Tonifica tu cuerpo...en la cama

Crédito:Thinkstock

Si tienes un cuerpo armónico y tonificado seguramente generarás atracción en los demás y por ende, es probable que tu vida sexual se intensifique. ¿Sabías que el sexo puede ser el inicio de un círculo virtuoso que te llevará a lograr el cuerpo que siempre deseaste? Mucho se habla sobre los beneficios que la vida sexual tienen para la salud pero en realidad poco sabemos sobre las posturas sexuales que más contribuyen a tonificar el cuerpo.

El sexing

Así como existe el spinnig, el runnig, el training, muchos expertos en belleza y entrenamiento personal hablan de sexing para referirse al arte de valorar al sexo como un ejercicio físico. Es que esto se debe al ejercicio aeróbico, la tonificación de importantes grupos musculares que resulta de los movimientos pélvicos, el incremento de los latidos del corazón, el fortalecimiento de brazos, espalda, muslos, la flexibilización de articulaciones.

La temperatura sube
Crédito:Thinkstock

La temperatura sube

La fricción y las estimulación previa del acto sexual lleva a un ajuste térmico que se genera debido al mecanismo de termorregulación del cuerpo, es decir aumenta la temperatura del cuerpo y eso acelera el metabolismo. Sin embargo, existen numerosos estudios que advierten que para que todos estos beneficios se contabilicen, como con cualquier ejercicio físico, la práctica debe realizarse al menos tres veces por semana.

El perrito

Una de las posiciones favoritas de los hombres, ya que como seres visuales que son tienen una panorámica de su pareja y al mismo tiempo sienten el control de la situación. En esta posición, se pueden tonificar los músculos de la espalda y de los brazos. Prueba quebrar la espalda, apoyarte sólo en un brazo y trasladar el peso del cuerpo de las rodillas hasta tu tronco. Esta posición mejora también la flexibilidad y tonicidad de caderas.

De pie

Esta postura es ideal para fortalecer los músculos de las piernas de ambos. Es una de las posturas favoritas de los hombres, ya que sienten que tienen el control, en especial cuando la mujer está contra una pared. Un agregado interesante es hacerlo cerca de algún espejo vertical, para ver los cuerpos reflejados y los músculos de las piernas contraídos.

Tonificar allá abajo

Las contracciones voluntarias de la vagina que tanto atrae a los hombres mejoran con los ejercicios llamados Kegel ayudan a fortalecer los músculos pélvicos. Se tratan de movimientos voluntarios de achicamiento o contracción del músculo pubocoxígeo que sirven para fortalecerlo y evitar la incontinencia urinaria. Por otra parte, también se ha relacionado la fuerza de los músculos pélvicos con la intensidad del orgasmo femenino.¡A ejercitar!

Ellas arriba
Crédito:Thinkstock

Ellas arriba

La posición inversa al misionero, es decir, la mujer encima del hombre les da a ellas un control del ritmo y una penetración más profunda y fricción del clítoris, pero también las ayuda a ella a mejorar la flexibilidad de caderas y la tonicidad de muslos y cintura. Si la mujer se apoya en los brazos y aliviana sus piernas los movimientos pueden ser más ágiles hacia arriba y abajo y al mismo tiempo tonificará sus bíceps y tríceps.

La postura más peligrosa

Basado en una investigación de la Universidad Estatal de Campinas y la Pontificia Universidad Católica de Campinas, cuando la mujer está sobre el hombre, es ella la que controla el movimiento y todo su peso corporal recae sobre el pene erecto, lo cual puede concentrar el impacto de la penetración, directamente en el pene y pueden ocurrir las lesiones.

El misionero

En esta posición la mujer está abajo con las piernas abiertas y el hombre se vuelca sobre ella tratando de mantener el peso del cuerpo sobre los brazos, lo cual agiliza sus movimientos de cadera y a la vez fortalece los músculos de brazos y tronco. Esta posición le da mucho control al hombre por lo que les gusta a ellos y le permite descansar un poco entre "ejercicio y ejercicio" a ellas.

Patita al hombro
Crédito:Thinkstock

Patita al hombro

La mujer acostada boca arriba con las piernas abiertas. Una de las piernas se extiende de tal forma que queda sobre el hombro del compañero, lo cual favorece la elongación. Puedes colocar una de tus manos o la de tu pareja debajo de tu glúteo y contraerlo para fortalecerlo, así como también levantar ligeramente la cabeza y contraer tus abdominales. Cuanto más alto los subas, más adentro llegará él y mejor dotado se sentirá, dicen los expertos.

Del molino o del helicóptero
Crédito:Thinkstock

Del molino o del helicóptero

Sólo para personas que aman la aventura y tienen un gran estado físico. La posición es la siguiente: el hombre se acuesta boca arriba y la mujer se sienta sobre el, con penetración del pene erecto. El miembro del hombre sirve como eje para girar el cuerpo lentamente los 360 grados, es decir dar una vuelta completa. Se requiere gran fuerza de brazos, de piernas y flexibilidad.

Comparte tu opinión