SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

Alta de niños después de conmoción cerebral

Definición

Su hijo recibió tratamiento por una conmoción cerebral. Esta es una lesión cerebral leve que puede provocarse cuando la cabeza golpea un objeto o cuando un objeto en movimiento golpea la cabeza. Puede afectar durante algún tiempo la forma como trabaja el cerebro de su hijo. También puede haber hecho que su hijo perdiera el conocimiento por un rato. Su hijo puede tener un dolor de cabeza intenso.

En casa, siga las instrucciones del proveedor de atención médica para cuidar a su hijo. Utilice la siguiente información como recordatorio.

Nombres alternativos

Lesión cerebral leve en niños - alta; Lesión cerebral en niños - alta; Lesión cerebral traumática leve en niños - alta; Lesión cerebral cerrada en niños - alta; LCT en niños - alta

Cuando su hijo estuvo en el hospital

Si su hijo tuvo una lesión leve en la cabeza, es probable que no haya necesitado tratamiento. Pero tenga en cuenta que los síntomas de una lesión cerebral pueden aparecer después.

Los proveedores le explicaron qué debe esperar, cómo manejar cualquier dolor de cabeza y cómo tratar cualquier otro síntoma.

Qué esperar en el hogar

Sanar o recuperarse de una conmoción cerebral toma de días a semanas o incluso meses. El estado de su hijo mejorará lentamente.

Apenas su hijo llegue a su casa

Su hijo puede tomar paracetamol (Tylenol) para el dolor de cabeza. NO le dé ácido acetilsalicílico (aspirina), ibuprofeno (Motrin, Advil o Naproxen) ni otros medicamentos antiinflamatorios no esteroides.

Dele a su hijo alimentos que sean fáciles digerir. La actividad liviana en la casa está bien. Su hijo necesita reposo, pero no es necesario que se quede en la cama. Es de especial importancia evitar el juego que ocasionaría otra lesión o una similar en la cabeza.

Procure que su hijo evite las actividades que necesitan concentración, como la lectura, las tareas y los trabajos complicados.

Cuando salga de la sala de emergencias para su casa, no hay problema con que su hijo duerma:

  • Durante las primeras 12 horas, es posible que necesite despertarlo brevemente cada 2 o 3 horas.
  • Hágale una pregunta simple, como el nombre, y busque cualquier otro cambio en la forma como mira o actúa.
  • Verifique que las pupilas de los ojos de su hijo sean del mismo tamaño y que se vuelvan más pequeñas cuando usted proyecta una luz sobre ellas.
  • Pregúntele a su proveedor por cuánto tiempo debe hacer esto.

Regreso a la escuela

Mientras los síntomas estén presentes, su hijo debe evitar los deportes, los juegos pesados en los descansos, estar demasiado activo y la clase de educación física. Pregúntele al proveedor cuándo podrá retornar a sus actividades normales.

Cerciórese de que el profesor del niño, el profesor de educación física, los entrenadores y la enfermera de la escuela sepan de la reciente lesión.

Hable con los profesores con relación a ayudarlo a ponerse al día con el trabajo escolar. También pregunte sobre el momento adecuado para exámenes o proyectos importantes. Los profesores también deben entender que su hijo puede estar más cansado, retraído, fácilmente perturbado o confundido. Igualmente, puede tener dificultad con tareas que exijan recordar o concentrarse. Su hijo puede tener dolores de cabeza leves y ser menos tolerante al ruido. Si su hijo tiene síntomas en la escuela, puede ser necesario que se quede en la casa hasta que se sienta mejor.

Hable con los profesores acerca de:

  • No hacer que el niño se ponga al día inmediatamente con todo el trabajo faltante.
  • Reducir durante un tiempo la cantidad de tareas o trabajo en clase que hace su hijo.
  • Permitir momentos de descanso durante el día.
  • Permitir que su hijo entregue tareas tarde.
  • Darle tiempo extra para estudiar y hacer los exámenes.
  • Ser paciente con los comportamientos del niño mientras se recupera.

Según la gravedad del traumatismo craneal, es posible que su hijo deba esperar de 1 a 3 meses antes de realizar las siguientes actividades. Consúltele al proveedor de su hijo acerca de:

  • Participar en deportes de contacto, como fútbol americano, hockey y balompié
  • Montar en bicicleta, motocicleta o vehículo todo terreno
  • Manejar un automóvil (si tiene la edad suficiente y la licencia)
  • Esquiar, practicar tabla de nieve, montar en patines o en monopatín, o practicar gimnasia o artes marciales
  • Participar en cualquier actividad donde haya un riesgo de golpearse o sacudir la cabeza

Algunas organizaciones recomiendan que su hijo permanezca alejado por el resto de la temporada de actividades deportivas que pudieran ocasionar una lesión similar en la cabeza.

Cuándo llamar al médico

Si los síntomas no desaparecen o no están mejorando mucho después de 2 o 3 semanas, solicite una cita de control con el proveedor de su hijo.

Llame al proveedor si su hijo tiene:

  • Rigidez de nuca
  • Líquido o sangre que sale de la nariz o los oídos
  • Cualquier cambio en la lucidez mental, dificultad para despertarse o se ha vuelto más soñoliento
  • Un dolor de cabeza que está empeorando, dura mucho tiempo o que no se alivia con paracetamol (Tylenol)
  • Fiebre
  • Vomita más de 3 veces
  • Problemas para caminar o hablar
  • Cambios en el habla (mala articulación, es difícil entenderle, lo que dice no tiene sentido)
  • Problemas para pensar correctamente
  • Convulsiones (sacudir los brazos o las piernas sin control)
  • Cambios en el comportamiento o comportamiento inusual
  • Visión doble
  • Cambios en los patrones para lactar o comer

Referencias

Centers for Disease Control and Prevention website. Traumatic brain injury & concussion. www.cdc.gov/traumaticbraininjury. Updated July 6, 2017. Accessed September 5, 2018.

Liebig CW, Congeni JA. Sports-related traumatic brain injury (concussion). In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 688.

Papa L, Goldberg SA. Head trauma. In: Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 34.

 

Publicidad