Dieta DASH

¿Qué es?:

La dieta DASH es una dieta especial que se usa para la presión arterial alta (hipertensión). DASH son las siglas en inglés para “Medidas dietéticas para detener la hipertensión”. Se concentra en el consumo de gran cantidad de frutas y verduras, granos y una baja cantidad de grasa.

La dieta DASH también se usa para el colesterol alto, cardiopatía, diabetes, presión arterial alta en el embarazo, pérdida de peso, un tipo de enfermedad llamada enfermedad hepática grasa no alcohólica (EHGNA), depresión y para el síndrome metabólico. El síndrome metabólico es una combinación de trastornos médicos que hacen que las personas estén más propensas a desarrollar enfermedades cardíacas y diabetes.

¿Qué tan efectivo es?:

Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

  • Presión arterial alta. El uso de la dieta DASH puede bajar la presión arterial solo después de una semana en personas con hipertensión arterial. La dieta DASH parece funcionar mejor en los afroamericanos y cuando se la hace junto con una dieta baja en sodio, un plan de mantenimiento del peso y medicación para bajar la presión arterial. La dieta DASH puede disminuir la presión arterial en hasta 11 mmHg en personas con presión arterial alta.

¿Cómo funciona?:

La dieta DASH es una dieta especial que se utiliza para ayudar a bajar la presión arterial. En concreto, para una dieta de 2000 calorías, la dieta DASH sugiere 7-8 porciones de granos, 4-5 porciones de frutas, 4-5 porciones de vegetales, 2-3 porciones de productos lácteos bajos en grasa y 2 o menos de 2 de carnes magras. Los snacks y dulces están limitados a 5 por semana.

La dieta DASH no restringe la ingesta de sal, sin embargo, la combinación con una dieta restringida en sal puede mejorar la reducción de la presión arterial.

¿Hay preocupación por la seguridad de su uso?:

La dieta DASH es segura para la mayoría de la gente. No hay efectos secundarios conocidos.

Advertencias y precauciones especiales:

Embarazo y lactancia: Se necesitan más investigaciones acerca de la seguridad del uso de la dieta DASH durante el embarazo y la lactancia. Sin embargo, la dieta DASH es una dieta equilibrada y no se espera que pueda ser perjudicial durante el embarazo o la lactancia.

¿Existen interacciones con medicamentos?:

No se sabe si este tratamiento interactúa con algún medicamento.

Antes de usar este tratamiento, consulte a su professional de la salud si usted está tomando algún medicamento.

:

¿Existen interacciones con alimentos?:

No se conoce ninguna interacción con alimentos.

¿Qué dosis se utiliza?:

El uso adecuado o seguro de la dieta DASH depende de varios factores. Asegúrese de buscar y seguir las instrucciones pertinentes que su médico u otro profesional de la saludo le indique antes de seguir esta dieta.

Otros nombres:

Approche Alimentaire pour Arrêter l’Hypertension, DASH, DASH-Sodium, Diète DASH, Dietary Approaches to Stop Hypertension, Régime Dash.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

Comparte tu opinión