Vitamina D: un nutriente casi mágico

Foto: ISTOCK

Las vitaminas son sustancias que nuestro cuerpo necesita para poder desarrollarse y funcionar correctamente. A la vitamina D se la suele asociar a la salud de los huesos, ya que se encarga de mejorar la absorción del calcio. Sin embargo, este nutriente tiene otras bondades para ofrecernos, aquí te las contamos.

Cómo se obtiene

Existen productos multivitamínicos y suplementos para obtener vitamina D. Sin embargo, los profesionales recomiendan conseguirla a través de los alimentos: lácteos, cereales, bebidas de soja, yemas de huevo, hongos, quesos, pescados magros, y cítricos. También se puede adquirir mediante la exposición al sol, aunque se recomienda prudencia con esta última

Vitamina D ¿Basta con el sol?

Consumo recomendado

La cantidad de vitamina D que se necesita a diario se calcula con una medida llamada unidades internacionales (UI). Estos son sus equivalentes según el grupo etario: infantes de 0 a 12 meses: 10 gramos (g.), niños de 1 a 18 años: 15 g., adultos hasta los 70 años: 15 g., mujeres embarazadas o en período de lactancia: 15 g., adultos mayores de 70: 20 g.

Déficit

Cuando una persona no cubre durante mucho tiempo el consumo adecuado de vitamina D, puede sufrir una deficiencia. Con ello, puede experimentar una menor densidad ósea, lo que aumenta el riesgo de osteoporosis y fracturas, un mayor riesgo de raquitismo, e incluso incrementar las probabilidades de sufrir enfermedades como hipertensión, diabetes, cáncer, o esclerosis múltiple.

En exceso
Foto: ISTOCK

En exceso

Una persona también puede consumir vitamina D en exceso o sufrir una toxicidad por ella. Esta condición puede generar náuseas, vómitos, falta de apetitito, debilidad, pérdida de peso y estreñimiento. La mayoría de estos casos ocurren por tomar demasiados suplementos, ya que, durante la exposición solar, el cuerpo regular cuanto desea absorber.

Cómo nos afecta un exceso de vitamina D
Beneficios
Foto: ISTOCK

Beneficios

Además de ayudar a absorber el calcio, el mineral más abundante en el cuerpo, la vitamina D cumple un rol en el funcionamiento del sistema inmunológico, muscular y nervioso. Esta intervención, contribuye a que ofrezca los siguientes beneficios saludables:

1. Para los huesos

Nuestros huesos están formados principalmente por minerales, fósforo, colágeno, calcio, y osteoclastos y osteoblastos (células que eliminan y producen la masa ósea). Si los niveles de colágeno y calcio no son adecuados, los osteoclastos pueden afectar la salud de los huesos. Una buena manera de prevenir las enfermedades óseas y mantener la calidad mineral es mediante una dieta rica en vitamina D.

5 pasos para fortalecer tus huesos

2. Combate el raquitismo

El raquitismo es un trastorno que se caracteriza por el ablandamiento y debilitamiento de los huesos de los niños, generalmente a causa de un déficit de vitamina D, calcio y fosfato. Dependiendo el tipo de raquitismos, se deberá incorporar suplementos y alimentos ricos en vitamina D o calcio. Con el tiempo las anormalidades desaparecerán lentamente.

¿Qué hacer para tener huesos más sanos?
Más beneficios
Foto: ISTOCK

Más beneficios

Otro trastorno relacionado al raquitismo o escorbuto es el rosario raquítico. En este caso, se manifiestan protuberancias en las articulaciones de las costillas. La falta de calcio genera un crecimiento excesivo del cartílago, dando lugar a esta condición. La vitamina D es una forma eficaz de tratar este problema, ya que ayuda al cuerpo a absorber este mineral.

3. Ayuda al cerebro

Diferentes estudios encontraron que un consumo regular de esta vitamina sería útil para mantener una buena salud cerebral. Se cree que su presencia sofocaría la actividad de los radicales libres, moléculas que dañan las estructuras celulares y promueven la aparición de enfermedades. Esta prevención del daño oxidativo del cerebro se vinculó a una mejor memoria y a un menor riesgo de Alzheimer.

Trucos para mantener el cerebro joven

4. Para las mujeres

Distintos ensayos sugieren que las mujeres que padecen muchos calambres menstruales podrían controlarlos con vitamina D, lo que plantea que algún día estos podrían reemplazar a los analgésicos, aunque aún falta más trabajos que lo prueben. Incorporarla en la dieta también se asoció a un menor riesgo osteoporosis y cardiopatía, potenciadas por la menopausia.

Remedios para dolores del período
5. Anticancerígena
Foto: ISTOCK

5. Anticancerígena

La evidencia científica informa que un consumo regular de vitamina D podría retrasar la progresión de ciertos tipos de cáncer, como de próstata, pulmón, o piel, y la aparición de enfermedades cardiovasculares. Aunque aún se necesitan más estudios que expliquen esta relación, se cree que se debe a las propiedades antinflamatorias de esta vitamina y a su actividad en la diferenciación celular.

Tratamientos alternativos para el cáncer

Fuentes consultadas

Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Clínica Mayo, Institutos Nacionales de la Salud, Natural Medicines.

Comparte tu opinión