Era anoréxica y el embarazo le salvó la vida

Como un milagro
Crédito:Grosby Grouo

Como un milagro

Jess Astill fue anoréxica casi toda su vida. A pesar de las internaciones y los tratamientos que intentaba, nunca pudo vencer este trastorno. Pero un embarazo le cambió la forma de pensar y de ver las cosas: por su hija decidió que se curaría, y lo hizo. Conoce la increíble historia con final feliz.

Desde la infancia
Crédito:Grosby Group

Desde la infancia

Jess es de Devon, Inglaterra y tiene 22 años. Desde pequeña comenzó a padecer anorexia, eso la llevó a estar al borde de la muerte en varias oportunidades. Cuando tenía 17 años conoció a su gran amor y a pesar de estar muy feliz con su pareja, ella no podía curarse. Pero su vida dio un giro inesperado a los 19 años…

La gran noticia
Crédito:Grosby Group

La gran noticia

Jess fue al hospital como tantas otras veces. La anorexia la llevaba bastante seguido a consultar a los médicos por distintas complicaciones: esta vez tenía muchas naúsesas y mareos. Allí le hicieron algunos estudios y le anunciaron que estaba embarazada, pero que muy difícilmente podría dar a luz.

¿Por qué le dijeron eso?
Crédito:Gorsby Group

¿Por qué le dijeron eso?

Porque ella pesaba sólo 71 libras (32 kg) y su estado general de salud estaba muy deteriorado. Normalmente, una persona con tal grado de anorexia no logra embarazarse. Aunque le explicaron que quedaba una esperanza: que ella lograra revertir su problema a través de una dieta muy nutritiva.

Decisión de vida
Crédito:Grosby Group

Decisión de vida

La joven comenzó a pensar en el bebé, en que no podía dejar que muera dentro de ella, y dijo que nunca se perdonaría esa culpa, por eso decidió ponerse en manos de los médicos y comenzó un tratamiento altamente nutritivo con el cual fue subiendo de peso semana a semana.

Grandes cambios
Crédito:Grosby Group

Grandes cambios

El embarazo aumentaba y ella se sentía cada vez con más energía. Los alimentos, las vitaminas y la emoción por ver nacer a su hija, le dieron un sentido muy positivo a su vida. “Desde que me dí cuenta que estaba embarazada, empecé a cuidar al hijo de mi vientre con todo mi corazón” dijo a los medios.

Aumento de peso
Crédito:Thinkstock

Aumento de peso

“Mi cuerpo tuvo que hacer frente a un aumento repentino por la gran ingesta de calorías. Me sentía enferma constantemente porque mi estómago estaba siempre lleno. Pero en todo ese tiempo, me las arreglé para no vomitar” contó Jess a DailyMail.

Nació Cassandra
Crédito:Grosby Group

Nació Cassandra

Por fin, en junio de 2011, Jess y su pareja, un obrero de 32 años, vieron nacer a su hija Cassandra, quien vino al mundo con el peso de un bebé normal. Ahora, la niña ya tiene 2 años y es muy sana. La joven declaró que nunca quisiera que la pequeña tenga ese trastorno y que daría la vida porque no sufra.

Idas y vueltas
Crédito:Grosby Group

Idas y vueltas

La joven contó que cualquier problema afectivo incrementaba su problema. Varias veces logró recuperarse pero si le sucedía algo, como el divorcio de sus padres -que le provocó mucha angustia- ella caía de nuevo en su trastorno: dejaba de comer o vomitaba, sin pensar en las consecuencias.

Fue posible el milagro
Crédito:Grosby Group

Fue posible el milagro

Cassandra es una niña sana y está creciendo feliz junto a sus padres. Jess ha dejado atrás su problema de anorexia y disfruta de su nueva vida. La Asociación Nacional de Anorexia Nerviosa y Desórdenes asociados calcula que en EE.UU. 10 de cada 100 jóvenes tienen este problema, que comienza a una edad promedio de 13 años.

Verse gordos y estar delgados
Crédito:Thinkstock

Verse gordos y estar delgados

Los trastornos alimentarios afectan a hombres y mujeres. Las personas con anorexia pueden tener un miedo intenso a aumentar de peso, incluso cuando están con peso insuficiente. Es posible que hagan dietas o ejercicio en forma excesiva o que utilicen otros métodos para bajar de peso.

Una vida con trastornos
Crédito:Grosby Group

Una vida con trastornos

Cuando tenía tan sólo 9 años, Jess empezó a dejar de comer. Ahí comenzó para sus padres una gran lucha: estuvo muchas veces hospitalizada y bajo control, pero dice que se las ingeniaba para esconder los platos de comida, y había descubierto mil formas diferentes de deshacerse de lo que le daban de comer.

Peligrosas consecuencias
Crédito:Thinkstock

Peligrosas consecuencias

Los trastornos de la alimentación son enfermedades reales y tratables. Con frecuencia coexisten con la depresión, el abuso de sustancias o los trastornos de ansiedad. Las personas con anorexia son 18 veces más propensas a morir a una edad más temprana en comparación con otras personas de su misma edad.

Comparte tu opinión