Boswellia: en qué enfermedades se usa

Boswellia: en qué enfermedades se usa
La resina de boswellia se aprovecha con fines medicinales por sus posibles propiedades antiinflamatorias. | Foto: GETTY IMAGES

Qué es boswellia

Boswellia es un género de árboles originarios de India y Arabia, muy utilizados en la medicina tradicional. Los investigadores señalan que este uso se debe a que posee una resina aromática que podría tener propiedades antiinflamatorias.

Esta resina también se conoce como olíbano, y puede obtenerse de ejemplares como Boswellia serrata, Boswellia carterii y Boswellia frereana. De estas, la primera es la que comúnmente se usa con fines medicinales.

Los extractos y el aceite de la resina de boswellia también suelen utilizarse para elaborar jabones, cosméticos, alimentos y bebidas.

Otros nombres:

Arbre à Encens, Arbre à Oliban Indien, Boswella, Boswellia serrata, Boswellie, Boswellin, Boswellin Serrata Resin, Encens Indien, Franquincienso, Gajabhakshya, Indian Olibanum, Oliban Indien, Resina Boswelliae, Ru Xiang, Salai Guggal, Salai Guggul, Sallaki Guggul, Shallaki.

Para qué se usa

Según informa Natural Medicines, en su sitio sobre suplementos dietéticos y terapias alternativas y complementarias, los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se ha demostrado su seguridad y eficacia. Como algunas de estas afecciones son potencialmente serias, se aconseja consultar a un profesional de la salud.

Ciertos estudios muestran que tomar extractos de boswellia (como 5-Loxin o Aflapin) puede reducir el dolor y mejorar la movilidad en personas con osteoartritis en las articulaciones. La ingesta de boswellia también parece mejorar los síntomas de la colitis ulcerosa, incluso funcionando tan bien como el medicamento sulfasalazina, que se vende con receta médica.

Las personas también usan boswellia para tratar la artritis reumática, dolor de las articulaciones, bursitis, tendonitis, dolor abdominal, asma, fiebre del heno, dolor de garganta, sífilis, dolores de la menstruación, erupciones cutáneas y cáncer. También se usa como estimulante y diurético.

Dosis

No se ha comprobado una dosis segura o efectiva de boswellia para adultos y niños, por lo que se recomienda evitar su uso o consultar con un profesional de la salud antes de consumirla. Sin embargo, las siguientes dosis por vía oral han sido estudiadas en investigaciones científicas:

  • Para la osteoartritis: entre 100 y 250 miligramos (mg.) diarios de un extracto específico (5-Loxin), 100 mg. diarios de otro extracto específico (Aflapin) o 333 mg. diarios de otro extracto.
  • Para la colitis ulcerosa: entre 300 y 350 mg., tres veces al día.

Preocupación sobre su uso

El consumo de boswellia se considera seguro para la mayoría de los adultos y en general no se registran efectos secundarios. Aunque existe el riesgo de sufrir dolor de estómago, náuseas y diarrea, mientras que, cuando se aplica sobre la piel, puede causar un brote alérgico.

La ingesta de boswellia también se considera segura durante el embarazo o la lactancia, aunque la información sobre sus efectos en estas condiciones es escasa. Por este motivo, y para evitar posibles problemas, los especialistas recomiendan precaución o evitar su uso.

Actualmente no se sabe si el consumo de boswellia puede provocar interacciones con medicamentos, hierbas o suplementos. Si ya estás tomando alguno de estos productos, consulta con tu proveedor de atención médica antes de comenzar a tomar boswellia. No se conoce ninguna interacción con alimentos.

Recuerda, la boswellia como suplemento nutricional no está sujeta a las mismas estrictas reglamentaciones requeridas para los fármacos de venta libre y sin receta. Por consiguiente, es recomendable que consultes a tu médico antes de consumirla.

Fuentes consultadas:

American Botanical Council.

Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.

Natural Medicine, Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales.

Comparte tu opinión