Venden pruebas positivas de embarazo

Una joven quiere acelerar su noviazgo y planear un rápido casamiento, otra decide vengarse de su ex pareja, una estudiante desea hacer una broma pesada o juntar dinero extra con la excusa de que necesita abortar, todas ellas tienen algo en común: son potenciales compradoras de pruebas de embarazo con resultado positivo.

La idea comenzó con anuncios en internet donde una mujer vendía su test con resultado positivo de embarazo y rápidamente otras comenzaron a “copiar” el negocio.

Venden pruebas positivas de embarazo
| Foto: SHUTTERSTOCK

Puntos clave

  • Las ofrecen en un sitio de avisos
  • Se venden a $ 25
  • Se usan para engañar a padres o a las parejas

Los anuncios aparecen en el sitio de avisos Craigslist en Chicago, Manhattan, Las Vegas, Nueva York, Houston y otras ciudades. Después de que generaron una gran polémica, algunos fueron borrados, pero otros permanecen allí. Y se ha visto en los textos que algunas de las vendedoras llegan al extremo de ofrecer una muestra de orina acompañando al test, para darle más realismo al resultado.

En Toledo, Ohio, una mujer pide $ 10 más el costo de la prueba, pero otras piden hasta $ 25, y todas prometen discreción.

Las vendedoras dicen que no les interesa para qué fines va a ser utilizada, que no es asunto de ellas, y se desligan de toda responsabilidad.

  • Test caseros de embarazo

Todas las pruebas de embarazo buscan detectar una hormona especial que sólo se encuentra en la orina o en la sangre cuando una mujer está embarazada. A esta hormona, la gonadotropina coriónica humana (hCG), también se la llama hormona del embarazo.

Existen muchos tipos de pruebas caseras de embarazo que pueden comprarse en farmacias u otros comercios, pero todas tienen el mismo principio de detección, según la Oficina para la Salud de la Mujer, Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU.

Las pruebas caseras de embarazo son muy exactas. La mayor parte de las marcas de dicen tener una exactitud de entre el 97% y el 99%, pero esto puede variar en la realidad.

Más para leer

Comparte tu opinión