10 cosas que hay que saber al ir a una piscina pública

Foto: SHUTTERSTOCK

Cada año, miles de piletas públicas, hidromasajes y espacios de juegos de agua son clausurados, según un reporte publicado por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedad (CDC). Pero, ¿qué es lo que hay que tener en cuenta al ir a una pileta pública?

Lee el comunicado de los CDC (inglés)

El 80% de las piscinas viola alguna norma

El relevamiento, realizado por los CDC, encontró que de las 84,287 piletas, hidromasajes y juegos de agua que se revisaron para este estudio, el 80% violaban al menos una regla del código. La violación más común es el uso inapropiado de pH (15%), equipos de seguridad (13%) y concentración del desinfectante (12%).

Alertan sobre parásitos en piscinas
1. Asegúrate que tenga una inspección
Foto: GETTY IMAGES

1. Asegúrate que tenga una inspección

Los resultados pueden encontrarse en línea o en el mismo lugar. Ir a una piscina que cumple con los códigos de seguridad te permitirá evitar lesiones y contaminaciones, y nadar más tranquilo. De esta forma, evitarás que tú y tu familia pueden nadar tranquilos y no se contagien alguna infección.

Los quimicos y la piscina

¿Qué son las enfermedades de agua recreativa (RWIs, su sigla en inglés)?

Son causadas por gérmenes y químicos que se encuentran en el agua de las piscinas. Se diseminan al tragarlas, respirar el vapor o por el simple contacto con el agua de la piscina, jacuzzi, juegos de agua, lagos, ríos, fuentes y el oceáno.

2. El cloro no mata todos los gérmenes

Según explican los CDC, el cloro no los mata en forma instantánea. De hecho, hay gérmenes que son tolerantes al cloro. Una vez que los gérmenes están en la piscina, podría tomar desde minutos hasta días para que el cloro los elimine. Por eso, con sólo beber un poco de agua de la piscina, uno podría enfermarse, en caso de haber un gérmen en el agua.

Padres, guardianes en la piscina
¿Cuáles son las infecciones más comunes?
Foto: SHUTTERSTOCK

¿Cuáles son las infecciones más comunes?

Por lo general causan infecciones gastrointestinales, en la piel, respiratorias, en los ojos, neurológicas e infecciones en las heridas existentes. La más común es la diarrea, provocada por los gérmenes Cryptosporidium o “Crypto” (que puede permanecer en el agua varios días), Giarda, Shigella, norovirus y E. coli/0157:H7. Del 2004 al 2008, los casos de infecciones con Crypto aumentaron un 200% .

3. Usar un test propio para determinar si el pH y la concentración del color o bromo es la correcta.

La recomendación de los CDC es: al menos 1 ppm de concentración libre de cloro en piletas y de 3 ppm en hidromasajes o spas. En cuanto al bromo: al menos 3 ppm en piletas y 4 ppm en jacuzzis y spas. pH: de 7.2 a 7.8. ¿Dónde comprar? En supermercados o negocios que venden artículos para la pileta.

Riesgo de ahogamiento en piscinas
¿Cómo se diseminan los gérmenes?
Foto: SHUTTERSTOCK

¿Cómo se diseminan los gérmenes?

La infección ocurre al beber agua de la piscina que está contaminada con heces que contenían gérmenes. En promedio, una persona tiene 0.14 gramos de heces en su ano. Si a esto se le suma que cuando una persona está enferma y con diarrea, su materia fecal puede contener millones de gérmenes, se entiende como una sola persona podría contaminar una piscina grande o incluso un parque de agua.

4. Asegúrate de que se vea la rejilla del fondo

El agua limpia permite a los guardavidas y a otros nadadores mirar si hay alguien debajo del agua que esté necesitando ayuda. Cada día, mueren alrededor de 10 personas ahogadas por caerse en el agua. Dos de cada 10 personas son niños de 14 años o menos. Es la quinta causa de muerte por accidentes involuntarios en los Estados Unidos.

5. Controla que la rejilla esté en buen estado y sea segura
Foto: SHUTTERSTOCK

5. Controla que la rejilla esté en buen estado y sea segura

Los nadadores podrían quedar atrapados en una rejilla que esté rota o en mal estado. Aunque a partir de 1991 las piscinas tienen más de un drenaje, por el riesgo de succión en niños pequeños especialmente, si uno va a una piscina más antigua, no se debe permitir jamás a los niños sentarse sobre las rejillas.

6. Confirma si hay guardavidas o no

Si no hay ninguno, fíjate si hay equipos de seguridad para un posible rescate, como un salvavidas con una cuerda o un filtro. Si hay un guardavidas, es importante que esté siempre atento a la piscina y que no se distraiga. Importante: si la piscina no tiene guardavidas, debería haber un cartel que lo anuncie.

7. No deberías ir a una piscina si...
Foto: SHUTTERSTOCK

7. No deberías ir a una piscina si...

Si has estado con diarrea, tienes una herida que todavía no se cicatrizó (de una cirugía o un piercing, por ejemplo), no te metas en la piscina. Hay bandas elásticas especiales a prueba de agua para proteger heridas.

8. Dúchate antes de entrar al agua
Foto: SHUTTERSTOCK

8. Dúchate antes de entrar al agua

Una ducha de un solo minuto puede remover la mayoría de la suciedad de cualquier persona. Si te da un poco de frío hacerlo, piensa que a ti no te gustaría que otros vayan a la piscina sucios.

9. Enséñales a tus niños a no orinar en la piscina

Enséñales a tus hijos a ir al baño siempre antes de llegar a la piscina. Y de ser necesario cuando ya están mojados, siempre podrán salir e ir al baño. Además, explícales que no deben tragar el agua, ya que no es agua para beber.

10. Cada hora, ¡afuera de la piscina!
Foto: SHUTTERSTOCK

10. Cada hora, ¡afuera de la piscina!

Acostumbra a tus hijos a salir cada hora para ir al baño, controlar los pañales –en el caso de los más pequeños-, volver a aplicar el protector solar, tomar suficiente agua y secarles las orejas con una toalla.

Por último, lo más importante
Foto: SHUTTERSTOCK

Por último, lo más importante

Además de todos estos consejos, recuerda lo esencial: jamás descuides a tus niños, ni por un minuto, cuando están en una piscina. Si necesitas ir a comprar algo o al baño, déjalos al cuidado de otro adulto y si no hay ninguno, sácalos de la piscina y haz que vayan contigo.

Comparte tu opinión