Qué son las frutas híbridas y por qué debes consumirlas

Qué son las frutas híbridas y por qué debes consumirlas
En estos alimentos se esconden sabores y nutrientes especiales. Fuente: Eatright.

¿Has oído hablar de las frutas híbridas? Tienen nombres extraños y lucen exóticas, pero son muy saludables.

Los híbridos no deben confundirse con los OGM (organismos modificados genéticamente). Éstos han sido alterados genéticamente en laboratorio.

En la mayoría de los casos, los híbridos son el resultado del trabajo de agricultores que han creado subproductos de dos o más frutos mediante polinización cruzada: la transferencia de polen de la flor de una planta al estigma de otra. Otras veces, un híbrido es un trabajo de la naturaleza: son dos frutos que se polinizan naturalmente de forma tradicional.

Con la polinización controlada, los cultivos pueden criar nuevas generaciones de plantas frutales con características cada vez más deseables.

Los agricultores se benefician de las plantas de fruta híbridas que son naturalmente resistentes a las enfermedades y abundantes frente al calor, frío y sequía, además de producir rendimientos consistentes y más altos, con tiempos de maduración de la fruta predecibles. Los consumidores se benefician al acceder al consumo de tamaños y formas de frutas únicas y uniformes, mayor jugosidad, mejor sabor y mejor nutrición, informa la Academia Americana de Nutrición y Dietética.

Tangor, ugli, jostaberry y pluot, son solo algunas frutas híbridas con nombres curiosos que se encuentran en la tienda de comestibles o en el mercado de agricultores. Con nombres extraños, los híbridos pueden parecer raros, pero estas frutas y sus numerosos primos, son más naturales y familiares de lo que piensas.

Aquí hay 10 frutas híbridas deliciosas

Tangor: un cruce entre una mandarina y una naranja: el tangor puede sonar poco familiar, pero variedades como el murcott y temple han estado disponibles en las tiendas de comestibles locales.

Foto: Tangor

Ugli: es el híbrido "feo" de una toronja, naranja y mandarina. Este tangelo de Jamaica refleja sabores más dulces que su ascendencia de mandarina y no es ácido como la toronja amarga. Agrega uglis a una ensalada con aguacate, cebolla dulce, achicoria y radicchio.

Jostaberry: más dulce que sus padres -grosella negra y grosella negra norteamericana y europea- la jostaberry es una baya rica, casi negra, con sabor a uva, arándano y kiwi y llena de vitamina C.

Pluot: un híbrido de ciruela y albaricoque de Zaiger, con una piel suave y una carne súper jugosa y dulce.

Kiwi bebé: proviene del kiwi difuso, también conocido como la grosella china. Con una piel suave que no necesita ser pelada, el kiwi para bebés, típicamente del tamaño de una baya, puede variar en tamaño, forma, color y sabor entre los productores.

Tayberry: un cruce entre una frambuesa roja y mora, la tayberry parece una frambuesa alargada con sabor agrio.

Foto: Tayberry

Limequat: este híbrido de lima madura y kumquat se asemeja a una miniatura oval naranja con piel de color amarillo verdoso. En temporada, desde mediados del otoño hasta el invierno, con su sabor ácido a limón, se pueden comer enteros, en mermeladas o acompañando pescado o pollo.

Pineberry: un cruce entre las fresas blancas del sur de Europa y las fresas rojas cultivadas producen esta baya con sabor a piña, que suele estar disponible desde mayo hasta junio.

Foto: Pineberry

Orangelo: este híbrido, que se cree que es de origen puertorriqueño, es un cruce entre una toronja y una naranja, y es más dulce y vivo que su parental, aunque se come de la misma manera.

¿Son saludables los híbridos?

Es un mito que las frutas y verduras híbridas no son buenas para la salud. La combinación de material genético para crear algo diferente ha tenido lugar desde el comienzo de la vida en el planeta. La opinión de los científicos y expertos es que no solo todas las frutas son híbridos, sino también todos los vegetales y los animales lo son. Contrariamente a la noción popular, todo lo que se ha consumido es un híbrido. 

Hay motivos o pruebas que demuestran que los híbridos son tan saludables como los originales. Al contrario, se cree que los híbridos proporcionan una mayor cantidad de nutrientes, debido a una mejor utilización del suelo, de los recursos solares y los sistemas de raíces que han mejorado su calidad y resistencia. Por todo esto, los híbridos son beneficiosos para la salud, informa la Agriculture Alliance.

Como medida de cuidado, las verduras y las frutas deben lavarse a fondo antes de consumirlas para que los fertilizantes no se transmitan en el proceso de cocción. Aparte de esto, no hay otro inconveniente para consumir productos híbridos. En algunos casos, éstos contienen valores nutritivos agregados, debido al cruce de dos plantas diferentes.

Más para leer sobre las frutas

Comparte tu opinión