Intoxicación con lustrador de muebles

Definición

La intoxicación con lustrador para muebles se presenta cuando alguien ingiere o inhala lustrador líquido para muebles. Algunos de estos lustradores también se pueden rociar en los ojos.

Este artículo es únicamente para información. NO lo use para tratar o manejar una exposición real a tóxicos. Si usted o alguien con quien usted se encuentra experimenta una exposición, llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos) o puede comunicarse directamente al centro de toxicología local llamando a la línea gratuita Poison Help (1-800-222-1222) desde cualquier parte de los Estados Unidos.

Elemento tóxico

Los ingredientes tóxicos incluyen hidrocarburos (ceras, aceites, disolventes orgánicos).

Dónde se encuentra

Este ingrediente se encuentra en diversos lustradores líquidos para muebles.

Síntomas

Una intoxicación con lustrador de muebles puede causar síntomas en muchas partes del cuerpo. Los síntomas dependen de cómo ocurrió la intoxicación y de la cantidad de tóxico involucrado.

La ingestión de tal tóxico puede causar:

  • Agitación
  • Confusión
  • Coma (disminución del nivel de conciencia y falta de reacción)
  • Mareo
  • Dificultad respiratoria
  • Presión arterial baja que se presenta rápidamente
  • Dolor intenso en la garganta, la zona de la boca, la nariz, los ojos o las orejas
  • Dolor de estómago intenso
  • Hinchazón de la garganta
  • Vómitos, posiblemente con sangre
  • Sangre en las heces

Si el tóxico entra en contacto con la piel o los ojos, se puede presentar:

  • Irritación y quemaduras de la piel
  • Pérdida de la visión

Si el tóxico se respira (inhala o aspira), puede suceder lo siguiente:

  • Visión borrosa
  • Problemas respiratorios -- dificultad para respirar o ya no respira
  • Colapso pulmonar (neumotórax)
  • Coma (falta de la capacidad de respuesta)
  • Confusión
  • Problemas de coordinación
  • Mareo
  • Fiebre
  • Líquido alrededor del pulmón
  • Dolor de cabeza
  • Inflamación de los pulmones
  • Infección en los pulmones (neumonía secundaria)
  • Presión arterial baja o shock
  • Sangrado pulmonar
  • Convulsiones
  • Somnolencia
  • Estupor (disminución del nivel de conciencia, letargo, confusión)

Cuidados en el hogar

Busque ayuda médica de inmediato. No le provoque el vómito a la persona, a menos que así lo indique el centro de toxicología o un profesional de la salud.

Si el químico entró en contacto con la piel o los ojos, enjuague con abundante agua durante al menos 15 minutos.

Si la persona ingirió el químico, suminístrele agua o leche inmediatamente, a menos que el proveedor de atención médica haya dado otras instrucciones. No le dé leche ni agua si la persona presenta síntomas que dificulten la deglución tales como vómitos, convulsiones o disminución de la lucidez mental.

Si la persona inhaló el tóxico, trasládela inmediatamente a tomar aire fresco.

Antes de llamar a emergencias

Obtenga la siguiente información:

  • Edad, peso y estado de la persona
  • Nombre del producto (con sus ingredientes y concentración si se conocen)
  • Hora en que fue ingerido
  • Cantidad ingerida

Centro de Toxicología

Se puede comunicar directamente con el centro de control de toxicología local llamando al número nacional gratuito Poison Help (1-800-222-1222) desde cualquier parte de los Estados Unidos. Esta línea nacional le permitirá hablar con expertos en intoxicaciones. Ellos le darán instrucciones adicionales.

Se trata de un servicio gratuito y confidencial. Todos los centros de control de toxicología locales en los Estados Unidos utilizan este número. Usted debe llamar si tiene cualquier inquietud acerca de las intoxicaciones o la manera de prevenirlas. No tiene que ser necesariamente una emergencia. Puede llamar por cualquier razón, las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Lo que se puede esperar en la sala de emergencias

El proveedor medirá y vigilará los signos vitales de la persona, incluso la temperatura, el pulso, la frecuencia respiratoria y la presión arterial. Los síntomas se tratarán en la forma apropiada. La persona puede recibir:

  • Exámenes de sangre y orina
  • Soporte respiratorio, que incluye oxígeno el cual se administra a través de una sonda a través de la boca hasta los pulmones, conectada a un respirador (ventilador)
  • Broncoscopia -- colocación de una cámara a través de la garganta para buscar quemaduras en las vías respiratorias y en los pulmones (si el tóxico fue aspirado)
  • Radiografía de tórax
  • ECG (rastreo cardíaco)
  • Endoscopia -- colocación de una cámara a través de la garganta para buscar quemaduras en el esófago y el estómago
  • Líquidos a través de la vena (vía IV)
  • Medicamentos para neutralizar los efectos del tóxico y tratar los síntomas
  • Extirpación quirúrgica de la piel quemada (desbridamiento cutáneo)
  • Sonda a través de la boca hasta el estómago para vaciarlo (aspirarlo). Esto se hace solamente cuando la persona recibe atención médica dentro de los primeros 30 a 40 minutos del envenenamiento, y ha ingerido una gran cantidad de la sustancia. 
  • Lavado de la piel (irrigación) -- quizá con intervalos de pocas horas durante varios días

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico de la persona depende de la cantidad de tóxico ingerido y de la prontitud con que se reciba el tratamiento. Cuanto más rápido el paciente reciba ayuda médica, mayor será la probabilidad de recuperación.

La ingestión de tales tóxicos puede tener efectos graves en muchas partes del cuerpo. Las quemaduras en las vías respiratorias o en el tracto gastrointestinal pueden llevar a muerte tisular. Esto puede resultar en una infección, shock y muerte, incluso varios meses después de ingerir la sustancia. El tejido cicatrizal en las áreas afectadas puede provocar problemas a largo plazo con la respiración, la capacidad de tragar y la digestión.  

Referencias

Blanc PD. Acute responses to toxic exposures. In: Broaddus VC, Mason RJ, Ernst JD, et al, eds. Murray and Nadel's Textbook of Respiratory Medicine. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 75.

Mofenson HC, Caraccio TR, McGuigan M, Greensher J. Medical toxicology. In: Kellerman RD, Rakel DP, eds. Conn's Current Therapy 2020. Philadelphia, PA: Elsevier 2020:1281-1334.

Wang GS, Buchanan JA. Hydrocarbons. In: Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 152.

Comparte tu opinión