Otra carencia en Latinoamérica: la falta de colesterol "bueno"

Otra carencia en Latinoamérica: la falta de colesterol "bueno"
| Foto: GETTY IMAGES

Los niveles bajos de colesterol HDL, el llamado colesterol "bueno", son el trastorno de lípidos más común en países de Latinoamérica y el Caribe, según revela una nueva investigación de científicos de Perú y el Reino Unido.

El equipo realizó lo que se conoce como un meta análisis: cuando se toma un gran número de estudios científicos sobre un tema, y se analizan y comparan sus resultados.

"Queríamos averiguar qué tipo de trastorno de lípidos es más común en estas dos regiones", dijo el autor principal Rodrigo M. Carrillo-Larco, becario del Wellcome Trust en la Escuela de Salud Pública del Imperial College de Londres e investigador de enfermedades crónicas en la Universidad Peruana Cayetano Heredia, en un comunicado de prensa.

El grupo analizó 197 estudios realizados entre 1964 y 2016, que recopilaron información sobre los niveles de colesterol y lípidos en sangre de miles de individuos en Latinoamérica y el Caribe. 

Lo que encontraron es un patrón que no ayuda a la salud cardíaca de la región. "Desde 2005, el trastorno de lípidos más común ha sido el colesterol HDL bajo, seguido de los triglicéridos altos y el colesterol LDL alto", explicó Carrillo-Larco.

Los niveles de colesterol en la sangre pueden ser indicadores importantes de la salud del corazón y del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. 

Hasta el momento, se disponían de datos limitados y aislados. El nuevo trabajo se propuso consolidar este dato epidemiológico para que se pudiera transformar en acciones de salud pública.

Al proporcionar información regional sobre los patrones de colesterol, los investigadores aseguran que el estudio puede "ayudar a los líderes locales de salud pública a desarrollar nuevas estrategias para reducir las tasas de enfermedades cardiovasculares mejorando los niveles de colesterol en sus comunidades".

"Estos esfuerzos podrían incluir campañas de salud pública para incrementar la actividad física mejorando la infraestructura para caminar, o para reducir las tasas de diabetes u obesidad al promover el acceso a alimentos saludables", expresó Antonio Bernabe-Ortiz, investigador asociado de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, quien también lideró el estudio.

Qué es el colesterol

El colesterol es una sustancia cerosa, parecida a la grasa, que se encuentra en todas las células de tu cuerpo. 

Tu organismo necesita algo de colesterol para producir hormonas, vitamina D y sustancias que le ayuden a digerir los alimentos. Tu cuerpo produce todo el colesterol que necesita. Pero el colesterol también se encuentra en alimentos de origen animal, como yemas de huevo, carne y queso.

El colesterol malo (lipoproteína de baja densidad, o LDL) deposita el exceso de colesterol en las arterias, en donde se puede acumular y formar placas y así aumentar la probabilidad de sufrir enfermedades del corazón y formar coágulos de sangre. El colesterol bueno (lipoproteína de alta densidad, o HDL) lleva el exceso de colesterol de regreso al hígado para que este lo elimine del cuerpo.

Si tienes demasiado colesterol en la sangre, puede combinarse con otras sustancias sanguíneas para formar placa. La placa se pega a las paredes de tus vasos sanguíneos. Esta acumulación se llama ateroesclerosis

La Biblioteca Nacional de Medicina explica que si tienes grandes depósitos de placa en tus arterias, un trozo de placa puede romperse. Esto puede causar que se forme un coágulo de sangre. Si el coágulo es lo suficientemente grande, puede bloquear un poco o completamente el flujo de sangre en una arteria coronaria.

Si el flujo de sangre rica en oxígeno al músculo cardíaco se reduce o se bloquea, puede causar angina (dolor de pecho) o un ataque al corazón.

La placa también puede acumularse en otras arterias de su cuerpo, incluidas las arterias que llevan sangre rica en oxígeno a su cerebro y extremidades. Esto puede conducir a problemas como enfermedades de las arterias carótidas, accidente cerebrovascular y enfermedad arterial periférica.

Comparte tu opinión