5 consejos para cuidar tus oídos

Foto: ISTOCK

La pérdida de audición es la tercera condición de salud crónica más común en Estados Unidos, cerca de 40 millones de adultos la padecen como consecuencia de la exposición al ruido. Incluso, muchas personas que creen que escuchan perfectamente tienen daño auditivo, condición que es irreversible. Por eso, aquí te contamos que puedes hacer por la salud de tus oídos.

Cómo oímos

El oído tiene tres partes: el externo, por donde ingresan las ondas sonoras, el medio, donde estas ondas hacen vibrar el tímpano y viajan por los osículos hasta el interno, órgano que trasmite los impulsos nerviosos al cerebro. Las enfermedades en el oído pueden causar problemas de equilibrio o de audición y sordera.

Vinculan depresión y sordera

Principales responsables

Muchos factores pueden causar enfermedades en el oído: infecciones, son más comunes en bebés o niños, o ruidos fuertes o medicamentos, que se caracterizan por producir un leve y constante zumbido, el ejemplo más claro es el tinnitus. También puede ser por problemas con líquido en el oído medio, como lo que ocurre en la Enfermedad de Ménière, o por la presión del agua o aire.

¿Qué es la misofonía?
Precauciones
Foto: ISTOCK

Precauciones

No solamente el ruido del trabajo es el responsable de la contaminación sonora a la que nos exponemos a diario. Muchos expertos coinciden que incluso los sonidos de las actividades cotidianas también pueden dañar la audición, y una vez que se pierde es imposible recuperarla. Para mantener tus oídos a salvo ten en cuenta las siguientes recomendaciones:

Sonidos que ayudan a tu salud

1. Controla el volumen

Así no tengas un dispositivo que mida el nivel del sonido, es fácil saber si el ruido a tu alrededor es excesivo. Si tú o quienes están a tu lado necesitan gritar para ser escuchados o no pueden entenderse incluso estando cerca, el sonido es demasiado alto y puede dañar tus oídos a corto y largo plazo.

Cómo solucionarlo
Foto: ISTOCK

Cómo solucionarlo

Para este tipo de situaciones la solución es bastante sencilla: baja el volumen. Si miras televisión o usas dispositivos móviles, ponlos en un nivel cómodo, lo suficientemente alto como para que no tengas que esforzarte para escuchar, pero tampoco tanto, al punto que cuando salgas de la habitación se escuche desde otra parte de tu casa.

2. Aléjate del ruido fuerte

En medida de lo posible, toma distancia del ruido, ya sea en tu hogar, el trabajo o lugares públicos. Las actividades cotidianas, como usar herramientas eléctricas, cortar el césped o asistir al gimnasios donde la música está muy fuerte pueden afectar seriamente tu capacidad auditiva. Esta precaución se extiende a los más pequeños, mantenlos alejados de la música o equipos ruidosos.

¿Cómo sé si mi bebé escucha bien?

3. Toma descansos del ruido

Evita las actividades y los lugares demasiado ruidosos. Si es necesario que permanezcas en estos ambientes o si debes realizar algún trabajo que implique ruidos fuertes, los especialistas aconsejan hacer pausas periódicas para darle un "respiro" a tus oídos.

4. Usa protección

Alrededor del 70% de las personas expuestas a ruidos fuertes nunca o rara vez usan protección auditiva. Sea en casa o en espacios públicos, si no puedes seguir los consejos anteriores y evitar los sonidos fuertes, recurre a dispositivos de protección. Puedes optar por tapones y orejeras, y recuerda tenerlos siempre a la mano.

Peligro del entorno
Foto: ISTOCK

Peligro del entorno

Si sueles asistir a conciertos, construcciones, aeropuertos, estaciones de tren, carreras de autos, actividades de caza o tiro, o incluso si cortas el césped regularmente deberás proteger tus oídos. Los profesionales recomiendan que quienes suelen estar expuestos a estos entornos pidan asesoría a su audiólogo sobre tapones personalizados.

5. Hazte una prueba

La mayoría de los adultos nunca hicieron una prueba de audición. Por eso, en tu próximo examen físico anual, puedes pedirle a tu médico que la incluya como parte de tu chequeo de rutina. Esta le da a tu audiólogo una línea de base que puede comparar con resultados futuros para monitorear la progresión de la pérdida auditiva. Y a ti te permitirá saber cómo está la salud de tus oídos.

Fuentes consultadas

Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Clínica Mayo, Instituto Nacional de la Sordera y otros Trastornos de la Comunicación.

Comparte tu opinión