Juegos eróticos para romper la rutina

Crédito:Thinkstock

Los juegos eróticos “son excelentes para refrescar nuestra vida sexual y convertir tu habitación o la casa entera en un salón de juegos ya que estimulan tanto el cuerpo como la mente, ¡y no hay órgano sexual más poderoso que nuestros cerebros!”, explica la sexóloga Alessandra Rampolla en su libro Juntos y revueltos, ¿para siempre? . Aquí te ofrecemos una serie de ideas para romper la rutina y divertirte a la hora de tener un encuentro sexual.

De menos a más

Si eres una persona más bien tímida y no te animas a proponer grandes aventuras, lo que te sugieren los expertos es que vayas siempre de menos a más, es decir, empezar de a poco. "Si nunca en tu vida te disfrazaste, tal vez a tu pareja le resulte chocante que aparezcas de repente vestida como Caperucita roja”. Entonces, la clave es arrancar de a poco, ir tanteando, compartiendo fantasías... ¡Y animarse a jugar!", dice la experta.

Cita con un desconocido

¿Cómo te resultaría tener una cita a ciegas con tu propia pareja? Una idea que recomiendan es armar un "blind date" en un lugar y a una hora determinada, los dos bien vestidos y lookeados para la ocasión y fingir que no se conocen. La seducción juega aquí un papel muy importante, mírense a los ojos, acariciénse la pierna por debajo de la mesa, o cuéntale de tu ropa interior y tus planes para después.

El "streap poker"
Crédito:Thinkstock

El "streap poker"

Este juego es el gran clásico entre los juegos eróticos. Primero hay que prepara el clima: velas, música, una rica cena, vino, ropa sexy. Elijan un juego de cartas que no tiene por qué ser poker. La apuesta no es por dinero sino por prendas, cada partida el perdedor se quitará una prenda. Una vez desnudos, se puede continuar el juego, pero en lugar de pagar con prenda se paga con acciones, las que se te ocurran.

Disfraces o prendas para jugar

El uso de disfraces, prendas permite asumir diferentes roles y personajes en un espacio de juego y diversión. Ya sea con disfraces que hayan quedado dando vueltas por ahí de la noche de Halloween o con prendas sueltas, sombreros, un antifaz, o mismo ropa de hombre para ella, todo es válido cuando de juego se trata." Y chicas, ¡anímense a las pelucas! Escojan una que les quede de maravillas y vivan la fantasía de ser otra, seduciendo a su pareja.

Olfato y descubrimiento
Crédito:Thinkstock

Olfato y descubrimiento

Este es un ejercicio o juego interesante que incluye el osfalto y aumenta la temperatura de la pareja. La idea es que uno de los dos coloque gotas de algún aceite perfumado en diferentes puntos del cuerpo, pueden decir cuántos, y el otro con los ojos vendados debe descubrir esos puntos. El roce de la nariz olfateándonos suele ser muy sensual. ¡Y mucho más si se trata de rozar las zonas erógenas! Pueden poner premios o castigos.

El juego del deseo

Una serie de preguntas que permite explorar el mundo de la sexualidad, las fantasías en el seno de una pareja. La idea es que en una situación de intimidad y diversión comiencen a soltarse con preguntas íntimas sobre lo que les gusta y lo que piensan o sienten. Una advertencia, debes tener mucho cuidado en no caer en preguntas tramposas que puedan enrarecer el clima del encuentro con celos o reproches.

Una trivia "hot"

También puedes organizar una serie de preguntas y respuestas que pongan a prueba el conocimiento erótico, pero también el conocimiento sexual que tienen el uno del otro y las fantasías que desearían realizar. Las respuestas a las preguntas más científicas pueden ser buscadas en Internet entre los dos en el momento del juego. Cada uno puede escribir una lista de preguntas y el otro intentará responderlas, o entre los dos buscarán las respuestas.

Body painting y sabores
Crédito:Thinkstock

Body painting y sabores

Existen pinturas inocuas e incluso algunas saborizadas para jugar a pintar manchas o figuras en el cuerpo, dándole rienda suelta a la creatividad y al erotismo. Otra posibilidad es utilizar sustancias comestibles como crema, salsa de chocolate e incluso confites para untarse el cuerpo y luego saborearlos lentamente.

Una sorpresa

"Sin que el otro lo sepa, tené a mano un poquito de miel o salsa de chocolate. Mientras le hacés sexo oral, empezá a untarlo y a comerte la miel. ¿Por qué le va a gustar a tu pareja? Uno, porque lo vas a sorprender y, en segundo lugar, porque la salsa, la crema o lo que uses le genera nuevas sensaciones. Recomiendo la miel porque es pegajosa", explica Rampolla pero advierte sobre el peligro de que las sustancias entren en la uretra o la vagina.

Caja de mandatos

Se utiliza una caja que en tiene unos 100 papelitos con un reto o desafío cada uno. Cada papelito se va extrayendo de a uno y el que lo hizo debe cumplir el reto. Las consignas pueden ir desde un masaje en los pies, hasta preparar un rico trago, pasando por todas las opciones que se te ocurran. Una idea es escribir los papeles con los mandatos un día como un programa en sí mismos y dejarlo listo para alguna fecha especial de la pareja,

La dominadora

Muchas mujeres y hombres tienen la fantasía de hacer el papel de dominadoras o dominantes y una buena idea jugarlo dentro de ciertos parámetros y pautas de seguridad. "Para este juego necesitan unas esposas para atar las manos de su pareja a la cama y un pañuelo de seda para tapar sus ojos. Quien asuma el papel del dominador podrá jugar con el cuerpo de su pareja, ¡hasta enloquecerlo de deseo! Sólo cuando “ya no dé más” lo liberamos, recomienda.

Juegos de roles
Crédito:Thinkstock

Juegos de roles

Ya sea médico o enfermera, jefe y secretaria, paciente y terapeuta, maestra y alumno, entrenador personal y alumna, todo es válido a la hora de jugar. No necesitas grandes disfraces para jugar este juego de roles y "convencer" al otro para que tenga sexo o acceda a situaciones eróticas sin perder de vista el personaje.

Un buen masaje

El masaje puede ser algo muy sensual y una forma de calentar el ambiente ideal. Si deseas hacerlo en su versión más hot, le brindas a tu pareja un masaje con un aceite esencial en todo el cuerpo, haciendo especial hincapié en sus zonas erógenas. Puedes vendarle los ojos si lo deseas. Otra alternativa es el masaje con los pies, es decir no utilizar las manos y utilizar los pies, rodillas, pera y codos para ejercer el masaje.

Una buena novela

Hay en el mercado una serie de novelas eróticas que han tenido mucho éxito y han despertado la fantasía de muchas mujeres y hombres. Aquí te presentamos varias alternativas, o se la regalas a tu pareja y le pides que te subraye los pasajes más hot para leerlos juntos o la leen juntos desde el comienzo como una rutina compartida. La literatura erótica realmente funciona como un estimulante de fantasías.

 El juego de los sentidos
Crédito:Thinkstock

El juego de los sentidos

Un juego que exige un mínimo de preparación de antemano. En el mismo, cada uno recopila una serie de objetos alrededor de la casa y los guarda en una caja o bolsa. Comienza uno de los dos vendándole los ojos a su pareja y haciéndolo experimentar con una serie de objetos de diferentes olores, texturas, y temperaturas. Para hacerlo más competitivo, se pueden que has escogido.

Los 30 segundos

Cada uno de los miembros de la pareja dispone de 30 segundos para ofrecerle placer al otro. Lo que sucede en esos 30 segundos lo decide quién está dando placer y quien lo recibe, no tiene autorización a dar indicaciones ni a decir nada. Luego de los 30 segundos cambian el turno. Así sucesivamente continúan uno y otro hasta que no dan más. Este ejercicio es muy útil porque permite descubrir zonas o formas de placer en la pareja y en uno mismo.

La sexy-comunicación
Crédito:Thinkstock

La sexy-comunicación

El cerebro es el órgano sexual más importante, dicen los expertos y la imaginación es uno de los potenciadores sexuales más fuertes. Todo es válido siempre y cuando se de en un marco de respeto y armonía. Ya sea te disfraces de geisha, vayas de shopping por el sex-shop, compres lencería o le dejes una notita caliente al despertar, después de "jugar" denle paso a la comunicación. Tanto hombres como mujeres disfrutan de compartir las experiencias.

Comparte tu opinión