SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerrar

Bacteria carnívora: perdió las extremidades luego de dar a luz

Una mujer canadiense perdió las cuatro extremidades debido a una infección por la bacteria carnívora y ahora debe enfrentar un trasplante de riñón. Lindsey Hubley, de 33 años, dio a luz a su hijo Myles en marzo, pero sufrió una serie de complicaciones luego de ser enviada a su casa.

Hubley presentó un reclamo contra los médicos y el hospital donde fue atendida. Su abogado afirma que los médicos no eliminaron parte de su placenta durante el parto y que regresó al hospital por segunda vez al día siguiente después de experimentar dolor y decoloración.

Entonces, Lindsey fue diagnosticada con fascitis necrotizante, más comúnmente conocida como "bacteria carnívora" y su cuerpo sufrió un severo shock séptico.

"Lo que han pasado Lindsey y su familia durante los últimos siete meses es incomprensible", dijo Raymond Wagner, abogado de Lindsey Hubley. "Ella es realmente una sobreviviente, y notablemente ha mantenido una actitud positiva y decidida a lo largo de su largo camino hacia la recuperación".

Hubley, que actualmente está hospitalizada, requirió amputaciones debajo de los codos y las rodillas, y se sometió a una histerectomía completa. Ahora está libre de infecciones pero necesita más cirugías, incluído un trasplante de riñón.

Una cuenta de Go Fund Me ya ha recaudado $ 95,000 para ayudar con los tratamientos.

¿Qué es la fascitis necrotizante?

La fascitis necrotizante es una infección bacteriana grave que se propaga rápidamente y destruye los tejidos blandos del cuerpo. Lamentablemente, puede ser mortal en muy poco tiempo. El diagnóstico correcto, el tratamiento inmediato con antibióticos y la cirugía son importantes para detener la infección.

Si bien, se la conoce comúnmente como “bacteria carnívora”, hay más de un tipo de bacteria que puede causar esta rara enfermedad. Estas bacterias incluyen a Streptococcus del grupo A (estreptococos del grupo A), Klebsiella, Clostridium, Escherichia coli, Staphylococcus aureus y Aeromonas hydrophila. Los expertos en salud pública consideran que los estreptococos del grupo A son la causa más común de la fascitis necrotizante.

En los casos de fascitis necrotizante, las bacterias se propagan rápidamente una vez que entran al cuerpo. Infectan la fascia, que es el tejido conectivo que rodea los músculos, los nervios, la grasa y los vasos sanguíneos. La infección también daña los tejidos contiguos a la fascia. A veces las toxinas producidas por estas bacterias destruyen el tejido que infectan. Cuando sucede esto, la infección es muy grave y quienes la hayan contraído pueden perder extremidades o morir.

Síntomas

Las personas con fascitis necrotizante a menudo comienzan a tener síntomas unas horas después de lesionarse. Los síntomas pueden parecerse a los de otra enfermedad o lesión. Por ejemplo, algunas personas pueden quejarse de dolores similares a los de una “distensión muscular”. La piel puede ponerse caliente y tener áreas inflamadas enrojecidas o moradas que se extienden rápidamente. 

Algunas personas pueden tener úlceras, ampollas o puntos negros en la piel. Los pacientes a menudo describen el dolor como muy fuerte y mucho más intenso de lo que se esperaría con relación a la apariencia de la herida, según informan los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Los CDC hacen un seguimiento de los casos de fascitis necrotizante causados por estreptococos del grupo A, con un sistema especial llamado Sistema Central de Vigilancia Bacteriana Activa (ABCs). En los Estados Unidos, cada año ocurren aproximadamente entre 700 y 1100 casos, aunque es probable que esta estimación esté por debajo de la cifra verdadera.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad