Camelina para la desintoxicación del hígado

Camelina para la desintoxicación del hígado
| Foto: SHUTTERSTOCK

El estudio publicado en la revista Journal of Agricultural and Food Chemistry, refiere que los compuestos bioactivos de la harina de semillas de Camelina sativa serían un suplemento nutricional prometedor para aumentar la capacidad del hígado para eliminar sustancias tóxicas del organismo.

El descubrimiento se hizo al estar buscando un uso para la harina de la semilla que queda después de la extracción del biodisel. Los investigadores aislaron varios componentes, entre ellos unas sustancias llamadas glucosinolatos (aumentan la expresión de los genes que inhiben el desarrollo de tumores) y quercetina (un compuesto natural antioxidante), los cuales probaron en las células del hígado de ratones.

Encontraron que de forma individual los componentes indujeron la actividad enzimática de la quinona oxidorreductasa 1 (NQO1) para la desintoxicación. Sin embargo, cuando un glucosinolato, en particular el GSL9, fue combinado con la quercetina, hubo un efecto sinérgico. "Cuando se combinan estos dos bioactivos, la inducción de la enzima hepática desintoxicante aumentó casi cinco veces," dijo Nilanjan Das, uno de los investigadores en información difundida por la institución académica.

El hígado es el órgano más grande dentro del cuerpo. También es uno de los más importantes y tiene muchas funciones, incluyendo la transformación de los alimentos en energía, la eliminación del alcohol y filtrar las toxinas del torrente sanguíneo. Los estudios muestran que la desintoxicación del hígado puede mejorar la salud, el sistema inmune y tener un peso corporal saludable.

Una forma fácil de desintoxicar el hígado es tomar dos litros de agua al día, de esta manera este órgano permanecerá bien hidratado permitiendo su regeneración celular.

De acuerdo con la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, existen muchos tipos de enfermedades hepáticas. Algunas de ellas son causadas por virus, como la hepatitis A, la hepatitis B y la hepatitis C. Otras pueden ser a consecuencia de medicamentos, venenos o toxinas o por ingerir demasiado alcohol. Si el hígado forma tejido cicatricial por una enfermedad, se denomina cirrosis. La ictericia, o coloración amarilla de la piel, puede ser un signo de enfermedad hepática.

Más para leer:

Comparte tu opinión