Cannabidiol, cannabinoides y THC ¿en qué se diferencian?

Si bien la marihuana es reconocida por su uso recreativo, desde hace más de 4 milenios que sus compuestos se utilizan para tratar diferentes enfermedades y afecciones. Por este motivo, es que algunos países o estados decidieron legalizarla. Aquí te contamos todo lo que debes saber sobre su uso medicinal:
Foto: ISTOCK
No es lo mismo hablar de Cannabis sativa que de marihuana. Mientras que la primera hace referencia al género biológico de la planta, la segunda abarca el conjunto de flores, tallos y hojas secas y trituradas de la misma. Esta distinción se extiende a sus principios activos o cannabinoides, responsables de los efectos medicinales o recreativos.

Cannabinoides

Los cannabinoides son sustancias químicas que activan nuestros receptores cannabinoides (partes del sistema que regula nuestro humor, apetito, memoria y dolor). Hay distintos tipos: endocannabinoides (producidos por animales o personas), sintéticos (producidos en laboratorios) y fitocannabinoides (producidos por las plantas). Actualmente se conocen cerca de 70 cannabinoides de la C. sativa L.

CDB O THC

Los fitocannabinoides de mayor concentración en la C. sativa L., son el tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD). El primero es psicoactivo, por lo que produce efectos eufóricos o disfóricos, mientras que el segundo es capaz de bloquear esa psicoactividad. Esta propiedad lo vuelve objeto de interés para su aplicación en el ámbito médico.
CDB O THC
Foto: ISTOCK
Cada variedad de planta tiene una proporción diferente de estos ingredientes activos. La marihuana cultivada con fines recreativos suele contener más THC que CDB. Sin embargo, mediante el uso de técnicas de cría selectiva se logró producir variedades de cannabis con altos niveles de CDB y prácticamente nulos de THC.
Hierbas para problemas respiratorios

Propiedades

Gracias a la investigación de los últimos años se encontró una gran variedad de propiedades del CBD, algunas con un mayor respaldo que otras. Las más destacables son: antiinflamatorias, antioxidantes, analgésicas, neuroprotectoras, anticonvulsionantes, antitumorales e inmunomoduladoras.
Debido a las propiedades anteriormente nombradas, es que el CBD se utiliza para tratar ciertas enfermedades, como epilepsia, ansiedad, Parkinson, Alzheimer, esclerosis, enfermedades inflamatorias o psicosis, y como complemento para algunos tratamientos, como la quimioterapia. Además de sus usos terapéuticos, algunos especialistas lo recomiendan como un suplemento alimentario.
Datos sobre la marihuana medicinal

Cómo consumirlo

Aunque la manera más popular y rápida de consumir el CBD es fumándolo, esta práctica puede desencadenar efectos secundarios, como un mayor riesgo de enfermedades pulmonares. Algunas alternativas incluyen: vaporizadores, donde se hierve su aceite para luego inhalar el vapor, goteros que se aplican directamente a la boca, tópicos que se frotan en los músculos o productos comestibles, como píldoras.
Cómo consumirlo
Foto: ISTOCK

Dosis

Los profesionales coinciden en que las dosis pueden variar según las reacciones de cada metabolismo, por eso antes de consumirlo es necesario consultar a un médico. Sin embargo, las recomendaciones de ingesta diaria oscilarían entre los 0,5 y 20 mg o entre 1 y 3 gotas de aceite al 5%. Su extracto también se consigue al 10%, 20%, 30% y 40%.
Dosis
Foto: ISTOCK

Posibles riesgos

Los efectos adversos por la ingesta de CBD son de rango leve a moderado, incluyendo somnolencia, cansancio, sequedad de boca, mareos y disminución del apetito. Estos problemas desaparecen al suspender el consumo del compuesto.
Adicciones y su impacto en adolescentes

Fuentes consultadas

Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales, Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Institutos Nacionales sobre el Abuso de Drogas, Natural Medicines, Instituto Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa.
Comparte tu opinión