SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

¿Es posible una futura escasez de insulina?



Un reciente informe estima que para el año 2030, aproximadamente 40 millones de personas con diabetes tendrán dificultades para acceder a la insulina.

Actualmente 422 millones de personas viven con diabetes, aunque esta cifra podría elevarse por encima los 500 millones para 2030. En EE.UU., alrededor de 30 millones de personas padecen esta enfermedad y 79 millones tienen prediabetes.

Muchas complicaciones están asociadas con la diabetes, incluido un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, insuficiencia renal, amputaciones de miembros inferiores y retinopatía, que puede provocar ceguera.

Un nuevo estudio publicado en The Lancet Diabetes and Endocrinology, advierte sobre una futura escasez mundial de insulina. Este fenómeno sería una consecuencia de los problemas de disponibilidad y acceso frente al creciente número de personas que desarrollan la enfermedad y requieren de la hormona para sobrevivir.

El documento plantea que casi 80 millones de personas con la enfermedad necesitarán insulina para 2030, ya que se prevé que la demanda del medicamento aumentará en un 20%. Pero, alrededor de la mitad de los que la necesitan no podrán obtenerla.

El director de la investigación, el Dr. Sanjay Basu de la Universidad de Stanford en Estados Unidos, reconoció "Además de los precios, es necesaria una cadena que permita manejar y distribuir de manera segura el medicamento refrigerado y los diversos suministros que deben acompañarlo, como agujas y jeringas estériles".

En respuesta al interrogante que genera la posible escasez de esta droga centenaria, los expertos consideran que se debe a la concentración del 99% del mercado global por las compañías multinacionales, Novo Nordisk, Eli Lilly and Company y Sanofi.

Problemática global

Según la Organización Mundial de la Salud existen tres grandes formas de diabetes:

  • Diabetes de tipo 1: Su causa es desconocida y quienes la padecen necesitan la administración diaria de insulina para sobrevivir.
  • Diabetes de tipo 2: Es la más frecuente, se debe en gran medida al exceso de peso y a la inactividad física. Antes solo afectaba a los adultos, pero en la actualidad es cada vez más frecuente en los niños y los jóvenes. 
  • Diabetes gestacional: Es una afección temporal que ocurre en el embarazo y conlleva un riesgo a largo plazo de diabetes de tipo 2. Se caracteriza por valores de la glucemia superiores a los normales, pero todavía inferiores a los que permiten establecer el diagnóstico de los otros tipos de diabetes.

La Asociación Americana de Diabetes informa que la diabetes fue la séptima causa de muerte en Estados Unidos en el 2015 basado en 79,535 certificados de defunción confirmando a la diabetes como causa subyacente de defunción.

El Dr. Etienne Krug, Director del Departamento de Manejo de las Enfermedades No Transmisibles de la OMS, reconoció que “Cerca de 100 años después del descubrimiento de la insulina, el Informe mundial sobre la diabetes revela que los medicamentos y tecnologías esenciales para el tratamiento de la enfermedad, entre ellos la insulina, en general sólo están disponibles en uno de cada tres de los países más pobres del mundo”.

Y agregó “El acceso a la insulina es una cuestión de vida o muerte para muchas personas con diabetes. La mejora del acceso a la insulina y a los medicamentos para las enfermedades no transmisibles en general debería ser una prioridad”.

Disponibilidad de la droga

Muchos países disponen de limitados proveedores para elegir, como consecuencia las personas afectadas deben cambiar constantemente el tipo de insulina que utilizan.
Entre los diferentes tipos, los médicos prescriben el más beneficioso para los pacientes según sus respuestas al medicamento, la edad, los niveles de azúcar en la sangre o la cantidad de dosis que necesitan.

Aquellos medicamentos que tienen una alta demanda, por lo general se vuelven más accesibles después del vencimiento de sus patentes gracias a los competidores genéricos baratos. Pero eso no parece suceder en el caso de la insulina.

Los científicos Jeremy A Greene y Kevin Riggs, consideran que una respuesta a ello es que la insulina, que es una hormona producida por las células vivas, es “más compleja y difícil de copiar”. Por ello, las compañías de medicamentos genéricos no han considerado que “valga la pena hacerlo”.

Los científicos consideraron que la insulina debe incluirse en los paquetes de cobertura de salud universal y los financiadores deben destinar parte de sus fondos a la innovación en la prestación de atención y del medicamento.

El Dr. Basu sentenció "Se necesita de algunas cosas, incluido el precio y la infraestructura para su distribución. Hasta entonces, la inyección de insulina no será accesible en el corto plazo”.

Más información sobre diabetes:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Diabetes a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad