shriver National Institute of Child Health and Human Development, Bethesda, Md.; Susan Klugman, MD, director, reproductive and medical genetics, Montefiore Health System, professor, obstetrics and gynecology, Women's Health, Albert Einstein College of Medicine, New York City; JAMA Network Open, Oct. 31, 2022

Comparte tu opinión