Por qué debes comer peras todos los días

La peras, junto a las manzanas y los plátanos, son las frutas más consumidas en el mundo. Y si bien son reconocidas por usarse en platillos a lo largo del mundo, han sido estudiada desde la antigüedad para tratar o prevenir enfermedades y lesiones muy diversas. Aquí te contamos cuáles y cómo puedes aprovecharlas.

Foto: ISTOCK

En China, una de sus regiones de origen, se asocia a la pera con la longevidad, debido a que crecen en el peral o Pyrus, un árbol caracterizado por su fuerza y resistencia a las sequías. Las peras son reconocidas por ser más angostas a partir del tallo, ensanchándose hacia su parte inferior. Sus color puede variar entre diferentes tonalidades de amarillo, rojo y verde.

Foto: ISTOCK

Actualmente, se registran casi 4.000 especies de perales, aunque solo 30 ofrecen frutos carnosos. Entre ellas, podemos encontrar las peras Beurré d'Anjou, Red Bartlett, Beurré Bosc, Clapp's Favorite, Red Clapp's o Doyenne du Comice. Sin embargo, las que se producen en mayor cantidad son las de tipo Bartlett.

Puedes comer las peras crudas, en ensaladas, tartas o postres. También la puedes conseguir en dulces y mermeladas, compotas (peras al vino) e incluso en bebidas, como jugos, refrescos o sidra, también llamada perada. Los nutricionistas aconsejan comer una pera por día, pero si lo deseas puedes extender su consumo hasta tres.

Beneficios saludables

Debido a que es la fruta menos alergénica y más fácil de digerir, diferentes investigaciones se concentraron en estudiar sus propiedades y sus usos en la medicina. La evidencia disponible señala que las vitaminas y minerales que ofrece la pera la vuelve una excelente opción para equilibrar nuestra dieta y obtener distintos beneficios:

Contra la diabetes

En más de una ocasión se asoció el consumo de una sustancia llamada antocianina con un menor riesgo de diabetes tipo 2. Este compuesto puede hallarse en las peras rojas. Además, la fibra de esta fruta ralentiza la digestión, lo que ayuda al cuerpo a absorber mejor los nutrientes y regular los niveles de azúcar en sangre.

Contra la diabetes
Foto: ISTOCK

Ayuda al corazón

Gracias a su alto contenido de fibra, potasio y antioxidantes, como la quercetina, las peras ayudan a combatir diferentes factores de riesgo de los problemas cardiovasculares, como presión arterial, niveles de colesterol, inflamación y rigidez del tejido cardíaco. Además, el consumo de frutas con pulpa blanca se asocia a un menor riesgo de ACV.

Para bajar de peso

Generalmente las frutas tienen la imagen de alimento saludable por excelencia, sin embargo, algunas de ellas son altas en calorías. Este no es el caso de las peras, que solo contienen 100 calorías por unidad, es decir, el 5% del consumo diario recomendado. Además, su gran cantidad de fibra aumenta la sensación de saciedad.

Las mejores formas de bajar de peso

Desintoxicantes

Las peras están conformadas en un 80% por agua, la cual resulta útil para hidratarnos y ayudar a los riñones a eliminar las toxinas del cuerpo. Además de esta acción diurética, su rico contenido de fibra otorga consistencia a las heces y facilita su transporte por los intestinos, previniendo los problemas gastrointestinales.

Anticancerígenas

Distintas investigaciones encontraron que las peras pueden ofrecer propiedades anticancerígenas gracias a su contenido de vitamina A y C, y compuestos flavonoides como el betacaroteno, zeaxantina y luteína. Estos son esenciales para mejorar las defensas y combatir el daños que los radicales libres, moléculas inestables, causan en las células sanas.

Anticancerígenas
Foto: ISTOCK

Fortalecen las defensas

Por su rico contenido de antioxidantes y vitamina C, el consumo de pera se alza como una atractiva opción para estimular la producción de glóbulos blancos. Esto favorece el funcionamiento del sistema inmunitario, y aumenta las defensas contra distintas afecciones, como el resfriado común o la gripe.

Infusiones para aumentar las defensas

Antiinflamatorias

Varias revisiones hallaron que gracias a la presencia de minerales, como el cobre, y vitaminas, como la C y K, las peras poseen propiedades antiinflamatorias. Si bien la inflamación es una respuesta inmune normal, puede convertirse en un peligro cuando se vuelve crónica, aumentando el riesgo de enfermedades cardíacas y diabetes.

Precauciones

Los expertos siempre recomiendan incorporar una dieta variada en contraposición a una concentrada en alimentos individuales, incluso si estos son saludables. En el caso de las peras, el consumo excesivo se asoció al aumento de gases, dolor abdominal, hinchazón y diarrea. Los nutricionistas creen que esto se debe a su rico contenido de fructosa.

Fuentes consultadas

American Botanical Council, Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales, Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Departamento de Agricultura de EE. UU., Instituto Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa.

Comparte tu opinión