Infusiones de anís contra el dolor de estómago

Infusiones de anís contra el dolor de estómago
Desde la antigüedad se han usado las semillas de anís como remedio natural en la medicina popular | Foto: ISTOCK

¿Sufres de dolores de estómago? Entonces debes conocer las propiedades naturales del anís que pueden ayudarte para aliviar la molesta sensación de incomodidad o ardor en la parte superior del abdomen.

El anís (Pimpinella anisum) es una hierba nativa de la región oriental mediterránea y es una de las especies de plantas más antiguas reconocidas con fines medicinales y como condimento en la cocina. Es miembro de la familia de las apiáceas, que también incluye la zanahoria , el perejil , el eneldo, el hinojo, el cilantro, el comino y la alcaravea.

Desde la antigüedad se han usado las semillas de anís como remedio natural en la medicina popular. Los romanos ya utilizaban tortas condimentadas con anís como ayuda digestiva luego de comidas pesadas.

Las infusiones de anís son uno de los mejores remedios caseros para los problemas digestivos, ya que posee propiedades carminativas, sedantes y antiespasmódicas. Ayuda a eliminar el exceso de gases, relaja la musculatura gástrica y reduce el dolor que producen los espasmos.

El anís está clasificado en la lista GRAS (generalmente reconocido como seguro) de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de EE.UU.

La forma más común de aprovechar sus propiedades es preparando una infusión con las semillas ligeramente machacadas a las que añadimos agua hirviendo. Tapamos y dejamos reposar cinco minutos. Después colamos y bebemos poco a poco según se va enfriando. Así podemos aliviar los cólicos, las indigestiones y otras molestias relacionadas con el aparato digestivo.

En general los dolores de estómago están relacionados con una indigestión pasajera o también puede ser producto del estrés, pero siempre debes tener en cuenta que si persiste por más de un par de días o se agudiza, debes consultar con un médico.

Otros usos

Los siguientes usos del anís están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

Andropausia/andrenopausia (síntomas climactéricos masculinos), anemia, antibacteriano, anticonvulsivo, antidepresivo, antifúngico, anti-inflamatorio, antioxidante, antiparasitario, antiespasmódico, ansiedad, asma, bronquitis, broncodilatador, carminativo (promotor de la digestión), catarro (inflamación de la membrana mucosa), catártico, inducción o facilitación del alumbramiento, diarrea crónica, resfriado común, tos, diaforético (promotor de sudoración), diurético (incrementa el flujo de orina), hidropesía (edema), dispepsia (molestia estomacal), efectos estrogénicos, expectorante (expulsor de flema), flatulencia (gas), saborizante, fragancia, galactagogo (estimulante de lactancia), trastornos vesiculares, insomnio, cólico intestinal, problemas renales, laxante, libido, síntomas de menopausia, estimulante del flujo menstrual (emenagogo), desempeño mental, dolores musculares, prevención de osteoporosis, dolor (ocular), alivio del dolor, soriasis (enfermedad crónica de la piel), trastornos respiratorios, trastornos reumáticos, sedante, dolor de garganta, problemas vasculares (disminución de la tensión de las paredes vasculares).

Comparte tu opinión