Ana Patricia y su placenta, ¿es bueno comerla?

¿Sí o no?
Crédito:Mezcalent

¿Sí o no?

Una práctica ha comenzado a tomar auge en los últimos años y consiste en comerse la placenta para gozar sus beneficios en la salud. Se trata de la placentofagia y la conductora del programa “Despierta América” Ana Patricia es la última promotora de esta moda. ¿Qué tanto hay de cierto en ello?

Placenta = juventud

Un nacimiento como pocos

Con su pancita a punto de reventar, la presentadora de Univision Ana Patricia Gámez Montes ya está contando las horas para poder conocer a su bebé y por qué no, para comerse también la placenta con la que su retoño se desarrolló. Y es que, según se ha enterado, hacer esto le ayudará a evitar problemas como depresión postparto.

Más información, aquí
Contra la depresión
Crédito:Mezcalent

Contra la depresión

De acuerdo con declaraciones que hizo para el programa “Sal y Pimienta”, la mexicana teme a sufrir depresión posparto debido a que asegura tener “hormonas locas”. Por esta razón tomará su placenta en pastillas. Y ante esto, lo primero que viene a la cabeza es ¿qué dice la ciencia al respecto?, ¿estará de acuerdo?

Ana Patricia y beba Giulietta, muy sanas

¿Qué es la placenta?

Se trata de un órgano “pasajero” que ayuda a que el feto respire, se nutra y excrete durante la etapa de gestación. Se desarrolla a partir de las células del esperma y el óvulo que dieron origen al embrión. Dicha membrana permanece conectada al útero y se afina en grosor a medida que progresa el embarazo. (Biblioteca Nacional de Medicina).

Más información, aquí
¿Ayuda contra la “depre”?
Crédito:Shutterstock

¿Ayuda contra la “depre”?

En la red existen un sinfín de páginas que hablan acerca de los milagros que trae a la salud el simple hecho de comer placenta. Incluso, existe un recetario para deleitar al paladar con varios platillos. Sin embargo, aún no existe suficiente evidencia científica en la que se pueda confiar.

Estimularía la lactancia

El doctor Sergio Sánchez, master en Nutrición de la Universidad de Canarias, en España, señala que la placenta contiene grandes concentraciones de vitamina K, que ayudarían a prevenir el surgimiento de hemorragias postparto. Del mismo modo, aporta lactógeno placentario humano, el cual parece estimular la lactancia.

Beneficios de la lactancia

A favor del hígado

En tanto, otra investigación, pero realizada por el Instituto de Investigación del Hospital 12 de Octubre de Madrid, encontró que la placenta es una poderosa fuente de células protectoras y reparadoras que incluso pueden ayudar a regenerar el hígado.

Funciones primordiales

A nivel del embarazo, la placenta tiene un papel muy claro: mantener con vida al bebé. La Biblioteca Nacional de Medicina explica que proporciona oxígeno y nutrientes al feto y facilita la eliminación de desechos mediante el cordón umbilical. Por ello, se cree que una vez retirado del cuerpo de la mujer puede aportar otros beneficios.

Placenta previa
Otras “placentívoras”
Crédito:The Grosby Group

Otras “placentívoras”

Además de la conductora mexicana, otras famosas también se han subido al tren de la placentofagia. Tal es el caso de la socialité Kim Kardashian, quien para el nacimiento de su primogénita North West, en junio de 2013, pidió que conservaran la placenta para su consumo posterior.

Conejita come-placenta
Crédito:Grosby

Conejita come-placenta

La ex conejita de Playboy Holly Madison también habría recurrido a esta práctica para el nacimiento de su hija Rainbow Aurora en 2013. “Puede sonar asqueroso, pero estoy planeando que conviertan la placenta en pastillas para poder comerla”, comentó en alguna ocasión previo al alumbramiento de su retoño.

Anatomía de la placenta
Finalmente se animó
Crédito:Grosby

Finalmente se animó

January Jones, la actriz de la serie “Mad Men” también se comió la placenta de su hijo Xander, cuando éste nació en 2011. Según dio a conocer a la revista People, en un principio sintió duda sobre esta práctica, pero después se animó a probarla.

¿Recomendable?

A pesar de los logros y bondades que se presumen sobre la placenta, varios científicos prefieren guardar discreción y esperar a nuevas investigaciones. Asimismo, invitan a la población a conocer el otro lado de la moneda de la placentofagia, ya que puede resultar contraproducente.

Placenta relajada

Los contras

Manny Álvarez, presidente del departamento de Ginecología, Obstetricia y Ciencia Reproductiva del Centro Médico de la Universidad de Hackensack, recuerda que la placenta, en términos más clínicos es considerada como un material de “riesgo biológico”, debido a su capacidad de transmitir infecciones.

¿Cómo?

Según el especialista, en ocasiones suelen presentarse infecciones ovulares en los partos, lo que puede llevar a una infección en la placenta, que al final no es apta para el consumo. Además, señala que actualmente no existen suficientes medidas de antisepsia en las clínicas para tratar un órgano como el mencionado.

Desprendimiento de la placenta
Legal, pero dudoso
Crédito:Shutterstock

Legal, pero dudoso

Pese a las dudas de los expertos en salud, en algunos estados, como Oregon, la ley ampara a las mujeres el derecho de llevarse su placenta a su casa, bajo ciertos requisitos que deben de cumplir. Además, existen en el país más de 30 empresas que ofrecen el servicio de encapsulado de tal órgano para ser ingerido en pastillas en dosis diarias. En tu caso, ¿la consumirías?

Comparte tu opinión