Edad y depresión: disparadores más comunes

Crédito:Thinkstock

La crisis de la mediana edad puede traer episodios de depresión. A medida que pasan los años hay cosas que nos pasan, algunas del orden de lo físico y biológico pueden ser disparadores de estos sentimientos. La llegada de los 40 es para algunos una crisis y el origen de un malestar psicológico, mientras que muchos profesionales hablan de un cambio de perspectiva y una oportunidad para vivir mejor. Cuáles son los disparadores más comunes.

¡No te deprimas!

El origen del término

La idea de una crisis a mitad de la vida surgió en los años 60 para referirse a un declive creativo que atravesaban muchos artistas al llegar a esta edad. En el ámbito de la psicología se habla de un período de cuestionamientos, búsqueda y pérdida que se da en general en las mujeres de 40 años y en los hombres de 50 y suele durar unos diez años. Una toma de conciencia del paso del tiempo y de nuestra propia finitud y muerte.

¿Estoy triste o padezco de depresión?

¿El huevo o la gallina?

No es sólo una cuestión de apariencia: está comprobado que la depresión nos envejece desde el punto de vista biológico. Verse triste, cansado y deprimido definitivamente no nos dan un look de juventud y nos hace biológicamente más viejos. Un estudio holandés asegura que la depresión aceleraría el proceso de envejecimiento celular, lo cual hasta podría comprobarse en un laboratorio.

Generación Sandwich
Crédito:Thinkstock

Generación Sandwich

Hijos que demandan o que se alejan, padres que envejecen, el trabajo que quizás no es todo lo que soñaste, el espejo que no perdona, altibajos hormonales no ayudan a las personas que conforman la llamada "generación sandwich" muchas veces suele caer en una depresión. Aquí tienes los disparadores más comunes que pueden desencadenar un cuadro .

Cómo tratar la depresión sin medicamento

Baja vitamina B

Uno de los motivos por el que puedes sentirte bajo en energías y muy cansado es una baja en vitamina B. La Vitamina B se encuentra en los huevos, la leche de soja, la carne de res, la leche y sus derivados, las carnes de aves y los mariscos. La falta de esta vitamina produce cansancio, anemia, hormigueo en brazos y piernas y debilidad en general.

Suplementos para la depresión

La consulta médica

Si sospechas que puedes estar falto de vitaminas, puedes solicitarle a tu médico realizarte un chequeo general. Con los años, las personas están cada vez en más riesgo de sufrir este déficit debido a que puede ser que no dispongan de los suficientes ácidos estomacales para liberar la vitamina B12 de las comidas. Habla con tu médico sobre tu dieta y la posibilidad de tomar un suplemento vitamínico oral.

Alimentos que alejan la depresión

Falta de deseo sexual

Con los años, sobre todo los hombres, existe una baja importante en la testosterona, la hormona sexual masculina por excelencia. Una baja en la testosterona puede provocar cierta depresión, disfunción eréctil y una reducción del deseo sexual. El nivel de testosterona puede chequearse con un análisis de sangre y de ser necesario, puede implementarse una terapia de reemplazo hormonal.

Problemas de tiroides

La depresión puede ser uno de los síntomas de una tiroides con problemas de funcionamiento. Si eres una paersona mayor y sospechas que puedes tener una tiroides hipoactiva, debes ir a un endocrinólogo y realizarte un análisis de sangre y un centellograma para detectar la presencia de nódulos o un agrandamiento de la glándula. Puede tener algún componente hereditario, así que si tienes antecedentes no dejes de chequearte esta glándula.

Hipo o hiper
Crédito:Thinkstock

Hipo o hiper

Cuando la tiroides funciona más de lo necesario, es decir produce más hormona de la que el cuerpo necesita, hablamos de hipertirioidismo. Sus síntomas son taquicardia, temblores, disminución del peso corporal, entre otros. Por otra parte, cuando la tiroides no funciona adecuadamente y produce menos hormonas de las necesarias, hablamos de hipotiroidismo. Los síntomas de hipotiroidismo son fatiga, aumento de peso y constipación.

Dolores articulares

Con los años es muy común que las articulaciones empiecen a doler y a resentirse. Vivir con dolores articulares crónicos causados por una artritis reumatoidea por ejemplo, puede llevar a la depresión. Se calcula que las personas que sufren dolores crónicos tienen tres veces más chances de sufrir depresión o un trastorno de ansiedad, lo cual a su vez empeora los dolores. Existen varios ejercicios y tratamientos para estos dolores.

Menopausia
Crédito:Thinkstock

Menopausia

Los cambios hormonales afectan el estado anímico y el humor. Si tienes tendencia a la depresión, irritabilidad y cierta inestabilidad emocional, es probable que con los altibajos hormonales de esta etapa esos síntomas empeoren. Si a esto se le suma el llamado "síndrome del nido vacío", cuando los hijos crecen y se van de la casa, el sentimiento de vacío y desolación puede ser peor. Hacer ejercicio regularmente, desarrollar un hobbie ayudan.

Alcohol

Se calcula que una de cada cuatro personas mayores que toman mucho alcohol sufren de depresión. Más que socialmente y por diversión, la gente mayor suele tomar como una forma de enfrentar situaciones estresantes o atravesar un duelo. Los problemas con el alcohol muchas veces pueden confundirse con otros problemas relativos a la edad. Si sientes que ya no controlas la ingesta de alcohol y bebes a diario, es hora de pedir ayuda.

Problemas para dormir

Otro de los signos de la edad que traen problemas psicológicos y de personalidad es la falta de sueño. Con los años es muy común que aparezca el insomnio y el sueño discontinuo, los cuales pueden llevar a la depresión y trastornos de ansiedad. Revisa tu rutina de ejercicios, tus hábitos de higiene y alimentación, la ingesta de alcohol y el consumo de cigarrillos, todo esto puede afectar la calidad de tu sueño.

Depresión, ¿sabe cuáles son las señales?
La jubilación
Crédito:Thinkstock

La jubilación

Para las personas acostumbradas a trabajar y salir a la calle, el jubilarse puede ser muy desmoralizante. Ni hablar si tuviste que retirarte por problemas de salud. Factores como la inseguridad económica, la falta de proyectos, de contención social puede ser disparadores de un cuadro depresivo. Los jubilados ocupados suelen ser jubilados felices, dicen los expertos. Ocupa tu tiempo, viaja, ayuda a tu familia y los demás también.

Prevenir la depresión

Algunas medicinas

Está probado que algunos medicamentos que se utilizan para bajar la presión arterial, así como ciertos antibióticos, productos para tratar el acné y esteroides, pueden ser asociados con cambios en el estado anímico o depresión.

Un aliado: tu mascota
Crédito:Thinkstock

Un aliado: tu mascota

Ya sea como compañía, como aliado incondicional, para salir de caminatas y como soporte emocional, tener una mascota es una buena idea. Hay estudios que muestran cómo las personas que tienen mascotas sufren menos soledad y depresión y ayudan a mejorar la autoestima. Un perro por ejemplo es una excelente excusa para salir a diario a hacer ejercicio y conocer otras personas.

Otros aliados
Crédito:Thinkstock

Otros aliados

La risa relaja músculos, reduce el estrés y mejora los dolores. Mira películas divertidas y procura tomarte las cosas con sentido del humor. Quienes te rodean te lo agradecerán. El trabajo voluntario también ayuda a mejorar el estado anímico. Piensa en positivo. Si echas la vista atrás y haces balance de tu vida, intenta pensar las cosas positivas y haz un plan realista de lo que aún tienes por hacer. La juventud no lo es todo.

Comparte tu opinión