Cómo hacer postres deliciosos que no engordan

Puede parecer difícil satisfacer nuestros antojos dulces con deliciosos postres, a la vez que intentamos mantener un peso ideal, sin acumular grasas o calorías extras. Afortunadamente, no es una tarea imposible, siempre que recurras a las opciones correctas. Conoce aquí cómo lograrlo.
Foto: ISTOCK
Una forma de reducir calorías y potenciar los nutrientes en muchos postres es usando granos integrales en lugar de harina blanca, y lácteos bajos en grasa en lugar de los tradicionales, y limitando el azúcar con edulcorantes saludables. Ten en cuenta estos consejos para implementar con las siguientes opciones:

Yogur

El yogur no solo es delicioso, también es un alimento que se destaca por la presencia de proteínas, esenciales para estimular el crecimiento celular, la construcción de masa muscular y la reparación de tejidos. Puedes preparar un postre a base de yogur sin grasa, con vainilla para saborizar y cubrirlo con salsas o trozos de tus frutas preferidas.
Razones médicas para tomar yogur

Parfait

Normalmente este postre francés puede tener un alto contenido graso y de azúcar, ya que se elabora con crema, helado y chocolates. Sin embargo, puedes reemplazar algunos de los ingredientes del parfait, como el azúcar por otro edulcorante, y la crema por yogur sin grasa. Añade bayas y frutos secos para saborizar, decorar y sumar más propiedades nutritivas a esta preparación.
Parfait
Foto: GETTY IMAGES

Sorbetes y helados frutales

Una buena forma de saciar tus antojos de postres, sin sumar calorías e incorporando muchos nutrientes esenciales, es mediante las frutas. Si ya te aburre consumirlas directamente crudas, prueba preparando sorbetes, con tus frutas favoritas, agua, clara de huevo y edulcorantes, en lo posible estevia, xilitol o eritritol. Los moldes para sorbetes se adquieren en los supermercados o tientas.
Sorbetes y helados frutales
Foto: GETTY IMAGES
Puedes preparar un delicioso helado de sandía siguiendo estos consejos: Corta una sandía en trozos pequeños (desechando la corteza) y congélalos. Ponlos en un procesador de alimentos con ½ taza de yogurt, 2 cucharadas de azúcar y una cucharada de jugo de limón. Procesa hasta que esté suave, teniendo cuidado de no dejar que se vuelva acuosa. Transfiere a un plato de vidrio o cerámica poco profundo y congela por al menos una hora. Puedes reemplazar el azúcar por stevia a gusto.
Similar a la combinación anterior, puedes añadir materia grasa, como yogur, o leche baja en grasas, a una lata de duraznos o damascos (chabacanos) al natural sin azúcar (diet) licuados. Incluso puedes agregar un poco de queso blanco para modificar su consistencia hasta encontrar la que más te guste. Coloca la preparación en moldes individuales y congelar. Decora con frutas, nueces o granola. Obtendrás un refrescante postre helado muy fácil de hacer.

Pastel de chocolate sin harina

En un procesador de alimentos, mezcla 200 g (7.5 onzas) de chocolate amargo (70% cacao), 1 cucharada de cacao en polvo sin azúcar y ½ cucharadita de bicarbonato de sodio hasta obtener una textura de arena gruesa. Agregar 10 dátiles sin hueso, 3 huevos, ¼ taza de aceite de coco y vainilla y vuelve a procesar hasta unir todo. Pon la mezcla en un molde de 8 x 8 pulgadas (20 x 20 cm) y hornea a 350 °F (180 °C) durante unos 25 minutos o hasta que un palillo salga limpio. Sírvelo frío.
Pastel de chocolate sin harina
Foto: GETTY IMAGES

Frutas calientes

Si no se te antojan los postres fríos, prueba con opciones calientes, como peras pochadas con vino tinto. Solo debes hervir el vino con las especias que más te gusten, como jengibre, canela, clavo o nuez moscada, y luego agregar y cocer las peras por 15 a 20 minutos. También puedes optar por manzanas horneadas con miel y algo de mantequilla, junto a tus especias e ingredientes favoritos.

Gelatinas

Recuerda, la gelatina en polvo saborizada puede tener un alto contenido de azúcar. Utiliza gelatina hecha en casa (a partir de hervir huesos) o compra gelatina sin sabor a la que le agregas jugo y pulpa de frutas. Ten en cuenta que algunas frutas no dejan que cuaje la gelatina. Los mangos, maracuyá, piñas, higos, kiwis, o guayabas, frescas o congeladas, contienen una enzima que rompe las estructuras proteicas de la gelatina y no permite que se solidifique.
¿Es bueno incluir gelatina en la dieta?

Reducir el azúcar

Los expertos aseguran que se pueden realizar cambios en torno al azúcar en la mayoría de los postres sin que se note la diferencia. Por ejemplo, colocando 3 cucharadas de azúcar en lugar de 4, o reemplazando partes por edulcorantes más saludables. Solo tendrás que aumentar la proporción de líquidos para equilibrar el azúcar faltante y conseguir el resultado tradicional.

Otros consejos

Otra forma de cumplir con tus antojos sin sumar grasas, azúcar y calorías en exceso es limitando el tamaño de las porciones. En lugar de preparar un postre grande, puedes hacerlo en pequeños moldes, o cuando preparares tartas y galletas, hazlas de menor tamaño. También puedes disminuir la frecuencia con que comes postres, reservándolos para momentos especiales.
No existen soluciones mágicas. Seguir los consejos anteriormente mencionados es solo una parte del trabajo para poder saciar tus antojos de postres y mantener controlado tu peso. Pero para lograrlo, también debes mantener una dieta equilibrada y sostenible, realizar ejercicio regularmente y dormir lo suficiente. Lo importante es conseguir una relación saludable con lo que comemos.

Fuentes consultadas

Academia de Nutrición y Dietética, Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales, Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, Instituto Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa.
Comparte tu opinión