Podrían crear una píldora anti-apetito

Podrían crear una píldora anti-apetito
| Foto: THINKSTOCK

Cuando una persona ingiere fibra, ésta libera moléculas de acetato en el estómago mientras se efectúa la digestión. Estas moléculas se dirigen luego al cerebro y envían señales que le hacen dar la orden de que hay que dejar de comer.

Este proceso se da únicamente al comer frutas y vegetales, tal como hacían nuestros ancestros prehistóricos. En la actualidad, la dieta ha cambiado y hay un mayor consumo de comidas procesadas casi carentes de fibra, en donde no se da el proceso anteriormente mencionado. Por eso resulta más difícil dejar de comer. 

Un grupo de científicos del Imperial College London y del Centro Médico de Investigación (MRC) sostiene que se podría crear una revolucionaria píldora anti-apetito que simule este comportamiento de las moléculas de acetato, liberando la sustancia en el estómago para ayudar a comer menos y controlar los atracones. 

En eun estudio, estos investigadores analizaron el efecto de una sustancia llamada inulina presente en la remolacha y las endivias, que se agrega habitualmente a las barras de cereal. Las pruebas realizadas en ratones hallaron que los que fueron alimentados con una dieta alta en grasas con el agregado de inulina comieron menos y subieron menos de peso que los que recibieron la misma dieta, pero sin inulina. 

Cuando el acetato fue inyectado en la corriente sanguínea, el colon o el cerebro de los roedores, también se redujo la cantidad de alimento ingerida. Sin embargo, el efecto del acetato en el organismo tiene corta duración, con lo cual sería necesario crear una píldora que libere lentamente este químico durante el proceso digestivo.

Según explicó a The Daily Telegraph el profesor David Lomas, del Concejo de Investigación Médica, la interacción entre el estómago y el cerebro es fundamental para controlar cuánto se come. Por eso influir en esta relación con el uso de acetato puede servir en el futuro para suprimir o controlar el apetito.

Tal vez estemos ante un novedoso tratamiento no quirúrgico para bajar de peso. Según declaró el profesor Gary Frost, del Imperial College London, el mayor desafío para los científicos será descubrir qué cantidad de acetato será capaz de suprimir el apetito de una forma segura para los humanos.

Más para leer:

Comparte tu opinión