10 tips para niños caprichosos con la comida

No me gusta, no quiero

No me gusta, no quiero

“Mi hijo no come frutas, no le gustan los colores”, asegura casi orgullosamente la madre de Kevin S., un niño que aún no cumplió los 5 años pero ya tomó las riendas de su menú diario. A su vecino le pasa algo parecido: sólo come hamburguesas.

31 tips para comer cada día mejor
Es tiempo de actuar

Es tiempo de actuar

Entre los 2 y los 5 años, los niños se vuelven un poco caprichosos con respecto a la comida. Para poder cambiar de hábitos y desarrollarse sanamente será fundamental que de a poco coman más y más vegetales y frutas, indica el Departamento de Agricultura de los EE.UU.

1. Haz que elijan la fruta y verdura

1. Haz que elijan la fruta y verdura

Es uno de los primeros consejos del Departamento de Agricultura. Al involucrar a los niños en la compra, demostrarán más interés y se sentirán que ellos “participaron” de algún modo de la comida que luego prepararás. De hecho, ¡involúcralos también en el lavado de la fruta, para que se acostumbren a hacerlo siempre.

Prueba con un plato más pequeño
2. Déjalos que te ayuden

2. Déjalos que te ayuden

Primero los invitaste a hacer las compras, luego les pediste ayuda para lavar la fruta y la verdura. Ahora, es el turno de invitarlos a preparar la comida. Al cocinar, posiblemente los niños se animen a probar lo que están haciendo y de esa manera vencerás la temida frase “no quiero probarlo”.

Los niños obesos no distinguen sabores
¿Es normal que sean caprichosos?

¿Es normal que sean caprichosos?

Para tranquilidad de la mayoría de los padres, ¡sí, es normal! Así lo explica la experta en nutrición, Ximena Jimenez, vocera de la Academia de Nutrición y Dietética: “especialmente los niños de edad pre-escolar son con frecuencia caprichosos y ´delicados´a la hora de comer. Son ´neofóbicos´, no quieren comer ninguna fruta ni vegetal nuevo”.

3. Ofréceles varias opciones

3. Ofréceles varias opciones

Los niños se sienten más a gusto comiendo frutas y vegetales cuando pueden elegir, en la mesa, dentro de varias opciones. Así lo demostró un estudio realizado por la Universidad estatal de Pennsylvania. En el 94% de los casos los niños elegieron snacks saludables, mientras que cuando hay variedad lo hizo el 70%. Eso sí: ellos prefieren frutas antes que verduras.

¿Serán adultos poco sanos?

¿Serán adultos poco sanos?

“La mejor forma de que un niño crezca en forma saludable es brindarle una variedad de alimentos sanos. Así, de adulto, elegirán mejor los alimentos. Si a los niños se les ofrece comidas con mucho contenido de azúcar, grasa o sal, es probable que de adulto sigan comiendo del mismo modo”, relata la nutricionista Ximena Jimenez.

4. Que la cena sea un encuentro familiar

4. Que la cena sea un encuentro familiar

Un estudio británico, publicado en el Revista de Epidemiología y Salud de la Comunidad, encontró que los niños que cenan con sus familias son más propensos a cumplir con la ingesta diaria recomendada por la Organización Mundial de la Salud de cinco porciones de frutas y verduras al día.

En familia se come más saludable
¿Quieres brócoli, coliflor o zanahoria?

¿Quieres brócoli, coliflor o zanahoria?

Hacerle una pregunta así a nuestros hijos, según los expertos, es más recomendable que preguntar “¿te sirvo brócoli?” Si además las opciones ofrecen una variedad de colores, mucho mejor.

5. Evita las discusiones en la mesa

5. Evita las discusiones en la mesa

La cena es el mejor momento para compartir un rato en familia, pero si los adultos se acostumbran a discutir temas de la economía hogareña u otros temas, los niños terminarán detestando la cena. En vez de discutir, aprovecha este momento para preguntarles a los niños cómo les ha ido en la escuela y qué actividades han hecho. ¡Te lo agradecerán!

Gaseosas, culpables de obesidad infantil
Pedir ayuda al doctor

Pedir ayuda al doctor

Así como los caprichos con la comida son algo frecuente, si el niño tiene sobrepeso, obeso o si se detuvo en su crecimiento, conviene consultar al pediatra o a un nutricionista. “También se sugiere consultarlo en caso de que esté muy cansado o no se pueda concentrar, ya que podría ser síntoma de una dieta pobre o baja hemoglobina”.

6. No hagas comidas “especiales”

6. No hagas comidas “especiales”

Si tu hijo se acostumbra a que tú le prepares algo especial para él porque “no come” lo mismo que el resto de la familia, te será casi imposible que modifique sus hábitos. Y si se niega a comer, no le pasará nada si se queda sin comer una noche. ¡Al otro día se levantará con tanto apetito comerá lo que le sirvas!

7. Respeta su apetito

7. Respeta su apetito

Si tu niño te dice que no tiene ganas de comer, no lo obligues, aconseja la Clínica Mayo. Podrías provocarle una seria aversión por la comida. Mejor, sírvele porciones pequeñas así si se queda con hambre pide más.

8. Sigue una rutina…siempre

8. Sigue una rutina…siempre

Es muy importante que te acostumbres y acostumbres a tu familia a comer siempre a la misma hora. Así, si saben que a tal hora se come, no comerán nada un rato antes. Y si tuvieran hambre ofréceles jugo natural o leche, esto los alimentará y a la vez saciará.

9. Ten paciencia

9. Ten paciencia

Los expertos de la Clínica Mayo explican que los niños necesitan probar un alimento varias veces hasta incorporarlo. Incluso muchas veces, necesitan tocarlo y comer pequeños bocados.Tip: incluye un alimento nuevo junto a la comida preferida de tu hijo.

10. Haz de la comida algo divertido

10. Haz de la comida algo divertido

Cómprate moldes con formas infantiles y corta las verduras o las frutas con formas divertidas. Lo mismo con los postres: puedes preparar gelatina o postres con leche en moldes que puedan desmoldarse. Pronto tu hijo estará comiendo en forma saludable y los caprichos serán un simple recuerdo.

Comparte tu opinión