Religión y salud mental: la conexión espiritual del Papa Francisco

Crédito:Getty Image

En DC, banderas papales visten el National Mall. Desde un inmenso mural en Nueva York, una réplica del Vaticano hecha en Lego hasta la sede de las Naciones Unidas vestida de blanco y amarillo, Estados Unidos recibe la primera visita del Papa Francisco. ¿Hay relación entre espiritualidad y salud mental? ¿Cuál es el mensaje a los jóvenes?

Enfermedades que cambian el humor

Todos podemos ser líderes

“Un buen líder es buen líder si es capaz de hacer surgir entre los jóvenes otros líderes… todos tenemos la semilla del liderazgo adentro, ya sea líderes de pensamiento, de esperanza y de construcción de un mundo mejor”, dijo el Papa en una conversación reciente con jóvenes de La Habana y Nueva York vía satélite.

La fe como necesidad

La relación entre la fe y la salud mental no ha sido lineal, ya que muchas veces, si bien existe una armonía entre temas como la familia o los valores universales, en temas como la planificación familiar, la sexualidad no parecen ser tan compatibles. “La religión responde a una necesidad del ser humano y desde allí es beneficiosa de la salud mental”, explica la psiquiatra española Margarita Mendoza Burgos.

El cerebro cambia

Existen una cantidad de estudios científicos que han documentado que en personas identificadas como religiosas existe una menor tendencia a la depresión y hasta un mejor desempeño cognitivo. “Existe algo mágico que sucede mentalmente con la socialización religiosa que se traduce en la corteza del cerebro”, explica un estudio de la Universidad de Duke publicado en JAMA.

Menos depresión
Crédito:Thinkstock

Menos depresión

Investigadores ingleses y de los Países Bajos han encontrado que la participación en las organizaciones religiosas disminuye las posibilidades de depresión mientras que la participación en un partido político parece ser perjudicial para la salud mental. “La iglesia ayuda a fortalecerse en momentos de enfermedad”, explican los expertos de London School of Economics y el Centro Médico de la Universidad Erasmus.

Menos estrés

“El estrés es uno de los grandes asesinos de neuronas. Causa altos niveles de cortisol, el cual es tóxico para el hipocampo. Una de las formas de reducir el estrés es la oración religiosa”, explicó el Dr. Majid Fotuhi profesor de la Universidad de Harvard en un artículo en el que analiza el estudio mencionado previamente.

Salud y socialización
Crédito:Thinkstock

Salud y socialización

Otro elemento que ha vinculado la espiritualidad y la salud mental es el efecto beneficioso de la socialización y el participar de congregaciones religiosas. Está comprobado que estas reuniones centradas en elementos religiosos en común ayudan a paliar la soledad en la que vive mucha gente, ya que detona la producción de serotonina en el cerebro y eso produce placer.

¿Más inteligencia?

Por otra parte, el estudio realizado por Harold Koening de la Universidad de Duke también documenta el hecho de que, el repasar pasajes bíblicos y activar procesos cognitivos complejos, mejora la captación de conceptos abstractos que suele haber en la metafísica y en la teología.

Para el estrés post-traumático
Crédito:Thinkstock

Para el estrés post-traumático

Otro informe de la Fundación de Salud Mental, del Reino Unido, señaló que la religión y la espiritualidad se han relacionado con niveles más bajos de depresión y que la creencia religiosa ha sido útil en el tratamiento del estrés post-traumático. Al estudiar una serie de casos, los investigadores pudieron establecer esa conexión.

Religión y psicoanálisis

Para el psicoanálisis, la religión es un síntoma de la neurosis de masas y una forma de procesar la angustia existencial que le produce al ser humano el saberse finito, es decir, el saber que en algún momento la muerte llegará como algo inevitable. La religión, de alguna forma, intentaría dar respuesta a esas preguntas filosóficas y existenciales.

Algunas reservas
Crédito:Thinkstock

Algunas reservas

En estudios de neurociencia y su entrecruzamiento con las ciencias sociales se debe tener cierta reserva ya que algunas conclusiones pueden parecer universales y en realidad aplican para ciertos grupos sociales y culturales. Por otro lado, si bien es cierto que religión puede asociarse a salud mental, también sabemos que puede generar un fanatismo a tal punto de generar actos de violencia y discriminación.

Comparte tu opinión