Coronavirus: qué significa la emergencia sanitaria que declaró EE.UU.

Coronavirus: qué significa la emergencia sanitaria que declaró EE.UU.
| Foto: GETTY IMAGES

En un giró dramático, el viernes 31 de enero la administración Trump declaró una "emergencia de salud pública" en los Estados Unidos. Esta acción permite que se tomen medidas de protección extremas, como prohibir la entrada de viajeros y cuarentenas, para prevenir la diseminación del coronavirus en el país.

Se trata de una escalada sin precedentes: nunca se había declarado tan rápidamente una emergencia sanitaria en el caso de una epidemia que surgió en otra parte del mundo. Pero, a la vez, responde a las acciones que están tomando otros gobiernos, y a la declaración de emergencia global de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La medida podría afectar a miles de viajeros, especialmente a los que llegan, o viajan, a China, específicamente a la región de Wuhan, en donde se originó el brote.

Comenzando el domingo a las 5 pm, no podrán ingresar al país viajeros que no sean ciudadanos que hayan visitado China recientemente, salvo algunas excepciones. También se pondrá en cuarentena a todo estadounidense que haya estado en la región en donde se originó el brote de coronavirus en los últimos 14 días.

El gobierno también requerirá que los estadounidenses que hayan estado en otras partes de China se hagan examinar por un médico y se impongan auto-cuarentena. Estas personas deberán permanecer en sus casas, monitorear por signos de tos o fiebre y reportarse con las autoridades de salud locales.

Robert Redfield, director de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), dijo que aunque el riesgo en los Estados Unidos es bajo, "queremos prevenir que el virus se llegue a diseminar en nuestro territorio".

Poco después del anuncio del viernes 31 de enero del Departamento de Salud y Servicios Sociales (HHS), se informó sobre el caso número 7 en los Estados Unidos.

A nivel global, al 31 de enero de 2020, ya se habrían registrado 9,800 casos, con más de 250 muertes.

Cómo prevenir el contagio

Por ahora, las autoridades de salud dicen que no hay que alarmarse y que hay que seguir con las reglas básicas de higiene que ayudan a prevenir contraer o propagar un gérmen: lavarse las manos con frecuencia y permanecer en casa e ir al médico si se está enfermo o con fiebre.

Los pacientes infectados con 2019-nCoV tienen en común los siguientes síntomas: fiebre, dolor muscular, tos y dificultades respiratorias, con síndrome de dificultad respiratoria aguda en casos graves. Según estima la OMS el período de incubación del virus oscila entre dos y diez días, aunque esta hipótesis se perfeccionará a medida que se recopilen más datos de los diferentes casos en el mundo.

Tanto la OMS como los funcionarios chinos consideran que el origen del virus sea animal. Según los investigadores, la mayoría de los pacientes iniciales visitaron mercados de mariscos y animales silvestres en Wuhan.

¿Podría ser un nuevo SARS? 

Aunque el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS, en inglés) obtuvo una tasa de mortalidad del 11%, el nuevo coronavirus parece menos mortal e infeccioso. 

"Si bien dificultaría el control de la propagación, significaría que la enfermedad grave solo ocurre raramente, lo que significa que este virus podría representar una amenaza menor para la salud pública que otros", dijo un investigador del Departamento de Salud de Wuhan al medio Nikkei.

Sin embargo, epidemiólogos dicen que todavía el brote es muy inicial y que este patrón de conducta del virus podría cambiar. 

Comparte tu opinión