Qué hacer para eliminar la grasa abdominal

Foto: ISTOCK

Además de ser molesta, la grasa acumulada en la zona de la cintura o vientre, popularmente llamada "rollitos" o "flotadores", aumenta el riesgo de padecer varias enfermedades. Los expertos afirman que hay dos tipos de grasa, y que una es más difícil de vencer. ¿Cuál es? ¿Qué soluciones proponen? Aquí puedes conocer eso y más:

La grasa podría ser un órgano

La investigación sugiere que las células de grasa, en especial las de la zona abdominal, son biológicamente activas. Es apropiado pensar en la grasa como un órgano o glándula endocrina, que produce hormonas y otras sustancias que pueden afectar la salud. En exceso, especialmente en el abdomen, podría interrumpir el equilibrio y funcionamiento de esas hormonas.

Vegetales para quemar más grasa

Más difícil con la edad

A medida que las personas pasan por sus años intermedios, la proporción de grasa respecto del peso corporal tiende a aumentar, especialmente entre las mujeres. Ya en la mediana edad, sobre todo, las libras extras tienden a fijarse alrededor de la sección media, es decir, en el abdomen y las caderas.

Crece la barriga, crecen los riesgos
Foto: ISTOCK

Crece la barriga, crecen los riesgos

No se pueden aceptar este cambio como parte natural del envejecimiento, puesto que a medida que crece nuestra cintura, también lo hacen los riesgos para la salud. Sin embargo, no toda la grasa es igual, los científicos informan que en la zona abdominal puede ser visceral o subcutánea, dando al cuerpo forma de "pera" o de "manzana" respectivamente.

Alimentos que te ayudarán a quemar grasa

¿Pera o manzana?

La grasa acumulada en la parte inferior del cuerpo (forma de pera) es subcutánea, mientras que la grasa en la zona abdominal (manzana) es en gran medida visceral. La grasa acumulada se ve influenciada por varios factores, incluyendo la herencia y las hormonas. Actualmente, se realizan muchas investigaciones para conocer con precisión sus consecuencias.

Peligros que implica

La grasa visceral se ha relacionado con alteraciones metabólicas y un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y diabetes tipo 2. En las mujeres, también se asocia con el cáncer de mama y frecuentemente con la necesidad de someterse a cirugía de vesícula biliar.

Por qué es tan mala la grasa visceral

Los científicos han comprendido que la grasa visceral bombea productos químicos del sistema inmune llamados citoquinas, que pueden aumentar el riesgo de enfermedad cardiovascular. Se cree que éstos y otros bioquímicos tienen efectos importantes sobre la sensibilidad de las células a la insulina, la presión sanguínea o la coagulación de la sangre.

Grasa que viaja
Foto: ISTOCK

Grasa que viaja

Una razón por la cual la grasa visceral es tan perjudicial podría ser su ubicación cerca de la vena porta, que lleva la sangre de la zona intestinal al hígado. Las sustancias que libera entran en la vena, viajan al hígado, e influyen en la producción de lípidos en la sangre. También está relacionada con un mayor nivel de colesterol "malo", bajo nivel del "bueno" y resistencia a la insulina.

Colesterol, ¿debo dejar las grasas?

¿Cómo derrotarla?

La buena noticia es que la grasa visceral se reduce fácilmente con ejercicio y dieta, con beneficios que van desde presión arterial más baja hasta niveles saludables de colesterol. La grasa subcutánea ubicada en la cintura puede ser más difícil de reducir, pero en personas de peso normal, generalmente no se considera una amenaza para la salud.

Los mejores tés para quemar grasas
Ejercicio para derrotar la grasa
Foto: ISTOCK

Ejercicio para derrotar la grasa

El punto de partida para combatir la grasa abdominal es la actividad física de moderada intensidad, al menos 30 minutos por día. El entrenamiento de fuerza (ejercicio con pesas) también puede ayudar a combatirla, mientras que el ejercicio localizado, como hacer abdominales, puede dar firmeza a los músculos abdominales, pero no elimina necesariamente la grasa visceral.

Ejercicios para perder la barriga
La dieta es clave
Foto: ISTOCK

La dieta es clave

Presta atención al tamaño de las porciones, opta por carbohidratos complejos (frutas, vegetales y granos enteros) y por proteínas magras, en lugar de carbohidratos simples como el pan blanco, pasta de grano refinado o bebidas azucaradas. Sustituir las grasas saturadas y trans por las poliinsaturadas (como las de aceites de origen vegetal) también puede ser de ayuda.

Dieta: cómo elegir las grasas buenas

Fuentes consultadas

Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Clínica Mayo, Escuela de Medicina Harvard.

Comparte tu opinión