Caminar aumenta la creatividad

Caminar aumenta la creatividad
| Foto: THINKSTOCK

Para los escritores o creativos que están pasando por un momento de estancamiento creativo, la solución parece estar al alcance de la mano... o de los pies: nada mejor que salir a dar un pasaeo alrededor del vecindario.

El descubrimiento no es nuevo ya que son muchos los creativos que hablan de las virtudes de la caminata, y hasta revelan que las mejores ideas se les ocurrieron jsutamente en esos momentos. En la historia hay caminantes famosos como Tchaikovsky que salía dos horas diarias sin importar el estado del tiempo o Nietzche, quien dice haber llegado a sus pensamientos más profundos e intensos durante una caminata.

Un experimento titulado “El efecto positivo de caminar en el pensamiento creativo” fue llevado a cabo por los investigadores Marily Oppezzo y Daniel Schwartz de la Universidad de Santa Clara. Para ello reclutaron a 48 voluntarios de la Universidad de Stanford a los que se les realizaron distintos tests de creatividad.

Los tests se hicieron mientras los voluntarios permanecían sentados frente a una pared en blanco, al caminar en la cinta mirando esa misma pared, al sentarse después de caminar y al caminar después de haber estado sentados. También se comparó el rendimiento si la caminata o el ejercicio se hacían al exterior.

Los participantes tuvieron que resolver pruebas de pensamiento creativo, en el que se les daba el nombre de un objeto y tenían 4 minutos para enumerar usos no tradicionales del mismo. Uno de los participantes, por ejemplo, dijo que un botón podía servir “como picaporte de una casa de muñecas, como ojo de un muñeco, como pequeño colador o para señalar el camino”. En otro test, se les dio una lista de palabras que tenían que asociar para dar una respuesta. Por ejemplo, ante las palabras “cottage, suizo y torta”, la respuesta correcta era “queso”.

En el primer tipo de test, quienes caminaron tuvieron un 81% más de efectividad que los sedentarios, y en el segundo, la mejora fue de un 23%. Las respuestas más creativas se obtuvieron en el grupo de caminantes, ya fuera al exterior o en la cinta. Y el ejercicio parece tener un efecto residual, ya que la efectividad de las respuestas perduró un tiempo después de haber dejado la caminata. 

Los investigadores revelaron que aún no se pueden explicar por qué la caminata beneficia la creatividad. Tampoco está claro si hay otras formas de actividad física de baja intensidad que la estimulan, tal vez hasta una tarea cotidiana como tejer o pintar podría tener el mismo efecto en el cerebro. Pero esto queda para estudios futuros.

Y para quienes tienen un bloqueo creativo, nada mejor que seguir el consejo del escritor Raymond Myers: cuando un escritor busca ideas creativas, nada mejor que una buena caminata. “Los ángeles te susurran las ideas al oído”, asegura.

Comparte tu opinión