Qué es el jocote y cuáles son sus beneficios

El jocote es una de las frutas más sabrosas y saludables de Centro y Suramérica. Muchas veces puede generar confusión debido a que se la conoce con varios nombres, como ciruela, cirgüela, jobo, xocote, cocota, yoyomo o Spanish Plum (en inglés). Conoce aquí cómo identificarla y aprovechar todas sus propiedades:

Foto: ISTOCK

El jocote es el fruto del Spondias purpurea, un árbol que crece desde Brasil hasta Guatemala. Al igual que sucede con sus nombres, el jocote puede encontrarse en diferentes formas: rojo, amarillo, anaranjado, morado, ovalado, rectangular, con hendiduras o completamente liso. La mayor parte del fruto está conformado por la semilla, y su pulpa se caracteriza por tener un sabor agridulce.

Foto: ISTOCK

El jocote es rico en vitaminas, como la A, B y C, minerales, como fósforo, hierro y calcio, y fibra . También posee 4 de los 9 aminoácidos esenciales (lisina, metionina, treonina y triptófano) compuestos necesarios para producir proteínas. Este conjunto de propiedades lo convierten en una gran opción contra distintas enfermedades y afecciones:

Control del peso

Gracias a su gran cantidad de fibra, el jocote incrementa la sensación de saciedad, ayudando a extender los períodos entre comidas. Además, la fibra agrega cuerpo a las heces y permite un buen funcionamiento del intestino. Esto, junto a su bajo nivel de calorías, facilita mantener el peso bajo control.

Las mejores formas de bajar de peso

Refuerza el sistema inmunitario

El jocote posee muchos compuestos antioxidantes que ayudan a prevenir los efectos degeneradores de los radicales libres, moléculas inestables que facilitan la aparición de enfermedades. Esto lo convierte en un excelente aliado para fortalecer el sistema inmunitario.

Energizante natural

La anemia es una enfermedad caracterizada por la falta de glóbulos rojos que transportan oxígeno al resto de las células, causando cansancio y fatiga. Gracias al hierro y a los carbohidratos que posee, el jocote energiza el cuerpo y ayuda a combatir esa afección. Por este motivo, también suele ser recomendado para los deportistas.

Para los dolores musculares

Los espasmos son contracciones involuntarias de los músculos que suelen ser temporales. Pueden deberse a un mal esfuerzo o a la insuficiencia de minerales o vitaminas. El jocote puede reducir estos dolores debido a que es rico en calcio y potasio. Además, sus hojas pueden triturarse, hervirse y aplicarse en forma de pasta para aliviar los dolores de cabeza.

Cómo consumir jocote

Nuevamente, la variedad se alza como una característica del jocote, ya que se puede consumir de muchas maneras. Cuando es maduro se lo suele consumir fresco, aunque también puede ser guisado con azúcar y comerse como postre. Otra opción es hervirlo en salmuera, luego secarlo, y así conseguir bocadillos de frutos secos.

Cómo consumir jocote
Foto: ISTOCK

Otra variante para aprovechar las propiedades del jocote maduro es hervirlo con azúcar para obtener jaleas, mermeladas, almíbar, jarabes, refrescos e incluso vinos. Cuando el fruto aún está verde se lo pude utilizar para preparar tartas, salsas o aderezos.

Otros usos

Desde la medicina natural se resalta el uso del jocote como antiinflamatorio, diurético, antiespasmódico (calmar los cólicos), tratar llagas en la boca o heridas en la piel y combatir la diarrea. También es común que se aprovechen sus hojas, semillas o corteza para diferentes fines, como producir pulpa de papel, actuar como pegamento o alimentar el ganado.

Remedios caseros para la diarrea

Precauciones

El jocote se considera seguro para la mayoría de las personas, aunque en algunos casos se han registrado efectos secundarios. Se aconseja que las mujeres embarazadas o en período de lactancia eviten su uso si es la primera vez que lo consumen. También se recomienda comerlo con moderación, ya que en exceso puede provocar dolor estomacal, y no utilizarlo sobre la piel, porque pueden causar erupciones.

Precauciones
Foto: GETTY IMAGES

Fuentes consultadas

Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales, Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Clínica Mayo, Departamento de Agricultura de EE. UU., Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, Instituto Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa.

Comparte tu opinión