Sobredosis de pentobarbital

Definición

El pentobarbital es un sedante. Esto es un medicamento que induce el sueño. La sobredosis con pentobarbital ocurre cuando una persona accidental o intencionalmente toma una cantidad excesiva de este medicamento.

Este artículo es solamente informativo. NO lo use para tratar ni manejar una sobredosis real. Si usted o alguien con quien usted se encuentra sufre una sobredosis, llame al número local de emergencia (911 en los Estados Unidos), o puede comunicarse con el centro de toxicología local directamente llamando al número nacional gratuito Poison Help (1-800-222-1222) desde cualquier parte de los Estados Unidos.

Nombres alternativos

Sobredosis de Nembutal; Sobredosis de Pentosol; Sobredosis de Sopental; Sobredosis de Repocal; Sobredosis de barbitúricos - pentobarbital

Elemento tóxico

Pentobarbital

Dónde se encuentra

Pentobarbital es el nombre genérico para los siguientes medicamentos:

  • Nembutal
  • Pentosol
  • Repocal
  • Sopental

Síntomas

Los síntomas de una sobredosis de pentobarbital pueden incluir:

  • Confusión, agitación
  • Disminución de la energía, somnolencia
  • Respiración que es dificultosa, lenta o incluso se detiene
  • Dolor de cabeza
  • Sarpullido, ampollas grandes
  • Dificultad en el habla
  • Marcha inestable
  • Coma

Tratamiento en el hogar

Busque asistencia médica inmediata y NO provoque el vómito en la persona, a menos que así lo indique el Centro de Toxicología o un profesional de la salud.

Antes de llamar a emergencias

Obtenga la siguiente información:

  • Edad, peso y estado de la persona
  • Nombre del producto (así como sus ingredientes y concentración, si se conocen)
  • Hora en que fue ingerido
  • Cantidad ingerida
  • Si el medicamento se le recetó a la persona

Sin embargo, NO espere para buscar ayuda si esta información no está disponible de inmediato.

Centro de Toxicología

Se puede comunicar directamente con el centro de control de toxicología local llamando al número nacional gratuito Poison Help (1-800-222-1222) desde cualquier parte de los Estados Unidos. Esta línea gratuita le permitirá hablar con expertos en intoxicaciones. Ellos le darán instrucciones adicionales.

Este es un servicio gratuito y confidencial. Todos los centros de control de toxicología local en los Estados Unidos usan este número nacional. Usted debe llamar si tiene inquietudes acerca de las intoxicaciones o la manera de prevenirlas. NO es necesario que se trate de una emergencia. Puede llamar por cualquier razón, las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Lleve el envase de las píldoras al hospital, si es posible. 

Lo que se puede esperar en la sala de emergencias

El proveedor de atención médica medirá y vigilará los signos vitales de la persona, incluyendo la temperatura, el pulso, la frecuencia respiratoria y la presión arterial. Los síntomas se tratarán como resulte apropiado. La persona puede recibir:

  • Carbón activado
  • Soporte para las vías respiratorias, incluyendo oxígeno, una sonda a través de la boca (intubación) y respirador artificial (ventilador)
  • Exámenes de sangre y orina
  • Radiografía del tórax
  • ECG (electrocardiograma o rastreo cardíaco)
  • Líquidos por vía intravenosa (IV)
  • Laxante
  • Medicamentos para tratar los síntomas

Las personas que tengan síntomas persistentes después del tratamiento inicial pueden necesitar ser hospitalizadas para recibir atención adicional.

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico de la persona depende de la cantidad de fármaco ingerido y de la prontitud con que se recibió el tratamiento. Con el tratamiento apropiado, las personas se pueden recuperar en 1 a 5 días. Si la persona estuvo en coma o en shock prolongado (causando daño a muchos órganos internos), es posible que se presente un resultado más grave.

Referencias

Aronson JK. Barbiturates. In: Aronson JK, ed. Meyler's Side Effects of Drugs. 16th ed. Waltham, MA: Elsevier; 2016:819-826.

Gussow L, Carlson A. Sedative hypnotics. In: Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 159.

Comparte tu opinión