Michelle Pfeiffer se mantiene joven sin comer carne

Pasados los 50, la actriz conserva su bello rostro y la figura esbelta que la hicieron famosa hace más de dos décadas. Su secreto es que cambió su forma de alimentarse y se hizo adepta de la dieta vegana. Cuenta que la decisión la tomó luego de ver un programa televisivo en la CNN llamado “El último ataque cardíaco”, donde daban consejos para prevenir enfermedades del corazón.

Saber que el ex presidente Bill Clinton es vegano también la convenció: lo considera un hombre sensato y a la vez amante de la buena comida como ella. Y si Clinton más de una vez hizo públicos los cambios positivos que la dieta vegana trajo a su salud, ¿por qué no probar ella también?

Michelle Pfeiffer se mantiene joven sin comer carne
| Foto:

Puntos clave

  • Nombre: Michelle Pfeiffer
  • Fecha de nacimiento:29 de abril de 1958
  • Altura: 5’6” pies - 1,71 m
  • Peso: 116 lb – 52,5 kg

De un día para el otro eliminó carnes y lácteos de su dieta, y a los dos meses su colesterol había bajado 83 puntos. Esa fue la evidencia que la ayudó a tomar la decisión definitiva.

“Antes fumaba, tomaba gaseosas y café y no hacía ejercicio”, cuenta la rubia. Pero comenzó a preocuparse al ver que con el paso del tiempo, el cuerpo se empezaba a deteriorar y ponerse flojo. Y se nota a la vista. Por eso eligió la vida sana, y en ocasiones consulta libros especializados en temas de nutrición y salud. En el fondo, teme que le suceda lo que a su padre, que murió de cáncer. “A medida que se envejece, hay más riesgos de contraer enfermedades, muchas de ellas crónicas”, advierte. 

La cantante de la mítica película “Los fabulosos Baker Boys” evita consumir alimentos con harina de trigo y desterró absolutamente el azúcar de su mesa. Todos los días corre entre 4 y 6 millas (6,5 a 9,6 km) en la cinta que tiene en su casa, y también hace meditación. Los resultados son evidentes, ya que todavía se la ve “a punto”, como cuando interpretó a la enigmática Gatúbela de Batman, donde hacía gala de su manejo de las artes marciales y el kickboxing. 

Comparte tu opinión