¿Cómo saber si tengo herpes?

¿Cómo saber si tengo herpes?
Si llegas a tener alguna molestia que pueda hacerte pensar en una posible infección de herpes, visita a tu médico. | Foto: ISTOCK

La infección por el virus del herpes simple tipo 1 y 2 son de las infecciones de transmisión sexual más comunes en el mundo, ambas pueden causar infección en el área genital y anal, pero ¿cómo saber si se tiene una infección de este tipo?


Cuando se adquiere la infección por primera vez (a lo que se le llama infección primaria) hay síntomas locales (en el área genital) y síntomas generales (en todo el organismo). Los síntomas pueden empezar a aparecer desde los 3 días después de haber tenido el contacto sexual y puede tardar hasta 3 semanas en aparecer. 

Los síntomas generales que puedes tener son: fiebre (temperatura mayor a 38°C), dolor de cabeza, malestar general y dolor muscular general. Los síntomas locales que puedes tener son: dolor y comezón en el área genital, ardor al orinar, puedes presentar una secreción a través de la uretra o de la vagina y puedes tocar “bolitas” en la zona inguinal (que son ganglios inflamados y éstos pueden doler al tocarlos).

Al inicio de la infección empiezan a aparecer vesículas (que son burbujas con agua) y éstas pueden romperse dejando úlceras en su lugar, la piel alrededor de estas vesículas puede estar roja y muy sensible al contacto. 

Poco a poco estas úlceras comienzan a formar costra y posteriormente crece piel nueva, este proceso puede tardar de 4 hasta 15 días una vez que empezaron a aparecer las vesículas; durante este periodo es muy fácil contagiar a otras personas, por lo que no se recomienda tener actividad sexual durante este tiempo.


En mujeres estas “heridas” pueden aparecer en los labios mayores, labios menores, en la “piel interna” de la vagina y en algunos casos incluso en el cérvix. En hombres las heridas aparecen en el glande, en el prepucio, en el tronco del pene, pero también puede haber en el escroto y en la parte interna de los muslos. Si hubo sexo anal también pueden aparecer alrededor del ano y también en los glúteos. 


Cuando ya hay una infección entonces lo que sucede es una infección recurrente, esto quiere decir que el virus que se encuentra en el nervio se activa y empieza a crecer nuevamente, causando la aparición de las mismas lesiones y los mismos síntomas, aunque éstos duran menos tiempo, de 8 a 10 días típicamente.


Cuando existe una infección, pero ésta no causa molestias o síntomas, lo que se conoce como una infección subclínica, aún hay probabilidad de que haya un contagio; esto es lo que sucede en la mayoría de los casos, ya que muchos no saben que tienen la infección dado que nunca han tenido ninguna molestia.


Si llegas a tener alguna molestia que pueda hacerte pensar en una posible infección de este tipo, acude con tu médico para que te revise, en su valoración podría pedirte estudios de laboratorio y también puede ofrecerte un tratamiento que ayude a disminuir las molestias, así como a controlar la infección. 

Comparte tu opinión