Movimientos involuntarios o distonía aguda ¿por qué ocurren?

Movimientos involuntarios o distonía aguda ¿por qué ocurren?
Distintas áreas del cuerpo pueden afectarse, pero son frecuentes los músculos de la cara y cuello.

Cuando hablamos de distonía nos referimos a un movimiento de tipo involuntario, que se caracteriza por la presencia de una contracción muscular sostenida, que se denomina postura distónica, en otros casos, puede ser una contracción muscular breve, también conocida como movimiento distónico. 

Los músculos afectados por este tipo de síntoma pueden ser múltiples, bien sea con contracciones generalizadas, o también segmentarias y focales. Distintas áreas del cuerpo pueden afectarse, pero son frecuentes los músculos de la cara y cuello. 

Ciertos fármacos pueden ser la causa

En el origen de estas contracciones están involucradas las áreas cerebrales que controlan los movimientos de los músculos. Se ha encontrado que el neurotransmisor denominado dopamina está involucrado en la generación de estas contracciones. Las razones para que estas aparezcan, pueden ser primarias, o secundarias. Dentro de las causas secundarias, está el uso de distintos tipos de medicamentos que afectan la neurotransmisión dopaminérgica (bloqueándola), como por ejemplo los antipsicóticos. La distonía aguda, se presenta en los primeros días u horas de ser administrado el fármaco. 

Los antipsicóticos, son medicamentos que se utilizan con la finalidad de evitar, disminuir o eliminar los síntomas típicos que caracterizan a las psicosis (alucinaciones, ideas delirantes, trastornos en la coherencia del pensamiento y el habla). Los primeros medicamentos de esta clase, clasificados como antipsicóticos de primera generación (Clorpromazina, tioridazina, haloperidol), suelen presentar más efectos secundarios o adversos de tipo neurológicos, que los antipsicóticos de segunda generación (risperidona, olanzapina, quetiapina, ziprasidona, clozapina). Las distonías agudas son más frecuentes con el uso de los antipsicóticos de primera generación. 

Un ejemplo de sintomatología de este tipo, es la aparición brusca de contracción de grupos musculares del cuello, semejante a una tortícolis, en un paciente que le fue indicado un medicamento de la familia de los antipsicóticos. Es de hacer notar que este tipo de medicamentos también tienen otros usos, como controlar los vómitos, mejorar el tránsito gastrointestinal etc.

Es difícil predecir qué paciente va a presentar este tipo de reacción, al menos que se tenga el antecedente de distonías con el uso de antipsicóticos. Existe una susceptibilidad individual, para esta reacción, al recibir este tipo de medicamentos y no toda las personas lo presentan. 

La buena noticia es que se resuelve rápidamente y en caso de ocurrir, hay fármacos que contrarrestan este efecto secundario.  Una vez resuelta la distonía, se pueden ajustar las dosis del tratamiento o incluso hacer un cambio de la medicación.

Más información sobre antipsicóticos y distonía:


Comparte tu opinión