Árnica, hasta dónde llegan sus beneficios

Foto: GETTY IMAGES

La árnica es famosa como remedio homeopático o cuando se usa como ungüento, por aliviar dolores musculares, moretones y picaduras. Incluso se la vincula con una mejor visión y una reducción de la inflamación, pero ¿qué tan cierto es ese poder? Aquí vemos que dice la ciencia y te contamos todo sobre esta hierba.

La Arnica montana es una fanerógama que pertenece a la familia de las asteráceas. El primer registro que existe de ella corresponde a anotaciones de la famosa abadesa Santa Hildegarda. Esta planta también es reconocida como el "tabaco de la montaña", debido a que, en muchas regiones de Suecia, Rusia y Francia, se la solía fumar.

Puedes aprovechar los beneficios de la árnica a partir de sus infusiones. Para ello, debes colocar alrededor de 5 gramos de la planta seca por litro de agua y dejar al fuego hasta poco antes del punto de hervor. Luego retira y deja reposar de 10 a 15 minutos. ¡Pero cuidado! No debes beberla, sino aplicarla con paños sobre la piel (evitando la exposición a heridas).

Foto: GETTY IMAGES

También puedes recurrir a las cremas o ungüento de árnica, ya que poseen una serie de compuestos, como helenalina, ácido linoleico, ácido palmítico y timol, que contribuyen a los siguientes beneficios:

Alivia el dolor

Sobre este punto hay evidencia contradictoria. Varias investigaciones sugieren que no sería capaz de prevenir o disminuir los dolores. Sin embargo, otros trabajos encontraron que el uso inmediato de árnica homeopática D30 tras realizar actividad física, podría aliviar la inflamación muscular, específicamente en las piernas, o la que se produce tras extraer una muela.

Postoperatoria

Los especialistas señalan que la árnica es más eficaz que el placebo cuando se usa para el tratamiento del dolor postraumático y postoperatorio, edema y equimosis. También puede representar una alternativa válida a los antiinflamatorios no esteroideos, al menos cuando se trata de afecciones leves.

Otras investigaciones encontraron que la árnica homeopática disminuye levemente el dolor después de una cirugía, y, combinada con un ungüento de la misma hierba, dio buenos resultados cuando se usó 72 horas antes de la operación y durante las dos semanas posteriores.

Para los moretones
Foto: GETTY IMAGES

Para los moretones

Diferentes estudios encontraron que utilizar productos a base de árnica podría reducir los hematomas en la piel en mujeres con cirugía de estiramiento facial. Si se utiliza como ungüento, podría reducir los moretones aplicándola dos veces al día durante dos semanas. Si bien este es uno de sus usos más popular y antiguo, la evidencia que lo respalda es limitada.

Contra la artrosis

El uso del gel de árnica dos veces al día, durante tres semanas, disminuiría el dolor y la rigidez, y mejoraría la función en personas con artrosis en la mano y en la rodilla. Incluso algunos trabajos señalaron que este gel sería tan bueno como el ibuprofeno para aliviar el dolor en las manos.

Retinopatía

La retinopatía es una afección de los vasos sanguíneos del ojo causada por la diabetes. Tras realizar ensayos en pacientes con esta enfermedad (tipo 1 y 2), los expertos encontraron que quiénes recibieron tres perlas de árnica homeopática durante seis meses tuvieron una mejora significativa en la visión.

Piel y cabello

Además de sus útiles propiedades antiinflamatorias, la árnica tendría propiedades antimicrobianas, ideales para eliminar afecciones de la piel, como acné, eczemas o psoriasis. Agregar extractos de esta planta al champú también se vinculó con beneficios para el cabello, específicamente en el fortalecimiento de los folículos debilitados durante la calvicie prematura.

Precauciones
Foto: ISTOCK

Precauciones

Según la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), la árnica tiene efectos curativos, pero solo se recomienda para uso externo, debido a que es significativamente tóxica si se ingiere oralmente. Puede producir irritación en la boca, garganta y estómago, vómitos, diarrea, erupciones, falta de aliento, latidos acelerados y aumento de la presión arterial.

Fuentes consultadas

Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales, Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Clínica Mayo, Departamento de Agricultura de EE. UU., Instituto Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa.

Comparte tu opinión