Ajo: propiedades y sus beneficios para la salud

Ajo: propiedades y sus beneficios para la salud
El ajo (Allium sativum L.) pertenece a la familia de las Amaryllidaceae. | Foto: ISTOCK

¿Qué es el Ajo?

El ajo (Allium sativum L.) es una planta anual bulbosa, acaulescente (en roseta herbácea) de la familia de las Amaryllidaceae. Se cree que es originario de la cuenca mediterránea, aunque algunos autores sitúan su origen en Asia. Hoy se cultiva en todo el mundo.

Otros nombres

Según la región, al Allium sativum L. se lo conoce de diferentes maneras:

  • En español: Ajo, Ajo Común.
  • En portugués: Alho, Alho-Bravo, Alho-Comum, Alho.
  • En inglés: Garlic.
  • En alemán: Alterswurzel, Gemeine Knoblauch, Knoblauch, Knofel, Knufl auk, Knuflook, Knoblich, Stinkerzwiebel.
  • En francés: Ail, Ail Ordinaire, Ail Blanc, Ail Commun, Ail Cultive, Ail De Printemps, Ail Sans Baton, Ail, Rose Sans Baton.
  • En italiano: Agilo, Aglio, Agilo Domestico.
  • Ayurvédica: Lashuna, Rasona, Yavaneshta, Ugragandha, Mahaushadh, Arishta.
  • Unani: Seer, Lahsun.

En medicina natural

Es una de las plantas más estudiadas a raíz de sus usos en medicina tradicional y natural. En la actualidad se encuentran disponibles numerosos ensayos que analizaron su efectos fungicida, anticoagulantes, bacteriostático, hipoglucémico, hipotensivo, hipocolesterolémico y anticancerígeno, entre otros. Muchos de estos con resultados positivos y prometedores.

Durante la primer guerra mundial, y antes que se descubriera la penicilina, el ajo cumplía la función de evitar la gangrena y las infecciones en los soldados heridos.

"Papiro Ebers" es uno de los textos médicos más antiguos, data de 1550 a. C., y contiene 877 apartados de afecciones y su procedimiento curativo. Entre ellas hay 22 que utilizan ajo para su tratamiento.

Descripción botánica

Los bulbo (parte comestible) son algo ovoides, cubierto por una membrana blanca e integrado por 8 o más bulbos pequeños llamados dientes o clavos. Las flores son blancas, forman una umbela y aparecen en verano.

Composición

Cada 100 gramos (g.) el bulbo de ajo crudo otorga 98 kilocaloría (kcal.), 64,3 g. de agua, 33 g. de carbohidratos, 2,1 g. de fibra dietética, 1 g. de azucares, 7,9 g. de proteínas y menos de 1 g. de grasas. Además, contiene Niacina, ácido pantoténico, Vitamina B6 (1,3/100 g.), Vitaminas A9, C, E, K, minerales, como calcio, hierro, magnesio, fósforo, potasio, sodio, cobre, manganeso, selenio y zinc.

También posee los aminoácidos, triptófano, treonina, isoleucina, leucina, lisina, metionina, cistina, fenilalanina, tirosina, valina, arginina, histidina, alanina, ácido aspártico, ácido glutámico, glicina, prolina y serina.

Para qué se usa

Se lo aprovecha en la medicina natural con fines:

  • Cardiocirculatorios: protector de pequeños vasos, antihemorroidal y antihipertensivo.
  • Respiratorios: antiasmático y expectorante.
  • Digestivos: antiespasmódico y antiparasitario, específicamente antihelmíntico y antiamebiano.
  • Dermatológicos: antinflamatorio, antifúngico, antiséptico, antiviral, antibacteriano y analgésico.
  • Genitourinarios: diurético.
  • Hematopoyéticos: antitrombótico, antiagregante plaquetario y hipocolesterolemiante.
  • Endocrinos: hipoglicemiante.
  • Osteomioarticulares: antinflamatorio, antirreumático y analgésico.

El uso tradicional del bulbo de Allium sativum L. dio lugar a numerosos estudios sobre sus propiedades y los beneficio para la salud humana. Mucho de ellos luego de observarse sus efectos en animales se estudiaron sus consecuencias sobre las personas, comprobando así su actividad antioxidante, anticancerígena, antifúngica, antibacteriana, antitrombótica / antiplaquetaria, antihiperlipidémica, antihipercolesterolémica, antiaterosclerótica, hipotensora / antihipertensiva, cardioprotectora, antiparasitaria.

Los estudios sugieren su potencial uso para las actividades nombradas, aunque aun no se analizan en profundidad los efectos adversos.

También se han observado los efectos del suministro de ajo, y sus extractos, en laboratorio, sin experiencias en consumo humano, para comprobar la actividad antihiperglucémica / antidiabética, inmunomoduladora / hemaglutinante, antiviral, antimutagénica / anticlastogénica, antiinflamatoria, neuroprotectora, hepatoprotectora, antilitogénica, antihiperhomocisteinemia, renoprotectora, gastroprotectora, antihipertiroidica, antiespasmódica, actividad de fertilidad femenina / masculina, diurética y natriurética, de mejora cognitiva, antiosteoporótica, radioprotectora, prebiótica, actividad de curación de heridas / verrugas, antianémica, antihipóxica, hemolítica, antitóxica, anti-ototóxica, inhibitoria de la enzima, antihelmíntica, entre otras.

Algunos de estos estudios, incompletos para su uso en medicina, se muestran prometedores para lograr nuevos tratamientos en un futuro. Es utilizado en la cocina mundial, principalmente para saborizar carnes y vegetales.

Cómo se usa el ajo

Vía oral

Consumir una vez al día 2 o 3 dientes de ajo. Los dientes del bulbo de ajo se consumen cortados en rodajas, pero no machacados para evitar que se volatilice la aliína.
También se puede buscar algún suplemento dietario que contenga ajo y recomiende una dosis diaria.

Uso tópico

Se pica el ajo y se aplica sobre la piel afectada en compresas o fomentos 2 o 3 veces al día.

Preocupación sobre su uso

Se ha demostrado que el consumo de ajo produce hemorragias, por lo tanto, los pacientes con enfermedades relacionada a la mala coagulación, que consumen otros anticoagulantes, o próximos a cualquier intervención quirúrgica u odontológica, deben tener precaución al consumirlo para evitar sangrados anormales y consultar previamente a un profesional de la salud.

La ingestión continuada puede producir trastornos digestivos y renales, y el contacto prolongado con la piel puede ocasionar reacción alérgica.

Uso contradictorio

No es aconsejable usar ajo en caso de hemorragias activas en los diferentes aparatos y sistemas, gastritis con hiperclorhidria, úlcera péptica gastroduodenal, fibroma uterino, o hipertiroidismo.

Siempre consumir el ajo bajo supervisión médica. Ante problemas o en casos especiales el profesional de la salud deberá reajustar la dosis sobretodo a pacientes sometidos a terapias con betabloqueadores, insulina, hipoglicemiantes orales o anticoagulantes, entre otros.

Fuentes consultadas:

Botanical Safety, ISBN: 978-1-4665-1695-3.

Botanicals: A Phytocosmetic Desk Reference, ISBN: 0-8493-2118-2.

Medicinal and poisonous plants. ISBN: 978-1-4822-5064-0.

Edible Medicinal and Non-Medicinal Plants, T.K. Lim, ISBN 978-94-007-1763-3.

Indian Medicinal Plants, ISBN: 978-0-387-70637-5.

Top 100 food plants. ISBN: 978-0-660-19858-3.

The plant list.

The International Plant Names Index (IPNI).

Plantas medicinales, guía para su uso en la atención primaria de salud. ISBN 978-950-9030-64-0.

Comparte tu opinión