Facebook declara la guerra a los antivacunas

Facebook declara la guerra a los antivacunas
En las redes sociales se difunde información sobre las vacunas que ha impactado en la tasa de inmunización.

Facebook ha decidido ponérsela difícil a los grupos antivacunas y pronto tomará medidas para no promover información falsa sobre la inmunización. No se trata de censurar sino de darles menos visibilidad.

Debido al reciente y creciente brote de sarampión que comenzó en el estado de Washington, expertos en salud pública coincidieron en que las redes sociales tienen su cuota de responsabilidad. A través de fan pages, grupos y perfiles, a diario se difunde información errónea sobre las vacunas, como que causan autismo y enfermedades, lo que ha generado pánico entre los padres quienes, desde hace un tiempo, se niegan a ponerlas a sus hijos y están afectando su salud.

Facebook se ha hecho eco de las críticas y está trabajando con expertos en salud para decidir qué cambios hacer para manejar la información errónea sobre las vacunas. Esta información fue dado a conocer por un representante de la empresa que, de acuerdo a CNN, pidió no ser identificado.

La información errónea no se eliminará de la red, pero sí será menos visible. Los grupos que promueven la desinformación no aparecerían en las listas de recomendaciones, las publicaciones que contienen información errónea podrían estar más abajo en el timeline de los usuarios o que las búsquedas que arrojen estos contenidos como resultados aparezcan de último, podrían ser algunas de las medidas de la empresa.

La inmunización es necesaria para todos

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) explican que la inmunización es una de las formas más seguras de proteger tu salud y, contrario a lo que se dice en redes sociales, sus efectos secundarios son leves y desaparecen solos, en general. Agrega la institución que es muy raro que se produzcan efectos graves.

La seguridad de las vacunas ha sido respaldada por otras instituciones y estudios a escala global. Sin embargo, grupos de diferentes países han divulgado una y otra vez los resultados de un estudio que se llevó a cabo hace 20 años y decía que había un vínculo entre la vacunación y la aparición del autismo; cabe decir que en dicho estudio la muestra fue de solo 12 niños, las evidencias no eran sólidas y el autor, finalmente, perdió su licencia médica.

La vacunación debe comenzar en los primeros días de vida. De esta manera los padres pueden proteger a sus hijos contra 14 enfermedades infantiles graves, antes de que cumplan los 2 años de edad.

Más allá de las edades, todos necesitamos inmunización para protegernos de afecciones que pueden ser mortales. Los adultos que fueron inmunizados de niños pueden requerir refuerzos o vacunas que no estaban disponibles en ese entonces.

De acuerdo a los CDC hay una serie de vacunas que no se deben dejar pasar en la edad adulta:

  • Influenza o gripe estacional. Aplica para adultos y niños.
  • Tosferina (pertussis). Es para los adultos que no hayan recibido la vacuna Tdap y para las mujeres embarazadas.
  • Tétanos y difteria. Se aplica cada 10 años, después de la vacuna Tdap.
  • Culebrilla. Deben recibirlas los mayores de 50 años.
  • Enfermedad neumocócica. Los adultos de 65 años en adelante deben recibirla, así como los de menos edad que tengan ciertas afecciones o sean fumadores.

Las vacunas que necesita cada individuo se definen según su edad, estilo de vida, afecciones que tenga o haya padecido y las inmunizaciones que ha recibido, entre otros datos. A partir de esta información se puede hacer un esquema de vacunación.

Más para leer sobre vacunas:

11 vacunas que no te pueden faltar

Cómo proteger a tu hijo de un brote de sarampion

Comparte tu opinión