SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

Enfermedad injerto contra huésped

Definición

La enfermedad injerto contra huésped (EICH) es una complicación potencialmente mortal que puede ocurrir después de un trasplante de médula ósea o de células madre.

Nombres alternativos

EICH; Trasplante de médula ósea - enfermedad injerto contra huésped; Trasplante de células madre - enfermedad injerto contra huésped; Trasplante alogénico - EICH

Causas

La EICH puede ocurrir después de un trasplante de médula ósea o de células madre en el cual alguien recibe tejido de médula ósea o células de un donante. Este tipo de trasplante se denomina alogénico. Las nuevas células trasplantadas toman al cuerpo del receptor como extraño. Cuando esto sucede, las células atacan al cuerpo del receptor.

La EICH no ocurre cuando la persona recibe sus propias células. Este tipo de trasplante se denomina autólogo.

Antes de un trasplante, se analizan el tejido y las células de los posibles donantes para ver qué tan compatibles son con el receptor. Cuando la compatibilidad es alta es menos probable que se desarrolle EICH o los síntomas serán más leves. La posibilidad de que se presente EICH es:

  • Alrededor del 35% a 45% cuando el donante y el receptor están emparentados
  • Alrededor del 60% a 80% cuando el donante y el receptor no están emparentados

Síntomas

Existen dos tipos de EICH: aguda y crónica. Los síntomas en ambos tipos de EICH van de leves a graves.

La EICH aguda generalmente ocurre dentro de los primeros días o tan tarde como 6 meses después de un trasplante. Afecta principalmente el sistema inmune, la piel, el hígado y los intestinos. Los síntomas agudos comunes incluyen:

  • Dolor o cólicos abdominales, náuseas, vómitos y diarrea
  • Ictericia (coloración amarillenta de la piel o los ojos) u otros problemas del hígado
  • Erupción cutánea, picazón, enrojecimiento en áreas de la piel
  • Aumento del riesgo de infecciones

La EICH crónica generalmente comienza más de 3 meses después de un trasplante y puede durar toda la vida. Los síntomas crónicos pueden incluir:

  • Resequedad en los ojos, sensación de ardor o cambios en la visión
  • Boca seca, parches blancos dentro de la boca y sensibilidad a los alimentos picantes
  • Fatiga, debilidad muscular y dolor crónico
  • Dolor o rigidez en las articulaciones
  • Erupción cutánea con áreas levantadas y decoloradas, así como endurecimiento o engrosamiento de la piel
  • Dificultad para respirar debido a daño pulmonar
  • Resequedad vaginal
  • Pérdida de peso
  • Reducción del flujo de la bilis desde el hígado
  • Cabello quebradizo y encanecimiento prematuro
  • Daño a las glándulas sudoríparas
  • Citopenia (disminución del número células sanguíneas maduras)
  • Pericarditis (inflamación de la membrana que rodea el corazón; causa dolor en el tórax)

Pruebas y exámenes

Se pueden hacer varias pruebas de laboratorio y exámenes imagenológicos para diagnosticar y controlar problemas causados por la EICH. Estos exámenes pueden incluir:

  • Radiografías del abdomen
  • Tomografía computarizada del abdomen y TC torácica
  • Exámenes de la función hepática
  • Tomografía por emisión de positrones (TEP)
  • Resonancia magnética
  • Cápsula endoscópica
  • Biopsia del hígado 

Una biopsia de la piel, las membranas mucosas en la boca u otras partes del cuerpo puede ayudar a confirmar el diagnóstico.

Tratamiento

Después de un trasplante, el receptor generalmente toma medicamentos, tales como la prednisona (un esteroide), que inhiben el sistema inmunitario. Esto ayuda a reducir las probabilidades (o gravedad) de EICH.

Usted seguirá tomando los medicamentos hasta que el proveedor de atención médica crea que el riesgo de EICH es bajo. Muchos de estos medicamentos tienen efectos secundarios, como daño renal y hepático. A usted le harán exámenes de manera regular para estar atento a estos problemas.

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico depende de la gravedad de la EICH. Es mejor para las personas que reciben células y tejido de médula ósea muy compatibles.

Algunos casos de EICH pueden dañar el hígado, los pulmones, el tubo digestivo u otros órganos del cuerpo. También existe el riesgo de infecciones graves.

Muchos casos, agudos o crónicos, se pueden tratar con éxito. Esto no garantiza que el trasplante en sí vaya a ser efectivo para tratar la enfermedad original.

Cuándo contactar a un profesional médico

Si usted se ha hecho un trasplante de médula ósea, llame al proveedor inmediatamente si aparece cualquier síntoma de esta enfermedad u otros síntomas inusuales.

Prevención


Puntos de atención

Referencias

Elkins M, Davenport R, Mintz PD. Transfusion medicine. In: McPherson RA, Pincus MR, eds. Henry's Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods. 23rd ed. St Louis, MO: Elsevier; 2017:chap 36.

Keating A, Bishop MR. Hematopoietic stem cell transplantation. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 178.

Reddy P, Ferrara JLM. Graft-versus-host disease and graft-versus-leukemia responses. In: Hoffman R, Benz EJ, Silberstein LE, et al, eds. Hematology: Basic Principles and Practice. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 108.

 

Publicidad