Propiedades curativas del achiote

Foto: ISTOCK

Ya sea en pescados, pollos, salsas, tacos o tamales, el achiote se incorpora muy bien y agrega un sabor especial. Sin embargo, estas semillas no se usan solamente para la gastronomía, en la época precolombina ya se utilizaba para tratar todo tipo de enfermedades, y hoy, distintos estudios confirman la eficacia de muchas de estas prácticas. Aquí te las contamos.

Arbusto pintoresco
Foto: ISTOCK

Arbusto pintoresco

También conocido como annatto, el achiote es el fruto del arbusto Bixa Orellana. Esta es una planta que crece en América Central y del Sur, y se caracteriza por sus flores blancas o rosas, aunque la fruta es la parte más deseada, debido a que en sus vainas se encuentran las famosas semillas de color rojizo. Por este motivo, muchos apodan al achiote como el árbol de lápiz labial.

Características

La fuerte pigmentación de achiote lo convierte en un tinte natural que puede variar de amarillo a naranja intenso o rojo, motivo por el cual tiene muchas aplicaciones cosméticas. Además, es una celebridad entre los platillos centroamericanos, distinguiéndose por su olor floral y a nuez, y un ligero sabor picante.

Datos sobre el achiote
Usos
Foto: ISTOCK

Usos

El achiote se ha utilizado durante miles de años, los mayas y aztecas lo usaban para pintar sus cuerpos en rituales, teñir bebidas y comidas, e incluso como moneda. También servía para tratar desde enfermedades leves hasta potencialmente mortales, lo que lo convierte en un antiguo "superalimento". Aquí te contamos beneficios recientemente estudiados:

1. Propiedad antioxidante
Foto: ISTOCK

1. Propiedad antioxidante

Los antioxidantes son compuestos que ayudan a nuestro cuerpo a neutralizar moléculas potencialmente dañinas, llamadas radicales libres. El achiote contiene una amplia diversidad de estas sustancias, a saber: carotenoides, terpenoides, flavonoides y tocotrienoles. Otro de sus antioxidantes, un pigmento llamado norbixina, se vinculó con actividad antitumoral.

Alimentos ricos en antioxidantes

2. Antibacteriano

Aunque la evidencia es preliminar, muchos expertos creen que gracias a sus compuestos antioxidantes el achiote sería un eficaz antimicrobiano, capaz de eliminar diferentes antígenos y prevenir diversas enfermedades, especialmente las que son transmitidas por contaminación de alimentos.

Otro uso

Muchos investigadores creen que sus posibles propiedades antibacterianas podrían resultar útiles para combatir la gonorrea, una infección bacteriana de transmisión sexual, que, si no se trata, puede desencadenar en infertilidad. En algunos casos se recurrió a estudiar los efectos de aplicar su pasta para combatir esta condición, pero la evidencia aún es insuficiente.

3. Buena para los ojos y la piel

Los carotenoides del achiote funcionarían como protectores de la visión, específicamente previniendo las cataratas o la degeneración macular por la edad. Además, por su rico contenido de tocotrienoles, se puede utilizar para tratar problemas cutáneos. Solo basta preparar una pasta a base de sus semillas y aplicarla en las zonas afectadas para retrasar los signos del envejecimiento.

La dieta que cuida tu vista

4. Refuerza los huesos

Algunos expertos señalan los altos niveles de calcio que tiene el achiote serían capaces de aumentar la densidad ósea y mejorar la resistencia y durabilidad a medida que envejecemos. Esto también la volvería una opción para prevenir ciertas enfermedades, como la osteoporosis.

5 pasos para fortalecer tus huesos
5. Actividad protectora
Foto: ISTOCK

5. Actividad protectora

Diferentes investigaciones vincularon el consumo de achiote con una mejor salud estomacal, específicamente aliviando la acidez y los dolores. Además, al poseer bixina, funciona como una gran aliada del hígado, ya que esta sustancia lo fortalece, equilibra y ayuda a desintoxicar mejor.

Boldo, un digestivo ancestral

6. Diurético natural

Aunque no existe evidencia sólida sobre las semillas, ciertos estudios señalan que las hojas del achiote podrían estimular el funcionamiento de los riñones. El consumo diario del polvo de las semillas funcionaría como protector contra el daño renal.

Cómo comerla
Foto: ISTOCK

Cómo comerla

Sin importar el tipo de achiote que elijas, en pasta o en semillas, te será muy sencillo incorporarlo a tus platillos. Solo procura moler las semillas o disolver la pasta para luego agregarlas a pollos, pescados o salsas. Una opción atractiva es mezclarlas previamente con cítricos, como naranjas o limones.

Precauciones

Aunque no se registran efectos secundarios graves del achiote, los especialistas recomiendan que las mujeres embarazadas o lactantes lo consuman con precaución. También existe un mínimo riesgo de sufrir alergia a estas semillas, en ese caso se puede experimentar dolor de estómago, picazón, hinchazón o presión arterial baja.

Las alergias alimentarias más comunes

Fuentes consultadas

Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Departamento de Agricultura de EE. UU., Institutos Nacionales de Salud, Natural Medicines, PubMed.

Comparte tu opinión