Identifican cinco tipos de diabetes en adultos

Identifican cinco tipos de diabetes en adultos
Según cifras de la OMS, 442 millones de adultos tienen diabetes en todo el mundo | Foto: ISTOCK

La diabetes en adultos consiste en cinco tipos  que tienen diferentes perfiles fisiológicos y genéticos, en lugar de la clasificación tradicional de tipo 1 y 2, señaló una reciente investigación publicada en The Lancet Diabetes and Endocrinology.

Al recopilar datos sobre casi 15,000 pacientes en Suecia y Finlandia los cientfíficos identificaron cinco grupos de pacientes con diabetes. Estos se dividen en tres formas graves y dos leves de la enfermedad: una que corresponde a la diabetes tipo 1 y las cuatro restantes representan subtipos de diabetes tipo 2.

Los investigadores suecos y finlandeses dijeron que los hallazgos arrojaron luz sobre por qué algunos diabéticos responden de forma muy diferente al tratamiento que otros, y agregó que esto podría ayudar a identificar a aquellos que podrían estar en alto riesgo de complicaciones y conducir a un tratamiento más personalizado de la enfermedad.

En la actualidad, la diabetes se clasifica en dos formas principales. El tipo 1 es una condición autoinmune en la que el páncreas produce muy poca insulina, que regula el movimiento del azúcar en las células, o directamente no la produce y que generalmente se desarrolla en la infancia. En tanto, la forma más común, la diabetes tipo 2 es un trastorno crónico que afecta la manera en la cual el cuerpo metaboliza el azúcar (glucosa), el combustible principal del cuerpo. Con la diabetes de tipo 2, el cuerpo resiste los efectos de la insulina, o bien, no produce la insulina suficiente como para mantener un nivel normal de glucosa.

Más común en los adultos, la diabetes de tipo 2 afecta cada vez más a los niños, debido al aumento de la obesidad infantil.

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud, 442 millones de adultos tienen diabetes en todo el mundo, es decir, una de cada 11 personas y el número de casos se ha cuadruplicado desde 1990. Esta enfermedad puede aumentar el riesgo de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, ceguera, insuficiencia renal y amputación de extremidades.

Grupos

Los cinco subgrupos únicos basados en la gravedad y en el análisis del mecanismo subyacente de la enfermedad, informados  en el estudio fueron:

  • Grupo 1: diabetes autoinmune grave . Que se correspondería con la tradicional clasificación de tipo 1.
  • Grupo 2: diabetes grave con deficiencia de insulina. Afecta especialmente a individuos muy jóvenes.
  • Grupo 3: diabetes resistente a la insulina grave. En general,  estos pacientes tenían sobrepeso y producían insulina, pero su cuerpo no respondía.
  • Grupo 4: diabetes leve relacionada con la obesidad. Se observó principalmente en personas con mucho sobrepeso pero metabólicamente más cercanas a la normalidad que las del grupo 3.
  • Grupo 5: diabetes leve relacionada con la edad.  La forma más común y moderada de la enfermedad, que sufren las personas de edad avanzada.
"Esto es extremadamente importante, estamos dando un paso real hacia la medicina de precisión. En el escenario ideal, esto se aplica al momento del diagnóstico y nos centramos mejor en el tratamiento. Las tres formas graves podrían tratarse más agresivamente que las dos formas más leves, explicó el profesor Leif Groop, uno de los investigadores, a la BBC.

 Genes

Las categorías se descubrieron al considerar seis métricas diferentes, incluida una medida de control de la glucemia, la edad al momento del diagnóstico, el índice de masa corporal (IMC), la presencia de ciertos anticuerpos vinculados a la diabetes autoinmune y una medida de la sensibilidad a la insulina.

El análisis reveló que los cinco subgrupos son genéticamente distintos. Los investigadores dicen que las agrupaciones se realizaron tanto para las personas con diabetes recién diagnosticada como para las que tenían la enfermedad desde hace mucho tiempo, sugiriendo además que las cinco categorías no se reducen simplemente a diferentes etapas de la misma forma de diabetes, aunque se necesita más trabajo para explorar estos diferentes tipos. Tampoco está claro si las diferentes clasificaciones tienen diferentes causas.

Comparte tu opinión