Cómo proteger a tus hijos del Cronobacter

Cómo proteger a tus hijos del Cronobacter

El Cronobacter no es la bacteria más común, pero sí de las más peligrosas, especialmente a temprana edad. Si un bebé contrae la infección, puede ser mortal, por eso es muy importante que sepas cómo protegerlo.

El Cronobacter en realidad no es una bacteria sino un grupo de ellas que se encuentran en el ambiente, en alimentos secos y en aguas de alcantarillas. Cualquier persona de cualquier edad puede enfermarse por causa de estas bacterias, pero los bebés son los más susceptibles.

La fórmula láctea para bebés es uno de los alimentos secos donde se ha detectado el Cronobacter, así como en los tés de hierbas y en la leche en polvo. De acuerdo al Servicio de Inspección y Seguridad Alimentaria, las bacterias se han detectado en fórmulas que se contaminaron en las fábricas, a pesar de que sigan las normas de seguridad, y también después de haberla abierto en casa o en otro lugar durante la preparación.

Estas infecciones se producen en los primeros días o en las primeras semanas de la vida del bebé, de acuerdo a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Los bebés de talla pequeña, los prematuros y los que han tenido dificultades para combatir gérmenes son los que corren más riesgo. Y las infecciones pueden tan graves como septicemia (infección en la sangre) o meningitis (infección en el revestimiento que cubre el cerebro y la médula espinal).

Fiebre, problemas con la alimentación, llanto y muy poca energía son los primeros síntomas de estas infecciones. Ante las primeras señales, se debe acudir al médico de inmediato.

El Cronobacter también puede causar diarrea e infecciones de las vías urinarias en las personas de todas las edades. La infección puede ser grave para las personas mayores y para quienes tengan el sistema inmunitario debilitado.

Cómo prevenir la infección

Lávate las manos. Antes y después de ir al baño, de cambiar pañales, de tocar la boca del bebé y de prepararlos alimentos, lávate las manos cuidadosamente con agua y jabón.

Amamanta a tu bebé. Con la lactancia no solo le estás ofreciendo la mejor alimentación, también previenes muchos tipos de infección. Según los CDC son menos los casos de infección por Cronobacter entre los niños a quienes se les daba lactancia exclusiva.

Limpia y desinfecta todo. Puedes prevenir la contaminación con bacterias si mantienes la higiene adecuada de los artículos que usas para la alimentación de tu bebé (mamilas, biberones, extractores de leche) y los guardas cuidadosamente:

Usa fórmula líquida. Si necesitas alimentar a tu bebé con fórmula, elige la presentación líquida, especialmente si es recién nacido o está muy pequeño.

Ten cuidado con la fórmula. Si vas a preparar fórmula en polvo, mantén limpias la tapa y la cuchara medidora y cierra los envases de la leche y del agua embotellada lo antes posible.

Más para leer sobre Cronobacter:

Comparte tu opinión