¿La culpa ayuda a bajar de peso?

El precio de salirse de la dieta

Los que viven a dieta ya están acostumbrados a sentir culpa cada vez que comen en exceso o que prueban algún alimento "prohibido". También se sienten así, cuando se suben a la balanza y la aguja se mueve pero para la derecha demostrando que en lugar de bajar, ¡aumentaron! El veredicto siempre es: ¡culpable!

¿Por qué nos atrae lo que engorda?
El precio de salirse de la dieta
Crédito:Thinkstock

No eres culpable de tener culpa

Según el Dr. Michael Nusbaum, Director de los Centros de Tratamiento de la Obesidad de Nueva Jersey, “la culpa conduce a aferrarse a la dieta más que a hacer trampa. También, aparece cuando uno se sale de la dieta y vuelve a los viejos malos hábitos".

Víctimas de la alimentación emocional
No eres culpable de tener culpa
Crédito:Thinkstock

Una historia que se repite

Javier Valenzuela se sentía culpable de ser obeso. Como Director de Proyectos de una Fundación que trabaja por la salud del corazón, “sentía que mi peso restaba credibilidad”, confesó el hombre que vive en Texas. Hasta que bajó 54 libras (24 kilos) con el método inglés Slimming World y recuperó la confianza. Este método se basa en que no haya privaciones para que el subconsciente no se revele contra la dieta.

Las dietas más famosas
Una historia que se repite
Crédito:Slimming World

Dieta contra la incomodidad

La vergüenza era otro de los sentimientos que invadía continuamente a Javier Valenzuela: “Era difícil formar parte del Comité de Actividad Física cuando yo parecía ser el que necesitaba ayuda”, expresó el hombre, que pudo lograr el control de las comidas con el sistema Slimming World.

Dieta contra la incomodidad
Crédito:Slimming World

¿Qué es la culpa?

La culpa es un estado afectivo en el que uno entra en conflicto luego de haber hecho algo que no debería haber hecho. O al contrario: de no haber hecho algo que se suponía que debía hacer. Según Sigmund Freud, es “el sentido inconsciente de la culpa el más poderoso de todos los obstáculos para curarse”.

Tres actitudes frente a la dieta
¿Qué es la culpa?
Crédito:Thinkstock

¡Señal de atención!

A veces, hace falta tocar fondo y darnos cuenta de lo mal que estamos para poder tomar decisiones drásticas. Así lo explica el Dr. Michael Nusbaum: “Sólo cuando reconocemos que una dieta pobre nos conduce a tener una salud pobre es que podemos recuperar el control de nuestras vidas”.

Los estadounidenses no logran bajar de peso
¡Señal de atención!
Crédito:Thinkstock

Los obesos no son los únicos culpables

Por lo general, todos sentimos en algún momento algún tipo de culpa: por trabajar mucho o poco, por compartir escaso tiempo con la familia o los amigos, y también por comer de más. Éste es el caso de algunas personas obesas, no todas, que experimentan culpa después de comer ciertos alimentos o de comer en exceso.

Los obesos no son los únicos culpables
Crédito:Thinkstock

Pero si comes en forma compulsiva…

Podrías estar experimentando sentimientos de culpa tipo patológicos que de ninguna manera pueden ser saludables, explica el experto. Es la característica de quienes tienen atracones: comen hasta más no poder debido a que se sienten culpables de…haber comido en exceso. Y asi la historia nunca termina…

4 comidas que causan adicción
Pero si comes en forma compulsiva…
Crédito:Thinkstock

No siempre la culpa ayuda

Según la Dra. Anandhi Narasimhan, psiquiatra especializada en niños y adultos del Centro Médico Cedars Sinai, algunas veces la culpa “hace que las personas se sientan abrumadas y sin esperanza”. Y esto podría hacer declinar a cualquiera ante algún platillo o postre tentador.

No siempre la culpa ayuda
Crédito:Thinkstock

¡Un poco de aliento, por favor!

Si quieres ayudar a algún ser querido a bajar de peso, nada mejor que "premiarlo" con algunas palabras de aliento: “buen trabajo" o "lo estás consiguiendo", por ejemplo. Ésta es una herramienta motivacional más positiva que la culpa, explicó la Dra. Narasimhan.

¡Un poco de aliento, por favor!
Crédito:Thinkstock

Plan para combatir la culpa

En primer lugar, para ganar esta batalla es importante que tengas una cadena de contención y soporte de tus seres queridos y también profesionales que te atienden. Luego, cuando estés decidido a dejar la culpa atrás y quieras encarar un plan para bajar de peso, simplemente define metas que puedas ir cumpliendo en forma individual. No quieras hacer todo junto.

Para bajar de peso, paso a paso
Plan para combatir la culpa
Crédito:Thinkstock

1) Evita tus pensamientos saboteadores

Si eres una persona culposa, es muy probable que te aparezcan enseguida algunas ideas como “yo me merezco esto”, “yo tengo la culpa de estar así”. Reemplaza estos pensamientos por ideas alternativas. Por ejemplo: en lugar de comer una torta, voy a comer una fruta, sugiere la Dra. Anandhi Narasimhan. Los hábitos saludables se irán asentando con el tiempo. ¡Paciencia!

10 pensamientos anti-dieta
1) Evita tus pensamientos saboteadores

2) Vuélvete un optimista

Los pensamientos positivos te hacen una persona más saludable. “Los optimistas saben que pueden hacerse cargo de su salud y conseguir resultados positivos”, explica Fabrizio Mancini, Presidente de Parker University y autor del libro “El poder de la autocuracion”.

¡Piensa positivamente!
2) Vuélvete un optimista
Crédito:Thinkstock

3) Piensa en forma concreta

El 95% de tu comportamiento y respuestas provienen de tu subconsciente. Entonces, “presta atención a tus intenciones y trata de definirlas claramente en tu mente. Cuando lo hagas, cuando empieces a pensar que lo mereces y que tu cuerpo puede perder peso, empezarás a sentirte más saludable y “curado”, asegura el Dr. Fabrizio Mancini.

3) Piensa en forma concreta

4) Transforma tus pensamientos en acciones

Es otro de los consejos que aporta el autor de “El poder de la autocuración”. “Nuestras acciones permiten que nuestros pensamientos se conviertan en hechos. Es decir que puedes tener los mejores pensamientos del mundo pero si no los conviertes en acciones, te estarás limitando para el cambio o para alcanzar tus metas”.

4) Transforma tus pensamientos en acciones
Crédito:Thinkstock

Toma papel y lápiz

Haz dos columnas: en una escribe tres deseos (como “comer más saludable”, “sentirte bien contigo mismo”, “hacer más ejercicio”) y en la otra columna anota cada una de las cosas que haces en un día. “Compara las dos listas. ¿Tus acciones concuerdan con tus deseos?”, pregunta Fabrizio Mancini.

El secreto está en ser realista
Toma papel y lápiz
Crédito:Thinkstock

5. Ten una actitud de gratitud

La vida no es siempre lo que nosotros queremos que sea. “La próxima vez que te sientas culpable, detente y evalúa las cosas buenas que tienes en tu vida”, sugiere Mancini. “Luego, agradece por lo que tienes. Haz esto todos los días y verás que de a poco se reducirán tus pensamientos negativos”.

5. Ten una actitud de gratitud
Crédito:Thinkstock
Comparte tu opinión