Los 5 trastornos mentales más raros

La mente, zona de misterios
Crédito:Stock | Foto: ISTOCK

La mente, zona de misterios

El cerebro humano es un territorio que solo se ha explorado en un 5% de su potencial. En salud mental, se sabe que una de cada 5 personas que viven en los Estados Unidos experimentan un trastorno mental de distinto grado de complejidad —desde depresión hasta esquizofrenia o psicosis—. Pero pocos viven la extraña experiencia de las siguientes cinco afecciones que HolaDoctor describe a continuación.

1. Sindrome de Stendhal
Crédito:IStock

1. Sindrome de Stendhal

Los que lo sufren sienten una ansiedad emocional y física incontrolable, y también ataque de pánico y hasta alucinaciones cuando están rodeados de arte particularmente bello e intenso, por ejemplo en un museo. Es como tener un "ataque de arte" psicosomático. Fuente: Concordia University St. Paul.

Por qué Stendhal
Crédito:Wikimedia Commons

Por qué Stendhal

Se lo denominó síndrome de Stendhal por el escritor francés, autor del famoso libro "Rojo y Negro", quien experimentó estas alucinaciones durante una visita a la basílica de Santa Croce, en Florencia, en 1817. Stendhal describió la reacción física, palpitaciones y alucinaciones que experimentó al verse rodeado de frescos y tumbas de hombres benditos. Fuente: British Journal of General Practice.

Naturaleza que enloquece
Crédito:Stock | Foto: ISTOCK

Naturaleza que enloquece

Al parecer, esta locura a causa de la belleza también puede experimentarse en contacto con paisajes naturales que parecen cuadros (como el campo de girasoles en la foto). Aunque la ciencia no lo describe como un trastorno psiquiátrico per se, lo estudia con curiosidad. En el último medio siglo, se han registrado 106 casos de síndrome de Stendhal... solo en Florencia. Fuente: artículo, Biblioteca Nacional de Medicina.

2. Trastorno de la integridad corporal
Crédito:Stock | Foto: ISTOCK

2. Trastorno de la integridad corporal

Antes conocido como apotemofilia, la persona que lo sufre siente un deseo irracional de amputar una extremidad sana de su cuerpo. Es difícil de registrar o tratar porque el paciente no busca tratamiento. Fuente: Concordia University St. Paul.

Daño cerebral
Crédito:Stock | Foto: ISTOCK

Daño cerebral

Al trastorno de integridad corporal se lo considera una afección de origen neurológico relacionada con daños en el lóbulo derecho del cerebro. La ciencia ha registrado casos en los que el paciente se daña la extremidad, de manera tal que la única solución médica sea la amputación. Fuente: Instituto Nacional de Salud Mental.

3. Sindrome de la mano alienígena
Crédito:IStock

3. Sindrome de la mano alienígena

Las personas que sufren esta afección creen que una de sus manos no les pertenece y tiene vida propia. Suena a película de terror, pero puede ser muy grave, porque los pacientes no se sienten responsables de lo que hace la mano "independiente", por ejemplo, si intenta atacar a alguien... los científicos la consideran un trastorno mental y del sistema motor. Fuente: Instituto Nacional de Salud Mental.

4. Sindrome de Capgras
Crédito:IStock

4. Sindrome de Capgras

Esta afección se ha utilizado en decenas de series y películas. La persona cree que alguien en su vida, generalmente una pareja, otro miembro de la familia o un amigo ha sido reemplazado por un "impostor".

Por qué Capgras
Crédito:IStock

Por qué Capgras

El nombre proviene del psiquiatra francés Joseph Capgras, quien estudió esta idea del doble. Este síndrome aparece muchas veces relacionado con trastornos como la epilepsia, demencia o esquizofrenia, o luego de una lesión cerebral traumática. Se lo trata con antisicóticos. Fuente: artículo en JAMA Network.

5. Sindrome de Alicia en el País de las Maravillas
Crédito:IStock

5. Sindrome de Alicia en el País de las Maravillas

También se lo conoce como Síndrome de Todd, y el paciente —en general niños entre 5 y 10 años— cree que vive en un mundo en donde la imagen corporal, el espacio y el tiempo están distorsionados. Si se mira al espejo, un niño con este síndrome puede ver a su cabeza o a sus pies al doble de su tamaño. Esto puede causar miedo extremo y ataques de pánico. Fuente: artículo Biblioteca Nacional de Medicina.

Comparte tu opinión