Qué es la angina de pecho y cómo prevenirla

Muchas personas suelen describir a la angina de pecho como una enorme presión o peso que se les coloca sobre el pecho. Es un dolor poco frecuente y se lo suele confundir con otros malestares en esa zona, como, por ejemplo, la indigestión. Aquí te ayudamos a diferenciarla, contándote qué es, cuáles son sus síntomas y los distintos tipos que existen.
Foto: GETTY IMAGES
La angina de pecho, también conocida como "angor" o "angor pectoris", es un tipo de dolor de pecho provocado por una reducción del flujo sanguíneo hacia el corazón. Normalmente se la describe como una presión, compresión, pesadez o dolor en el pecho. Los expertos informan que es un síntoma de enfermedad de las arterias coronarias.
Al no recibir las células del músculo cardíaco suficiente oxígeno, se producen diferentes síntomas. Entre los más comunes se hallan el dolor o molestia en el pecho, cuello, mandíbula, hombros, brazos y espalda, náuseas, falta de aire, mayor sudoración, fatiga y mareos.
La reducción del flujo sanguíneo hacia el corazón que provoca la angina de pecho se debe, en la mayoría de los casos, a la enfermedad de las arterias coronarias. Las arterias pueden estrecharse, lo que se conoce como ateroesclerosis, debido a la acumulación de depósitos grasos llamados placas, que surgen por la presencia de colesterol "malo". La agina de pecho se puede diferenciar en distintos tipos:
Alimentos que combaten el colesterol
Foto: ISTOCK

Angina de pecho estable o en movimiento

Este tipo de agina de pecho ocurre cuando el corazón se ve forzado a trabajar más, por ejemplo, al hacer ejercicio, cargar cosas o subir escaleras. Los especialistas indican que, normalmente, se puede predecir y el dolor que genera es similar al de otras afecciones, dura poco tiempo (5 minutos como mucho) y desaparece más rápido si descansas o tomas el medicamento recetado.

Angina de pecho inestable o en reposo

Este tipo es una modificación del patrón normal de la angina de pecho, es inesperada y puede presentarse incluso cuando se está en reposo. A diferencia de la estable o de esfuerzo, puede perdurar hasta por 30 minutos y no desparece necesariamente tras descansar o consumir medicamentos. En ciertos casos, este tipo de angina puede ser un indicio de ataque cardíaco.

En mujeres

Los síntomas de la angina de pecho en mujeres pueden diferenciarse de los signos en hombres. Además del conocido dolor de pecho, las mujeres también pueden presentar dolencias en el abdomen, espalda, cuello o mandíbula, falta de aire y náuseas. Estas diferencias pueden hacer que se demore la búsqueda del tratamiento.
En mujeres
Foto: ISTOCK

Factores de riesgo

Entre los principales factores de riesgo de la angina de pecho, se encuentran la edad avanzada, antecedentes familiares, diabetes, niveles elevados de presión arterial, colesterol y triglicéridos, consumo excesivo de alcohol y tabaco, tener sobrepeso u obesidad, sufrir estrés, ser sedentario, y llevar una dieta rica en alimentos refinados o procesados y pobre en frutas, vegetales, y granos.
Las 10 peores comidas para el corazón
Ante la presencia de cualquier síntomas deberás consultar a tu médico. Para diagnosticar la agina de pecho, este puede realizar electrocardiograma, ecocardiograma, pruebas de esfuerzo, radiografía del tórax, resonancia magnética cardíaca, análisis de sangre o medir los niveles de colesterol y presión arterial. Esto le permitirá conocer tu situación y determinar el mejor tratamiento.
Foto: ISTOCK

Tratamiento

Los profesionales pueden recurrir a medicamentos como dilatadores de las arterias, bloqueadores de calcio (que disminuyen el estrechamiento arterial), o betabloqueantes (que reducen el requerimiento de oxígeno del corazón). En casos extremos, se puede optar por cirugías, como bypass o angioplastia coronaria.

Prevención

Los médicos afirman que se puede prevenir la aparición de angina de pecho. Para ello se debe dejar de fumar o disminuir la frecuencia de su consumo (en caso de hacerlo), controlar regularmente otras afecciones, como la presión arterial, colesterol, diabetes y los niveles de estrés, y consumir una dieta saludable (las más recomendadas son la mediterránea o DASH).
Consulta al médico sobre qué tipo de actividades pueden causarte agina de pecho, y cuáles son inofensivas y pueden permitirte combatir el sedentarismo. Siempre que el médico lo permita, podrás hacer ejercicios, realizando rutinas de hasta 3 veces por semana. De ser posible, actividades de intensidad moderada, como, por ejemplo, caminatas, estiramiento o yoga.

Fuentes consultadas

Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, Clínica Mayo, Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre.
Comparte tu opinión